7.5°SAN LUIS - Miércoles 12 de Agosto de 2020

7.5°SAN LUIS - Miércoles 12 de Agosto de 2020

EN VIVO

San Luis fue sede de un encuentro fundacional

De forma virtual, la Organización Huarpe Pinkanta llevó adelante un congreso con pueblos de toda Sudamérica, en el que reclamaron mejor educación y soberanía alimentaria.

Por Marcelo Dettoni
| 02 de agosto de 2020

San Luis siempre se destacó por el respeto hacia los pueblos originarios y su generosidad para devolverles sus tierras ancestrales, con un constante apoyo para que mantuvieran sus costumbres y pudieran desarrollar trabajos acordes, que les permitieran un sustento.

 

Por eso no extrañó que la Alianza de Pueblos Originarios del Cono Sur haya quedado conformada a partir de un congreso organizado por nuestra provincia,  que se llevó a cabo a través de plataformas virtuales, con la participación de líderes de 34 pueblos indígenas americanos que reclaman a los estados por sus derechos sobre territorios ancestrales.

 

Los participantes también hicieron reclamos por una mejor educación indígena en todos los niveles, la soberanía alimentaria y el resguardo a los derechos de la naturaleza.

 

El encuentro, convocado por la Organización Huarpe Pynkanta de San Luis, Mendoza y San Juan, reunió durante dos días a líderes de distintos pueblos, entre ellos comechingones, diaguitas, kollas, charrúas, guaraníes, mapuches, qom, kunzas, chicha, lules y quechuas, detallaron los organizadores. Los referentes de pueblos preexistentes acordaron la conformación de una alianza de pueblos originarios del Cono Sur.

 

Esta Alianza prevé avanzar con unidad en el reclamo de políticas públicas que están en las constituciones de países como la Argentina y en normativas vigentes en otros y "que no se cumplen".

 

Los temas incluyeron la identidad, las personerías jurídicas, la gestión de los territorios, salud y educación indígena y la necesidad de "respeto, dignidad e igualdad" para los pueblos indígenas de la "América y su nueva humanidad gestante".

 

La urgencia de crear "una soberanía gubernamental indígena que trabaje a la par con los distintos organismos estatales" fue un pedido recurrente. "Necesitamos políticas públicas con legislación indígena, gestionadas por indígenas que viven dentro de los territorios y conocen la realidad y necesidades de cada comunidad y de cada pueblo", afirmaron los organizadores.

 

"Esto ya se ha logrado en Venezuela desde hace 20 años, dónde pueblos como los Wayu y otros cuentan con un ministerio indígena, una dirección nacional de complementariedad con la salud, una dirección nacional de educación bilingüe y una universidad nacional con un centro de investigación indígena", describió, Yanet Ipuana, desde ese país.

 

Los incendios en la Yunga salteña y el pedido por el agua de lluvia de Isabel Ramos, del pueblo kolla de Argentina, involucraron a toda la asamblea en un grito ceremonial; mientras que Ciro Choñik, del pueblo charrúa de Uruguay, pidió "recuperar nuestra ancestralidad y unificarnos espiritualmente como camino a la descolonización".

 

La aplicación del tratado 169 de la Oranización Internacional del Trabajo (OIT) fue el pedido de Franco Gil, de Huarpe Pynkanta, y desde Ecuador, los Kayambi Pastaza, reclamaron castigar las "políticas neoliberales de extractivismo, como la privatización del agua".

 

La centralidad en el respeto fue el lema de la abuela Margarita, de México, quien se autodefinió como "nativa natural de la naturaleza", y señaló que "nuestro deber es ser guardianes del planeta".

 

La lonko del pueblo mapuche, Juana Vila, señaló la necesidad de reclamar reciprocidad en la cultura, el respeto y el reconocimiento territorial porque "somos parte de la naturaleza".

 

Comentá vos tambien...