SAN LUIS - Martes 07 de Julio de 2020

SAN LUIS - Martes 07 de Julio de 2020

EN VIVO

Sin agua y con calor, los rindes serán regulares

En la zona serrana y en Eleodoro Lobos y Granville  la soja arrojará números muy dispares, de entre 12 y 35 quintales por hectárea, y el maíz tendrá un piso de 45.

Por Marcelo Dettoni
| 31 de mayo de 2020

Las serranías centrales de San Luis y toda la zona que se extiende hacia el este de la autopista a la altura de La Cumbre es territorio de Ramiro Goncálvez, un ingeniero agrónomo que atiende varios campos y, para un mejor estudio, decidió dividir la vasta extensión en dos. Una zona es la que comprende El Amparo, Cuatro Esquinas, La Petra y La Cumbre; mientras que la otra abarca Eleodoro Lobos y Granville.

 

“El avance de cosecha es más o menos el mismo que en el resto de la provincia. Ya recolectamos más del 90% de la soja y casi el 35% del maíz de primera”, cuenta Goncálvez mientras recorre la ruta 9 rumbo a Las Barranquitas, donde se encarga de uno de los tantos campos que ponen a prueba su creatividad, con muchos bajos y lomadas que difieren claramente en sus rendimientos, por lo que hay que ajustar como nunca las previsiones en estos días de amplitud térmica y amenaza de heladas.

 

“En la zona de El Amparo ya casi que terminamos con la soja, porque el 10% que queda en pie ya se encuentra en estado de madurez fisiológica. Quedan por cosechar lotes de siembra tardía o de segunda. Los rindes siguen siendo muy dispares, tal como ya apuntábamos en el informe de principios de año (NdeR: revista Nº 354, del 18 de enero). Serán entre los 12 y los 35 quintales por hectárea. Diría que la brecha se agrandó aún más con respecto al mes pasado”, aseguró el ingeniero agrónomo, quien agregó que “la calidad del grano, al igual que los rindes, es muy dispar, producto sobre todo de la sequía de febrero. La falta de agua impactó fuertemente en los rendimientos”. Por lo que se ve, la situación no distó mucho de la vivida en el Valle del Conlara, que Bongiovanni describió con precisión en la nota principal de este reporte.

 

La soja en la zona serrana es de siembra en general tardía y este año tiene una calidad apenas regular ya que sufrió estrés hídrico en febrero, un mes en el que no llovió nada.

 

En cuanto a maíz, en esta zona el de primera se encuentra en plena etapa de recolección, “con rindes que copian bastante a lo anticipado el mes pasado, pero levantando el piso a 45 quintales por hectárea, que lleva a los 95 quintales en los mejores lotes”, dice Goncálvez, que vislumbra “un gran adelanto en la cosecha del cereal, ya que en la actualidad cuenta con entre 19 y 22 por ciento de humedad debido a las heladas”.

 

En Eleodoro Lobos y Granville la característica es la variabilidad extrema. “Es muy marcada, ya que hay lotes cosechados de maíz que rinden 20 quintales y otros que llegan al doble, a 40. La gran mayoría de la superficie sembrada sigue a la espera de perder humedad para poder meter la maquinaria”, describe el ingeniero agrónomo, quien trabaja con una colega, Ana Laura Llanes.

 

La soja viene algo más atrasada, pero igual está en el tramo final de recolección, con el 80% levantado. “Hay que tener en cuenta que en esta zona la siembra es más tardía. La calidad de la oleaginosa es regular debido al estrés hídrico sufrido en febrero. Por eso los rindes también son muy variados y van de 5 a 25 quintales por hectárea; y en algunos casos se produjo la pérdida total de los lotes por la falta de lluvias estivales”, cerró.

 

Por eso Goncálvez sugiere “monitorear lo antes posible la humedad de los cultivos, ya que las heladas de la semana pasada adelantaron de manera significativa la trilla. Por debajo de 14,5% de humedad son ‘kilos de rinde’ que dejamos en el camino”.

 

Para maíces totalmente defoliados y por ende con removilización, aconsejó “seguir la humedad de cerca y tratar de cosechar lo antes posible para evitar el volcado de plantas”; mientras que en cuanto a soja pidió controlar la trilla, ya que “aquellos lotes que tengan presión de malezas van a tener descuentos en las entregas, lo que se suma a la regular calidad con la cual están llegando los granos a destino”.

 

Temas de nota:

Comentá vos tambien...