21°SAN LUIS - Sabado 21 de Mayo de 2022

21°SAN LUIS - Sabado 21 de Mayo de 2022

EN VIVO

Contra las malezas, nada es mejor que rotar los cultivos

El uso de herbicidas no hace más que despertar la resistencia. Hay que aumentar la cobertura y diversificar.

Por redacción
| 11 de noviembre de 2021
Malezas. Con el correr de los años desarrollaron mayor resistencia.

Las malezas, plantas que crecen de manera espontánea entre los cultivos, son la gran amenaza para los productores. El control suele hacerse con herbicidas, que además de ser resistidos por los ambientalistas, favorecen el desarrollo de resistencias.

 

Un estudio de la Facultad de Agronomía de la UBA (Fauba) confirmó que la rotación de cultivos —es decir, la alternancia dentro de varios ciclos agrícolas— es una estrategia eficaz para controlarlas y, de paso, disminuir el uso de agroquímicos.

 

“A pesar del uso de herbicidas, las malezas se mantienen e incluso aumentaron las de difícil manejo”, explicó Elba de la Fuente, docente de la cátedra de Cultivos Industriales de la Fauba en el sitio web Sobre la Tierra (SLT), quien analizó el impacto de la intensificación de la rotación de cultivos en la persistencia y la abundancia de malezas.

 

“Nos centramos en tres establecimientos de la zona norte de Buenos Aires y el sur de Santa Fe, donde implementamos cuatro rotaciones diferentes entre 2012 y 2019, que alternaban distintos cultivos. Además, en 2018 y 2019 relevamos las especies de malezas y su abundancia. Y finalmente hicimos un análisis del banco de semillas del suelo, que es la reserva donde se encuentran enterradas”, explicó la docente.

 

 

Rotar implica gastar menos en el control químico y una mayor estabilidad de los rendimientos.

Los resultados muestran que “cada una de las rotaciones conformó una comunidad diferente de malezas, con una lista de especies asociada al nivel de intensificación y a la participación de gramíneas como el trigo, el maíz y la avena en las rotaciones. Cuantificamos el nivel de intensificación y tratamos de ver qué asociaciones había entre la comunidad de malezas y ese nivel de intensificación, y claramente obtuvimos distintas comunidades”.

 

De la Fuente señaló que los herbicidas usados de forma recurrente favorecen el desarrollo de biotipos resistentes a estos compuestos químicos en diversas especies vegetales. “Parece un contrasentido, pero los herbicidas no se usan de forma correcta. Las plantas tienen determinados genes que les permiten sobrevivir. Con esa presión de selección continua del herbicida en el tiempo, las malezas que tienen resistencia al producto son las que prevalecen en la población”.

 

Por eso resaltó la importancia de promover la intensificación sostenible de la rotación de cultivos, aumentando los cultivos que son de cobertura, el uso de cultivos de invierno y la incorporación de cereales, oleaginosas y pasturas.

 

La rotación de cultivos para controlar las malezas también trae beneficios agronómicos. “Por un lado, resulta en un ahorro económico porque se gasta menos dinero en el control químico. Y por otro lado, hay mayor estabilidad de los rendimientos de los cultivos, porque si se limita la rotación y aparece un brote epidémico de alguna enfermedad, se corre el riesgo de sufrir serias pérdidas".

 

Comentá vos tambien...