16°SAN LUIS - Jueves 25 de Abril de 2024

16°SAN LUIS - Jueves 25 de Abril de 2024

EN VIVO

Conmoción en La Toma por el crimen de una chica de 17 años

Zoe Pérez tenía signos de haber sido golpeada, pero la fiscal espera la autopsia para confirmar qué le hicieron. Hay dos hombres detenidos.

Por redacción
| 20 de febrero de 2024
La Policía se encuentra en el lugar del asesinato. Foto: Gabriel Lucero

Hace apenas algunos días, Zoe Abigail Pérez Mora tuvo una reunión con sus compañeros de colegio para hacer la presentación de su promoción, ya que este año iba a ser el último de su etapa secundaria. Según las primeras versiones, la noche de este lunes la adolescente le dijo a su madre que iba a ver un partido de básquet junto a una amiga y que después regresaba a su casa, a la vuelta del Club Pringles, donde vivía con su madre y su padre.

 

Pero “El Gringo”, como lo conocen en el pueblo, la invitó a su departamento a tomar unos mates. Extrañada por que su hija no volvía la mujer comenzó a averiguar ayer a la mañana dónde podía encontrarse; el desenlace fue el peor: cerca del mediodía, el cadáver de Pérez Mora fue hallado en el departamento de calle Inti Huasi, entre Estanislao del Campo y Güiraldes, en el barrio Barrancas de La Toma. La víctima tenía apenas 17 años. Hay dos detenidos. El pueblo, conmocionado.

 

La investigación del caso quedó a cargo de la División Homicidios con intervención de la Fiscalía de Género, a cargo de la fiscal María del Valle Durán, que acudió a la escena junto a la fiscal adjunta Antonella Romagnoli.

 

El Diario supo por comentarios de un investigador que, al menos a simple vista, el cuerpo no tenía lesiones de armas ni manchas de sangre. Sí presentaba un fuerte golpe en la cabeza, marcas en el rostro, laceraciones en el cuello y signos de arrastre. Incluso, el abogado de la familia, Esteban Bustos, mencionó la hipótesis de que podría haber muerto en otro lado y luego su cuerpo movido hacia esa vivienda. Por eso habrá que esperar el resultado de la autopsia, ordenada por la fiscalía, para determinar la causa y la data de muerte.

 

 Zoe, la joven asesinada.

 

 

Según las primeras averiguaciones, la víctima, la amiga con la que dijo estar y la madre de esa joven concurren a un mismo gimnasio, a unas 15 cuadras de lo de “El Gringo”. Este martes a la mañana, tras terminar una clase y con la madre de Zoe buscándola, la otra adolescente y su madre fueron hasta la casa del sospechoso a preguntar por ella, pero el hombre les aseguró no haberla visto. Nahuel, el hermano de la víctima, también fue hasta Inti Huasi al 1028 y obtuvo la misma respuesta.

 

Momentos después, el joven habría llamado al dueño del gimnasio, que lo entrenaba a él, a Zoe y a su amiga, y le pidió ir a su casa “para que lo ayudara”. Fue esa otra persona quien llamó a la Policía y le avisó a Nahuel, que estaba repartiendo choclos, tras advertir la presencia del cadáver. 

 

Por dichos de los vecinos, “El Gringo” no es del pueblo, sino que reside allí hace unos 5 o 6 años, proveniente de Ushuaia. El departamento que alquilaba, escena del hallazgo, está en el fondo de la propiedad de una familia de apellido Osella. El segundo sospechosos involucrado habría estado bebiendo alcohol con él hasta que la adolescente se les unió.

 

Trascendida la noticia, compañeras, amigos, allegados y vecinos de la víctima se reunieron en la esquina de Inti Huasi y Estanislao del Campo, visiblemente conmocionados. Sus compañeras mencionaron que ellas nunca compartieron reuniones con el sospechoso pero que sí sabían que era violento, que tenía armas y que consumía estupefacientes. Mientras, otros pobladores hablaban de lo duro que es para la localidad volver a vivir un crimen tras los casos de las hermanas Lorena Funes y Lucía Zanon, asesinadas en 2012, y de Carla Pereira, que murió en manos de su pareja en 2017.

