15°SAN LUIS - Sabado 01 de Octubre de 2022

15°SAN LUIS - Sabado 01 de Octubre de 2022

EN VIVO

Margarita Meira: "Hay que buscar en los prostíbulos"

Hace 30 años perdió a su hija en manos de proxenetas. Desde ese momento, la lucha contra la explotación sexual es su vida.

Por Raquel Wolansky
| 18 de julio de 2021
En su cuartel. Margarita, en la sede de la asociación, en el barrio Constitución de Buenos Aires, donde también tiene un comedor desde 1989.

A un mes y cuatro días de que Guadalupe Lucero fue arrebatada de la puerta de la casa de su tía en el barrio 544 Viviendas, de la zona sur de la ciudad de San Luis, no hay una pista certera sobre lo que le podría haber ocurrido a la niña de 5 años. En medio del desconcierto, la hipótesis de que la desaparición podría estar vinculada a una red de trata infantil continúa vigente y toma fuerza en boca de las protagonistas de la lucha contra este flagelo en Argentina. Una de ellas es Margarita Meira, fundadora de la Asociación de Madres Víctimas de Trata, que implora: "Busquen a Guadalupe en los prostíbulos".

 

En diálogo con Tinta Violeta, esta mujer coraje, de 71 años, reconocida internacionalmente (no así en su país, donde lleva adelante una patriada desde hace 30 años cuando perdió a su hija) manifiesta su preocupación.

 

"¿Me llamás por Guadalupe? Necesito hablar", dice como esperando el llamado. "A la nena no la mataron, no la van a encontrar por los campos. Por favor que la busquen en los prostíbulos. Guadalupe está viva".

 

"Yo no me he podido contactar con los padres, pero vos fijate... no han allanado ningún prostíbulo. Ojalá no sea en un prostíbulo, pero no está en otro lado. La cantidad de niños y niñas que tenemos desaparecidos y que nunca han aparecido nos dan parámetros. Sofía Herrera lleva 11 años desaparecida. Fernanda Aguirre ya lleva 17 años, Brisa Pereyra, de acá en Barracas, su abuela era compañera mía, murió buscándola", cuenta Margarita, que no se guarda nada: "Los prostíbulos son clandestinos en la Argentina, están prohibidos, lo dicen los tratados de Derechos Humanos y de trata a los que el país adhiere, lo dicen las leyes".

 

Margarita es una guerrera, no conoce otra forma que no sea la lucha por los que no tienen un plato para comer, por las mujeres que escapan de estas redes o rescata, por los desprotegidos y por su hija, Graciela Susana Bekter secuestrada en marzo de 1991 con solo 17 años.

 

 

A la nena no la mataron, no la van a encontrar por los campos. Por favor que la busquen en los prostíbulos. Guadalupe está viva.

Un año después, la adolescente fue encontrada sin vida en un departamento en Buenos Aires. Su cuerpo tenía múltiples golpes, pero su muerte fue caratulada como “dudosa”. Margarita todavía no logró dar con los responsables ni con la Justicia.

 

"Estas bandas delictivas operan con la venida de los sucesivos gobiernos. Yo llevo 30 años en esto y todos los gobiernos han sido cómplices. Para nosotros los prostíbulos son terrorismo de Estado, porque durante la dictadura te secuestraban para sacarte tus bienes y matarte, y ahora te secuestran para prostituirte y hacer plata. A mí me dijo dónde estaba mi hija el jefe de la SIDE. El mismo Stiuso, exjefe de la SIDE, me confirmó que a mi hija la tenían en Cocodrilo, Shampoo y Rush, prostíbulos de Capital Federal".

 

"Así operan", dice y explica: "Secuestran, dejan en los prostíbulos más cercanos y después van trasladando. Despistan con pistas falsas, cuando secuestraron a Milagros González, a la madre la llamaban y le decían que la vieron en tal lado, después en otra punta, y la mujer corría de un lado para el otro, y el patrullero la llevaba. A la nena la tenía un comisario en complicidad con una fiscal. Pudo escapar y contar todo".

 

 

 

Margarita es misionera, pero vive en Buenos Aires desde los 18 años. En 1989 abrió su comedor, que aún mantiene. En 2004 estuvo presa 14 meses por vender en la calle, junto a 14 vendedores ambulantes. Allí perdió la paciencia —como cuenta— cuando salió en libertad. Creó la Asociación Civil Madres de Constitución, el objetivo era hacer cerrar los prostíbulos de la ciudad. Ella misma entraba y sacaba a las chicas a rastras frente a los proxenetas.

 

Luego llegó el proyecto de Madres Víctimas de Trata, un lugar para contener a las víctimas que mantiene "a pulmón" junto a otras 20 madres de víctimas de trata, que además sostienen el comedor popular.

 

La sede, ubicada en el barrio de Constitución, estuvo a punto de ser desalojada. Una movida en las redes sociales, encabezada por el influencer Santiago Maratea y la politóloga y comunicadora feminista Florencia Freijo logró reunir 8 millones de pesos para comprar la casa. Fue el último 8 de marzo.

 

En la actualidad, la ONG pelea en la Justicia más de 11 causas por trata de personas. Aseguran que en el país funcionan, bajo la clandestinidad, más de 30 mil prostíbulos.

 

Comentá vos tambien...