23°SAN LUIS - Domingo 13 de Junio de 2021

23°SAN LUIS - Domingo 13 de Junio de 2021

EN VIVO

Salió de terapia después de 30 días y brindó una serenata al equipo médico que lo salvó

El reconocido músico merlino Pablo Aphalo venció un cuadro severo de COVID-19 y se recupera en el Hospital "Madre Catalina".

Por María Laura Espejo
| 10 de junio de 2021
Foto: captura video.

“Ya llega el sol, y eso está muy bien, cariño. Ha sido un largo, frío y solitario invierno, como si hubiera durado años, pero: ya llega el sol y vuelven las sonrisas”, así dice más o menos la letra de “Here comes the sun”, de The Beatles, el tema que eligió Pablo Alphalo, para agradecer a todo el personal del "Madre Catalina" que le salvó la vida.

 

“Ellos son los que le ponen huevo a todo esto. Médicos, enfermeros, desde el que limpia hasta el último: el sol sale para todos”, dice el músico merlino antes de tocar los acordes en su instrumento.

 

 

 

Celeste Russo, su “inmensa compañera”, como él la llama, compartió el video que rápidamente se convirtió en lo más reenviado del día.

 

“Quise homenajear a todos con esta pequeña serenata porque ellos son los que más trabajan y los que menos se quejan. Ellos se quedan después de horario para cuidar de los pacientes cuando deberían estar en su casa, con su familia. No los voy a olvidar nunca”, contó el guitarrista, de 43 años, en comunicación telefónica con El Diario.

 

Pablo luchó y lo logró. Estuvo internado 32 días en terapia intensiva, de los cuales 28 permaneció en estado crítico, intubado porque no podía respirar. El 29 de mayo, después de un intenso cuidado mostró una mejoría y pasó a sala clínica, donde recibe el cuidado de todo el equipo médico, de amigos y el amor de su mujer, Celeste.

 

“Cuando ingresamos, los dos con COVID-19 positivo, estuvimos en sala común, pero al tercer día él empeoró y lo llevaron a la UTI. Estuvo en coma por más de tres semanas, pero cuando me dejaron iba a visitarlo. Le cantaba, le ponía música, le hablaba y le pedía que vuelva”, recordó la joven.

 

Ambos destacaron el trabajo del equipo de terapia intensiva. “Un equipo fabuloso, desde el médico de cabecera, Julián, que todos los días me pasaba los informes, hasta las enfermeras, los kinesiólogos, los fonoaudiólogos, que hicieron de todo para sacarlo adelante y lo siguen haciendo”, agregó la mujer.

 

Pablo vivió todo como si fuera un mal sueño. Por momentos creía estar con sus amigos y seres queridos, y en otros que se quedaba solo.

 

“Todo fue bastante nebuloso para mí, voy sumando las cosas, voy razonado de a poco. Recién hoy puedo darme cuenta de las cosas y decirte que estoy lúcido”, expresó Pablo.

 

“Lo importante que me acuerdo es de la gente que me acompaña. Tengo la suerte de tener muchos amigos que todos los días vienen, me cuidan y hacen que mi estadía sea mucho mejor. Y entre ellas mi compañera Celeste, que no te puedo decir lo inmensa que es para mí”.

 

También dijo que lo emociona toda la gente que le manda mensajes cada días, palabras de afecto y estampitas. “Me llegó la imagen de la Virgen de Luján que está en casa, cuando salga se la voy a llevar en persona a quien me la envió”, expresó.

 

La directora del Hospital "Madre Catalina", Natalia Jeréz, precisó que el único antecedente relevante de riesgo que tenía Pablo al contraer el virus era un cierto grado de obesidad, muy leve, pero que lo predispuso a la enfermedad.

 

 

Celeste y Pablo en la habitación del Hospital "Madre Catalina Rodríguez", donde él se recupera. Foto: gentileza.

 

 

“El área de terapia intensiva, de la mano de Julián Hernández, el jefe de la UTI del Hospital 'Madre Catalina', trabajó arduamente con él. Pero el equipo no se limita solo a los médicos, que son especialistas preparados, sino que lo conforman enfermeros, kinesiólogos, fonoaudilogía y el personal de limpieza. Todos trabajan a la par”, aseguró.

 

“Él es una persona que irradia luz, un joven que nos conmueve a todos que la haya pasado tan mal. No lo conocía, pero iba cada día hasta la sala y le deseaba fuerzas. Por eso verlo hoy cantando nos llenó el alma a todos”, concluyó la médica.

 

 

Comentá vos tambien...