24.7°SAN LUIS - Sabado 06 de Marzo de 2021

24.7°SAN LUIS - Sabado 06 de Marzo de 2021

EN VIVO

Yo digo: ¡Viva la reina!

Conocí a José Ahumada en 2012, cuando la pequeña Micaela Luján daba los primeros pasos en el deporte de los puños. Ahumada traía a sus pupilos amateurs a las veladas que se hacían en el “Pablo Zorrilla” de Sociedad Española bajo la promoción de JD Producciones.

 

El entrenador villamercedino quería que Micaela hiciera una exhibición arriba del ring para que mostrara -a su corta edad- sus condiciones boxísticas. No podía ser. La Federación Sanluiseña de Box, atada al reglamento argentino de boxeo, establece que no están autorizadas las exhibiciones durante una velada en la que hay combates profesionales. Y lo hacían cumplir.

 

Esa era la única razón. Era tanto el interés de Ahumada en mostrar a Luján sobre el ring y tanta su humildad que una noche me dijo: "Yo traigo a San Luis a todos mis pupilos para que peleen gratis, pero por favor, quiero que Mica suba y haga una exhibición con quien ustedes quieran".

 

Ahumada insistía, pero no tenía suerte, hasta que en marzo de 2012, oportunidad en la que los profesionales Yohana Belén "La Leona" Alfonso y Marcos "El Flaco" Ahumada eran las principales figuras de la cartelera, la pequeña Mica tuvo la posibilidad tantas veces negada, hizo una demostración de lo mucho que sabía, pero sin subirse al ring.

 

Esa noche estaban en el “Pablo Zorrilla” Walter Crucce, "El Pibe de Oro", ganador de la medalla de oro en los Panamericanos de 1995 categoría welter ligero y su padre, Marcelo Crucce, manager de "La Tity" Maderna, campeona argentina en ese momento. Todos la vieron, todos la aplaudieron.

 

Un año después, en agosto de 2013, Luján pudo pelear en Sociedad Española frente a Evelyn Escudero, ambas en 54 kilos. Luego lo hizo contra Milena Robledo, pupila de Matías Cabrera. Esos fueron los inicios en San Luis de la hoy campeona mundial FIB de la categoría supermosca. Título largamente esperado y muchas veces deseado. Pero antes tuvo que emigrar a México y Colombia para lograr la licencia profesional, en la Argentina tenés que ser mayor de edad para obtener el tan deseado documento. Y tampoco allá le fue mal. Mexicanos y colombianos supieron de sus condiciones. Y obviamente tiene las puertas abiertas para su carrera.

 

Lejos en el tiempo quedó aquella chica que defendía a los golpes el lugar donde lavaba y cuidaba autos, donde se trenzaba con varones que muchas veces la doblaban en edad. Lejos quedó aquella noche cuando un temporal que azotó Villa Mercedes, su ciudad natal, destruyó por completo el humilde gimnasio que había montado en un club de la avenida 25 de Mayo. 

 

Hoy Micaela Luján y José Ahumada han iniciado el camino más duro que una boxeadora pueda tener. Mantenerse. Si hasta hoy el camino fue duro, lo que les espera será mucho más duro todavía. Reina en una categoría difícil y llena de buenas boxeadoras, especialmente las mexicanas, es portadora de la faja ecuménica de la FIB, una organización mundial que está por debajo de la AMB o el CMB y donde los intereses son otros. Situación que hace que el camino sea más duro todavía.

 

Su entrenador y manejador seguramente debe tener una agenda de actividades a corto plazo. Pero no debe descuidar ni equivocar el camino de la campeona. Seguramente vendrán los aplausos, los homenajes, las invitaciones, los nuevos amigos, la fama, el dinero, el lujo y aquellos que siempre se cuelgan de los guantes del campeón. Esos que siempre están para la foto. Y que nunca estuvieron antes.

 

Temas de nota:

Comentá vos tambien...