19°SAN LUIS - Viernes 08 de Diciembre de 2023

19°SAN LUIS - Viernes 08 de Diciembre de 2023

EN VIVO

Piden pena en suspenso por un caso de grooming

El caso ocurrió en un colegio puntano. El sospechoso reconoció haber enviado mensajes sexuales y abusado de una nena de 11 años.

Por redacción
| 27 de septiembre de 2023
Quiroga. A la izquierda, ante el juez. Foto: Héctor Portela.

Un joven de 23 años admitió ante un magistrado haberle enviado mensajes de índole sexual a una nena de 11 y luego abusado de ella en el colegio en el que trabajaba en mayo del año pasado. Fue para acceder a una pena abreviada a tres años de prisión en suspenso y evitar un debate oral. El juez Fernando de Viana escuchó el acuerdo entre la fiscalía y la defensa, y definirá en los próximos días si lo homologa o no.

 

El caso se destapó gracias al padre de una compañerita de la víctima, que escuchó a su hija hablar con su amiga sobre la presunta relación que mantenía con “un profe”. Esa persona se lo comunicó a las autoridades de la escuela, un instituto privado de la capital, y la directora del establecimiento le informó a la madre de la menor, quien radicó la denuncia en junio de 2022.

 

El imputado, de apellido Quiroga, había comenzado a trabajar como portero en el establecimiento en febrero de ese año, como parte del plan Empezar. Según surgió de la investigación, el hombre comenzó a enviarle mensajes a la víctima a través de Instragram y WhatsApp y, entre el 25 de mayo y el 7 de junio, le solicitó y envió contenido de índole sexual, además de indagar sobre la vida íntima de la niña.

 

El fiscal de Instrucción 3, Esteban Roche, que ayer encabezó la acusación, dividió la conducta delictiva en dos: al primer hecho, por el intercambio de mensajes de “inequívoco contenido sexual y tendiente a menoscabar la integridad sexual de la víctima”, lo catalogó como grooming; pero en la carátula también incluyó un hecho de abuso sexual simple, ya que, según contó la víctima en Cámara Gesell, Quiroga la manoseó y besó en al menos una ocasión, dentro del colegio.

 

A pesar de que él había borrado el historial de mensajes de su teléfono, los peritos del Departamento de Delitos Complejos pudieron obtener pruebas de las conversaciones y de al menos 10 llamadas entre el teléfono del imputado y la víctima.

 

“Las pruebas reunidas alcanzan para condenar al imputado”, sostuvo el fiscal, y consideró como atenuante la falta de antecedentes y como agravante, la extensión del daño causado. Por ello solicitó tres años de cárcel en suspenso por el delito de “Grooming y abuso sexual simple en concurso real, dos hechos”.

 

La defensora de Menores 2, Marcela Torres Cappiello, ratificó la voluntad de la familia de la víctima de terminar con el proceso judicial sin revictimizar a la joven, que hoy es adolescente, y pidió anexar al acuerdo una orden de restricción para que Quiroga no se acerque a los damnificados.

 

El abogado defensor, Facundo Maximiliano Sosa, también prestó su consentimiento a lo planteado por Roche. Luego, De Viana hizo pasar al estrado a Quiroga para preguntarle si estaba de acuerdo con la pena y la calificación legal. “No voy a decir nada yo”, se atajó el imputado, por lo que el magistrado tuvo que aclararle que se trataba de una formalidad aceptar su responsabilidad y que no implicaba que diera una declaración.

 

LA MEJOR OPCIÓN PARA VER NUESTROS CONTENIDOS
Suscribite a El Diario de la República y tendrás acceso primero y mejor para leer online el PDF de cada edición papel del diario, a nuestros suplementos y a los clasificados web sin moverte de tu casa