33°SAN LUIS - Domingo 04 de Diciembre de 2022

33°SAN LUIS - Domingo 04 de Diciembre de 2022

EN VIVO

Escocia enredada en el camino de la independencia

Por redacción
| 25 de noviembre de 2022

El Tribunal Supremo británico dictaminó que el Parlamento escocés no tiene competencia para convocar votaciones sobre la separación de ese territorio del resto del país, sin el consentimiento del gobierno central, en Londres.

 

En otras palabras, los escoceses no tienen autoridad para convocar a un referéndum donde puedan votar por la independencia, o no, de Escocia, respecto del Reino Unido.

 

Esta sentencia marca un revés para la campaña nacionalista del Ejecutivo de la primera ministra escocesa Nicola Sturgeon.

 

“El Parlamento escocés no tiene el poder de legislar para un referendo sobre la independencia de Escocia”, sintetizó el presidente de la Corte Suprema del Reino Unido, Robert Reed.

 

El pronunciamiento del alto tribunal llega después de que a principios de este año, Sturgeon, líder del Partido Nacional Escocés (SNP), a favor de la independencia, anunciara la intención de organizar para octubre de 2023 una consulta sobre la separación, pero que debía ser legal e internacionalmente reconocida.

 

Los escoceses ya celebraron un referendo sobre este asunto en 2014 con el aval de Londres. En ese momento, la mayoría rechazó poner fin a la unión de más de 300 años con el resto del Reino Unido. El “No” a la independencia se impuso con un 55%, frente al 45% a favor.

 

Sin embargo, en los últimos años, tras la salida de Reino Unido de la Unión Europea, una decisión no compartida por la mayoría de los ciudadanos de Escocia, los líderes políticos nacionalistas retomaron los planes de separación.

 

Ahora ese camino está bloqueado, ya que el gobierno británico dejó en claro que no autorizará otro plebiscito al respecto.

 

Según la Ley de Escocia de 1998, que creó el Parlamento escocés, todos los asuntos relacionados con la unión de los reinos de Escocia e Inglaterra están reservados al Parlamento del Reino Unido.

 

Tras conocer el dictamen de la Justicia británica, la premier escocesa respondió que el impulso por la independencia de Escocia solo sale fortalecido.

 

“No se negará la democracia escocesa. El fallo de hoy bloquea una ruta para que se escuche la voz de Escocia sobre la independencia, pero en una democracia nuestra voz no puede y no será silenciada”.

 

Sturgeon dijo sentirse decepcionada por el fallo, pero que lo respetará.

 

“Una ley que no permite que Escocia elija su propio futuro sin el consentimiento de Westminster, expone como un mito cualquier noción del Reino Unido como una asociación voluntaria”.

 

Previamente, la dirigente nacionalista había advertido que si el veredicto era en contra de su intención, su partido político buscaría hacer de las próximas elecciones en todo Reino Unido, previstas para 2024, una votación “de facto” sobre la independencia del territorio que lidera.

 

No obstante, el Partido Nacional Escocés está bajo presión por su historial en materia sanitaria y educación. Escocia registra la tasa más alta de muertes por drogas en Europa y dos tercios de su población presenta obesidad.

 

Además, un informe de un grupo de expertos publicado en 2021 indicó que su sistema educativo es el más débil de todo Reino Unido.

 

“El movimiento independentista está estancado, bloqueado constitucional y legalmente, y está estancado en el 50% de los votos”, dijo Michael Keating, profesor de política en la Universidad de Aberdeen.

 

Las encuestas sugieren que los escoceses siguen divididos en partes iguales sobre si apoyan o no la independencia y que en caso de existir una votación, los resultados serían demasiado ajustados.

 

Temas de nota:

Comentá vos tambien...