 

 

Un dolor incontenible

 

La tensión en el aire se percibía agobiante como el calor y el silencio era ley, hasta que llegaron las fiscales, que fueron recibidas con un aplauso de la gente como muestra de su expectativa de que se haga justicia. 

 

A medida que pasaban las horas y mientras las fiscales, una forense, el abogado y el sospechoso permanecían en la escena, los vecinos se fueron aglutinando en el barrio Barrancas. Entre ellos circulaban videos en los que se veía el consumo de sustancias y situaciones de índole sexual que, según las versiones, se habían vivido la noche del lunes en ese lugar. Esas versiones no hacían más que sumar bronca al caldo de cultivo que cerca de las 19 hacía prever un desenlace violento.

 

El detenido en la escena tuvo que ser retirado del lugar por el fondo de la propiedad ya que los vecinos buscaban arremeter contra él. Pero todo estalló cuando la morguera judicial se retiró con el cuerpo de la adolescente. “¡Sacalo! ¡Sacalo que lo agarramos las mujeres nomás!”, gritaba una vecina, furiosa y con la mirada al cielo. 

 

No conformes con la estrategia policial, y con la bronca a flor de piel, arremetieron contra los Osella, dueños de la propiedad que “El Gringo” alquila. Los cascotes fueron a dar contra las ventanas, que terminaron destruidas, y la Policía tuvo que intervenir desplegando un operativo anti tumulto: hubo gas pimienta y disparos al aire.

 

Ya con el detenido fuera de la escena, y con otro demorado en la Comisaría 16ª, Bustos tuvo que salir a pedir calma mientras las piedras llovían sobre el frente de la vivienda nuevamente: “¿Quién la devuelve a la Zoe?”, repetían. “Adentro están las fiscales. Están de nuestro lado, van a investigar. Dejemos que trabajen”, pidió el letrado con los brazos levantados y rodeado de vecinos. “Ahora vamos a la comisaría a declarar y a seguir la investigación”, cerró.

 

Al cierre de esta edición algunos vecinos se habían congregado frente a la comisaría pero ya no para reclamar o quejarse, sino para aportar al expediente lo que cada uno de los testigos vio o escuchó entre la noche del lunes y la mañana de ayer. 
 

 

Las redes se inundaron de mensajes

 

“¿Cómo se despide a alguien que solo transmitía vida, sueños y un anhelo de recibirse? Cada alumno nos roba un poquito del corazón, anhelamos siempre lo mejor, eras una promesa llena de aspiraciones. ¿Por qué cortaron tus alas? Guardo el recuerdo de una joven tímida y correcta. Zoe, solo descansarás en paz cuando haya justicia. ¡Justicia, por Dios! Justicia. Dale fuerzas a tus compañeros de estudios y amigos, a tu familia. La Toma ya vivió esta triste historia, ya sentimos este dolor.

 

 Fuerzas a la familia, excelentes padres que se desvivían por su princesa”, versa uno de los tantos mensajes que se replicaron en las redes tras el crimen y que reflejaron el desconsuelo del pueblo.

 

“En medio de una profunda tristeza, expreso mi solidaridad a la familia de Zoe Pérez y me uno al pedido de justicia para que los autores de este tremendo y aberrante femicidio sean castigados con todo el peso de la Ley”, posteó el exintendente de La Toma y actual diputado nacional, Ernesto “Pipi” Ali.

 

“Mira qué feliz estabas con esa campera porque era tu último año en el colegio. Qué triste lo que te hicieron. Tan joven y tan llena de ganas vivir. Descansa Zoe Abigail Pérez Mora. Que se haga justicia en tu nombre. No puedo creer”, mencionó otro usuario en Facebook.
 

 

Redacción/MGE

 

 

LA MEJOR OPCIÓN PARA VER NUESTROS CONTENIDOS
Suscribite a El Diario de la República y tendrás acceso primero y mejor para leer online el PDF de cada edición papel del diario, a nuestros suplementos y a los clasificados web sin moverte de tu casa

Suscribite a El Diario y tendrás acceso a la versión digital de todos nuestros productos y contenido exclusivo