16°SAN LUIS - Jueves 25 de Abril de 2024

16°SAN LUIS - Jueves 25 de Abril de 2024

EN VIVO

Lo juzgan por haber violado a una joven mientras dormía

La víctima denunció el ultraje años después, cuando comprendió que la había sometido cuando descansaba. El abuso ocurrió en el 2007, luego de una fiesta entre universitarios.

Por redacción
| 07 de febrero de 2024
Tribunales. El juicio está a cargo de los jueces Hugo Saá Petrino, Julio de Viana y Adriana Lucero Alfonso. Foto: El Diario - archivo.

A casi 17 años de un hecho que durante una década vivió en su mente, enterrado en su subconsciente sin poder entender si había sucedido o había sido una pesadilla o solo un oscuro pensamiento, E. revivirá de alguna manera por última vez el abuso sexual del que habría sido víctima a manos de M.A.L.

 

El hombre empezó a ser juzgado por un Tribunal de San Luis por haber violado a la joven, en 2007, mientras ella dormía; E. yacía casi inconsciente en una cama, luego de haber estado en una fiesta en su época de universitaria en San Luis. 

 

M.A.L. llegó hasta esta instancia de debate oral en libertad, procesado por "Abuso sexual con acceso carnal" y los magistrados que lo juzgan son Hugo Guillermo Saá Petrino, Julio Fernando de Viana y Adriana Lucero Alfonso.

 

Ayer, en la primera audiencia, declararon algunos testigos. Entre ellos, compañeros de la universidad de la víctima y también un psicólogo que la entrevistó a diez años del ultraje, confirmó el fiscal Fernando Rodríguez.

 

El acusado, en tanto, no declaró. Está previsto que el juicio continúe hoy, a la mañana, con más testigos y, si el tiempo lo permite, que termine hoy. La violación sucedió después de una fiesta que realizaron en una casa de calle Tomás Jofré. La víctima estuvo allí junto a dos amigos y a una amiga en un dormitorio.

 

Durante la investigación que llevó adelante la exjueza de instrucción, Virginia Palacios, los amigos de E. que declararon indicaron que nunca la habían visto en tal estado. Producto de lo que había tomado se descompuso, vomitó y luego quedó adormecida.

 

Es por eso que, a partir de las preguntas formuladas durante las audiencias testimoniales, quedó sobrevolando la sospecha de si la bebida pudo contener alguna sustancia que la dejara en ese estado. Pero no pudieron establecer que así fuera.

 

Después, dos de sus amigos se fueron y ella quedó con L.L., un  joven. Con esa persona existía una cercanía y hubo cierta intimidad.

 

Pero luego, como la víctima estaba descompuesta, él también se retiró de la habitación y la dejó sola, durmiendo.

 

Un rato más tarde, cuando L.L. regresó al dormitorio vio que otro hombre, M.A.L., estaba en la cama con la chica e interpretó que mantenían relaciones.

 

Los jóvenes discutieron, porque L.L. estaba interesado en la damnificada. Otro amigo, que vio lo que pasaba, entró a la pieza y notó que la chica estaba inconsciente y que le costaba reaccionar. La ayudó a vestirse, pidió un taxi y la llevó a su casa.

 

Años después, cuando E. se encontró en Mendoza con una amiga, ella le mencionó que “había estado” con M.A.L. en esa fiesta. Hizo el comentario dando por sentado que ella lo sabía.

 

Lo que su amiga le contó le confirmó aquellos pedazos sueltos de recuerdos que tenía la víctima. Ella no se acordaba de la cara de quien entró en la habitación. Escuchó los pasos de alguien que se le arrimó, se acostó a su lado y luego se le subió encima. Notó que la manoseaba y le pidió varias veces que dejara de molestarla. La víctima no podía reaccionar, moverse ni darse cuenta de si esa persona que la tocaba era un hombre siquiera.

 

 

 Redacción / NTV

 

LA MEJOR OPCIÓN PARA VER NUESTROS CONTENIDOS
Suscribite a El Diario de la República y tendrás acceso primero y mejor para leer online el PDF de cada edición papel del diario, a nuestros suplementos y a los clasificados web sin moverte de tu casa

Suscribite a El Diario y tendrás acceso a la versión digital de todos nuestros productos y contenido exclusivo