20.6°SAN LUIS - Domingo 09 de Agosto de 2020

20.6°SAN LUIS - Domingo 09 de Agosto de 2020

EN VIVO

Transporte escolar: un 40% tuvo que vender su vehículo

En la capital provincial algunos propietarios de unidades  ahora hacen fletes o venden productos de limpieza.

Por redacción
| 02 de julio de 2020
Requisito. Si se reanudan las clases, los transportistas deberán respetar el distanciamiento entre los asientos. Foto: El Diario.

Hace menos de un mes el Concejo Deliberante de San Luis permitió que los transportes escolares trabajaran en otro rubro mientras dure la suspensión de las clases de manera presencial en la provincia. Sin embargo, el cambio no es para nada sencillo. El integrante de la Unión de Transportistas Escolares (UTA), Jorge Barroso, aseguró que de las 24 unidades que están habilitadas para funcionar en la capital puntana, un 40 por ciento de sus propietarios tuvo que vender su unidad para poder subsistir.

 

Barroso explicó que en el último relevamiento que se hizo para conocer cuántas unidades había en la provincia eran ochenta, las que están repartidas entre Juana Koslay, Potrero de los Funes, Villa Mercedes, Candelaria, El Volcán y San Luis. Precisó que en marzo, antes del comienzo del ciclo lectivo, unas 24 unidades estaban en proceso de habilitación, pero que surgió la pandemia y no pudieron retomar su actividad.

 

"Al menos diez de mis compañeros no podrán volver a su fuente laboral, ya que tuvieron que vender las unidades para dedicarse a otra cosa. Realmente nuestra situación es muy mala y, de seguir así, es muy probable que pueda desaparecer", afirmó el transportista, quien resaltó que en caso de que retomen las clases igual deberán cumplir con el protocolo de distanciamiento, por lo cual tendrán que llevar menos ocupantes. Dijo que esto repercutirá fuertemente en las ganancias.

 

Para tener un nuevo ingreso económico, Barroso comenzó con la venta de artículos de limpieza sueltos a domicilio. "Recibimos ayuda de nuestras familias, sumamos unos ahorros más, vendí un auto y así empecé con este rubro. Me tapé en deuda, pero debemos seguir para adelante, no queda otra", manifestó y resaltó que no solo él se encuentra en esta situación, sino también el resto de sus compañeros, quienes pasaron a vender tortas, agua mineral, huevos y hasta pusieron una verdulería.

 

 

En San Luis aprobaron una ordenanza para que las unidades puedan trabajar en otros rubros. 

 

 

Detalló que los transportistas de todo el país están en la misma situación y han tenido que reinventarse. Además, recordó que en San Luis el sector  elevó un petitorio al Comité de Crisis para intentar encontrarle una salida a esta coyuntura.

 

Pedro Alcaraz, por ejemplo, pasó de llevar alumnos a la escuela a trabajar con envíos de encomiendas, pero el resultado no fue el esperado. Como todo trabajo nuevo tuvo que actualizar los papeles y poner en condiciones el utilitario, aunque se quejó de que hace dos meses no le pagan en su nueva ocupación. "Uno tiene que hacerse cargo del combustible, repuestos y solventar roturas. Mis suegros nos ayudan con el pago de la nafta y la comida. Si no fuera así, no podríamos mantenernos", manifestó.

 

Otra de las afectadas por la imposibilidad de trabajar es Claudia Miranda, quien vendió su auto para pagar deudas y sobrevivir todos estos meses. "Tengo 40 años y me ofrecí para distintos trabajos y hasta de niñera, pero por mi edad es más complicado que te contraten en esta circunstancia", contó y expresó que hace costura para vivir el día a día.

 

"Con eso me mantengo, pero no me alcanza para cubrir el resto de los gastos, como tarjetas de crédito, impuestos y comida", dijo, preocupada.

 

Comentá vos tambien...