9.8°SAN LUIS - Viernes 03 de Julio de 2020

9.8°SAN LUIS - Viernes 03 de Julio de 2020

EN VIVO

Unos 800 presos comenzaron a recibir visitas de familiares

La habilitación autoriza que los detenidos vean a una sola persona por vez, de las tres que eligieron como visitas.

Por redacción
| 30 de junio de 2020
Reencuentro. Los familiares de internos volvieron a verlos luego de más de tres meses de estricto aislamiento.

A partir de esta semana, la población carcelaria comenzó a recibir visitas en los establecimientos donde cumple su condena o espera a ser juzgada. Fue tras una larga espera de tres meses en la que los internos permanecieron aislados de sus familiares y seres queridos por la irrupción de la pandemia de COVID-19. La habilitación que otorgó el Gobierno de San Luis para beneficiar a los internos, quienes en total suman más de 800, es un verdadero desafío para las autoridades, al tratarse de un sector de extrema vulnerabilidad ante el virus, ya que padece un alto índice de enfermedades crónicas con el agravante del encierro.

 

Según explicó la encargada del Programa Derechos y Garantías Constitucionales, María Eugenia Cantaloube, la reactivación de los encuentros en los penales no supera el 20 por ciento de sus poblaciones. Dijo que así será durante esta primera etapa, que comenzó ayer con un estricto control para asegurar el cumplimiento de los protocolos.

 

“Como la gran mayoría de los internos está calificada de riesgo, si hubiese un solo sospechoso habría que aislar a toda la comunidad. Es el mismo criterio que rige para las residencias de adultos mayores (geriátricos)”, explicó Cantaloube, quien agregó que solicitarán informes periódicos a los responsables de los complejos carcelarios para hacer un seguimiento detallado de la situación y cómo funciona el nuevo esquema.

 

Del casi millar de presos en la provincia, más del 70 por ciento está alojado en calidad de procesado en el Complejo Penitenciario 1 de la capital puntana, mientras que el resto cumple su condena en el Complejo Penitenciario 2 Pampa de las Salinas, ubicado en La Botija. En el primero, las visitas particulares fueron fijadas de lunes a viernes, de 9 a 12 y de 14 a 17, mientras que en el segundo complejo los encuentros con los presos serán los jueves y viernes, de 10 a 15.

 

Según los protocolos de Nación, la distancia entre personas debe ser de 2,25 metros. En caso que la superficie no permita cumplir ese parámetro, la recomendación es que no haya más de diez personas.

 

Sin embargo, debido a la lejanía de Pampas de las Salinas en relación a San Luis y Villa Mercedes, el Ejecutivo provincial, a través del Área Derechos y Garantías Constitucionales, se hace cargo del traslado de los familiares de internos que no cuentan con los recursos suficientes para movilizarse por medios propios. Para quienes residan en la capital, saldrá un colectivo los miércoles y domingos para concretar visitas, de 10 a 15, mientras que desde la segunda ciudad, el traslado será los martes y sábados, en idéntico horario.

 

“La capacidad de los colectivos es de cuarenta asientos, pero solo puede transportarse la mitad, por lo que las solicitudes se hacen con acuerdo previo. Le avisamos a cada interno qué día le toca y, a su vez, ellos se comunican con la persona que los va a ir a ver. De esa manera nos aseguramos que todo funcione bien y sin aglomeración de gente”, señaló el director del Servicio Penitenciario Provincial, Segundo Gimenes, quien indicó que al menos en San Luis la rotación de visitas es de unas treinta por turno, lo que equivale a un 15 o 20 por ciento de la población total de presos.

 

“En el primer día todo transcurrió con normalidad, sin registrar ningún tipo de inconveniente de parte de los visitantes ni de los internos. La mayoría tenía una evidente ansiedad por todo este tema de la pandemia, porque había perdido el contacto físico con sus familiares, y recibió como una buena noticia el regreso de las visitas, aunque otros manifestaron que no desean tenerlas”, agregó Gimenes, quien dijo que los requisitos para ingresar a los penales son contar con el documento de identidad y tapabocas, barbijo o máscara. La provisión de alcohol en gel y la higiene general están a cargo del Servicio Penitenciario Provincial (SPP).

 

Comentá vos tambien...