18°SAN LUIS - Jueves 09 de Diciembre de 2021

18°SAN LUIS - Jueves 09 de Diciembre de 2021

EN VIVO

Bolsonaro y los ataques a la prensa

Por redacción
| 18 de octubre de 2021
Jair Bolsonaro, presidente de Brasil. Foto: Internet.

Estas son algunas frases textuales del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro: “Prensa de mierda, prensa de porquería”. “Pueden meterse latas de leche condensada por el culo”. “Sinvergüenzas, infames”. “Solo publican mentiras”.

 

Desde que asumió la Presidencia en enero de 2019, los brasileros y el mundo han visto a Bolsonaro desfilar colérico por canales de televisión, o hacer publicaciones iracundas y agraviantes contra la prensa.

 

Brasil es la novena economía del mundo, el país más grande de Latinoamérica y con el 54% de la superficie total de Sudamérica, el quinto más grande y más poblado del mundo.

 

La organización internacional Reporteros Sin Fronteras (RSF) contabilizó en el primer semestre del año, 331 ataques por parte del gobierno de Bolsonaro (presidente, ministros y diputados) hacia los periodistas y medios de comunicación. Bolsonaro es el principal agresor, y le siguen sus hijos Flavio, Eduardo y Carlos, integrantes de los legislativos nacionales y regionales. En total, la familia Bolsonaro realizó 293 ataques en ese período.

 

Conforme pasó el tiempo, la hostilidad escaló en cantidad y agresividad. En 2020 los insultos crecieron un 168%, con respecto al año anterior. Todo esto en medio de una crisis sanitaria que ya lleva más de medio millón de muertos por COVID-19 en Brasil.

 

La principal vía de ataque que utiliza el gobierno de Bolsonaro son las redes sociales, pero también lo hace en apariciones públicas. Uno de los medios de comunicación más atacados es el canal de televisión Globo, que informa sobre la pandemia y las muertes por COVID-19. Incluso, Bolsonaro amenazó al canal con no renovar su frecuencia de emisión para 2022.

 

Como consecuencia de este contexto hostil, hay una desconfianza muy grande de una parte de la población con los periodistas y esa población se comporta de forma muy agresiva, legitimados por el propio presidente.

 

Es una tensión que ha llegado al asesinato de periodistas, así como a la legitimación y normalización de la violencia contra la prensa por parte de la sociedad brasilera.

 

Frente a este escenario, especialistas en medios de Brasil, reflexionan que “antes de escribir debemos pensar cuáles serán las consecuencias; es un nuevo obstáculo para hacer periodismo”.

 

Otro de los patrones que siguen Bolsonaro y su entorno son los agravios a mujeres periodistas.

 

Patricia Campos Mello, de Folha de San Pablo, fue víctima de la violencia bolsonarista en plena campaña electoral de 2018. La periodista demandó por “daños morales” a Jair y Eduardo Bolsonaro, quienes dijeron en público reiteradas veces que ofrecía sexo por noticias exclusivas.

 

Mello aseguró que los ataques a las mujeres han sido “misóginos” y “más personales". Con las periodistas mujeres la gente se siente autorizada a ser más agresiva, y muchas veces se hacen ataques o críticas que no están relacionadas con el trabajo. Y si son mujeres negras o transgénero es mucho peor”.

 

Los analistas dijeron que Brasil siempre fue un país violento para los periodistas, pero la pandemia llevó la situación al extremo. Un ejemplo fueron los ataques que recibieron los periodistas que cubrían las conferencias de prensa del presidente frente al Palacio de la Alvorada, la sede oficial del Gobierno, en los primeros meses de la pandemia.

 

Además de la violencia física por parte de sus seguidores, Bolsonaro utilizó ese espacio para atacar a periodistas como estrategia de marketing. Entonces los principales medios de comunicación se retiraron del lugar.

 

Bolsonaro ataca a la prensa como método para la ocultación de una gestión que ha fracasado en todos los ítems, desde la pandemia hasta la economía, pasando por el cuidado del medio ambiente y la calidad institucional.

 

Temas de nota:

Comentá vos tambien...