°SAN LUIS - Martes 28 de Junio de 2022

°SAN LUIS - Martes 28 de Junio de 2022

EN VIVO

Lo condenaron a 3 años de prisión domiciliaria por abusar de 3 nenas

Gozará de tal beneficio por su avanzada edad. La pena surgió de un acuerdo entre la fiscalía y la defensa.

Por redacción
| 31 de marzo de 2022
Tribunales. El hombre fue sentenciado por ultrajar a tres niñas que tenían ocho, once y trece años. Foto: El Diario

A casi siete años de haber sido denunciado por abusar de tres niñas en Candelaria, Hugo David Sosa fue condenado por tales ultrajes. El tiempo que duró la investigación y el proceso en la Justicia lo transcurrió en libertad, hasta ayer. El Juzgado de Sentencia de San Luis, luego de un juicio abreviado en el que la fiscalía y la defensa llegaron a un acuerdo en los años de pena, lo sentenció a tres años de cárcel. Pero debido a su edad, 77 años, ni siquiera tendrá que pasar una noche en el Penal. Le otorgaron la prisión domiciliaria.

 

Sosa fue condenado por los delitos por los que llegó acusado al debate oral, es decir, "Abuso sexual simple" en perjuicio de tres menores de edad, confirmó la fiscal Eugenia Zavala Chacur. La letrada explicó que si bien el juicio comenzó hace un tiempo, fue suspendido luego por la falta de comparecencia de algunas de las damnificadas. Después de hablar con una de las víctimas, llegaron a un acuerdo para cerrarlo como un juicio abreviado, es decir, uno que es resuelto en apenas una audiencia en la que el imputado admite los delitos por le endilgan a cambio de acordar una pena con la fiscalía.

 

Así fue. Sosa reconoció haber abusado de las tres niñas de Candelaria y fue sentenciado por la jueza María Itatí Zudaire.

 

El anciano, exmilitar retirado, fue procesado en abril de 2017, por el juez Contravencional y Correccional 1 de San Luis, Marcelo Bustamante Marone. Tras la resolución del magistrado, Sosa se mudó al vecino pueblo de Quines.

 

El alivio de los padres de las víctimas, en aquel momento, fue grande no solo porque lo habían castigado por los ataques a sus hijas, sino también porque así le ponían un freno para que volviera a abusar de otra niña. Puesto que si bien solo tres casos fueron denunciados, los padres de las damnificadas tenían conocimiento de que se había aprovechado de otras siete niñas por lo menos.

 

Cuando las víctimas fueron ultrajadas tenían 8, 11 y 13 años. Los abusos las marcaron a ellas a tal punto que sus familiares decidieron mudarse de Candelaria hacia Córdoba y Neuquén.

 

Algunas de las pruebas que fueron determinantes en la resolución de Marone fueron las entrevistas psicológicas en Cámara Gesell. Los profesionales del Poder Judicial validaron los testimonios de las tres. En los tres casos señalaron que los relatos de las chicas contenían “detalles explícitos de conductas sexuales”, cuando hablaban de lo que les hacía el agresor.

 

Asco y vergüenza. “Esos sentimientos se visualizan en toda la entrevista” y afloran ante el recuerdo de los episodios y del atacante, indicó uno de los especialistas de la Cámara Gesell.

 

Redacción/MGE

 

Comentá vos tambien...