11.6°SAN LUIS - Viernes 03 de Julio de 2020

11.6°SAN LUIS - Viernes 03 de Julio de 2020

EN VIVO

Messi no juega al fútbol

El mundo ya no es igual tras la cuarentena en aquellos lugares donde comenzó a levantarse el aislamiento, y no lo será cuando definitivamente se haya extinguido la pandemia, si Dios y el Cristo de la Quebrada, el Cristo de Renca y la Virgen de la Cobrera lo desean... y seguro que lo desean e intercederán por el planeta. Amén.

 

El tema es que en el Mundo Messi todo sigue igual. El crack paró casi 100 días (en realidad parar no paró nunca, apenas no compitió) y de regreso siguió con la música de siempre: goles, récords y, obvio, triunfos del Barcelona.

 

La última estadística, ahora poscuarentena futbolística en España, lo enaltece por sobre cualquier otra virtud.

 

Con 131 amagues —o “regates”, como dicen ellos— Messi encabeza el conteo que mide a los jugadores más técnicos de la Liga. Detrás suyo está el francés Nabil Fekir, del Betis, con 76 gambetas... sí, con 55 gambetas menos que La Pulga.

 

Por repetición un futbolista puede cansarse de hacer goles de tiro libre, puede armar paredes con sus compañeros que desbarajusten a los rivales, puede hacer malabares, puede hacer lo que quiera si es aplicado y entrena y repite y entrena y repite y entrena y repite... pero gambetear, eso no señoras y señores, niñas y niños... a gambetear no se aprende ni mirando ni repitiendo ni dale que dale con la pelotita... Gambetear gambetean los que verdaderamente juegan a la pelota.

 

Ese es el punto. Los demás juegan al fútbol. Messi no, Messi juega a la pelota.

 

A la gordita caprichosa la lleva teledirigida con el botín zurdo y también con el derecho, con quiebre de cintura y movimientos distractores de hombros, con cabeza levantada y a veces con el mentón contra el pecho cuando se eyecta zigzagueante...

 

Esconde el elemento precioso entre los tobillos y lo saca con empeine: que alguien lo explique, porque la física no puede hacerlo.

 

Messi recibió esta semana el mayor halago... es el Más Gambeteador.

 

Fíjese un detalle amigo lector... después de terminada la obra maestra de una gambeta siempre hace lo mismo: vuelve restregando sus zapatos de futbolista por el césped.

 

Claro, es eso, borra las huellas el hijo de Dios, que el miércoles cumple 33.

 

 

 

Temas de nota:

Comentá vos tambien...