5.3°SAN LUIS - Domingo 20 de Septiembre de 2020

5.3°SAN LUIS - Domingo 20 de Septiembre de 2020

EN VIVO

Otros pájaros rebeldes

Por redacción
| 29 de agosto de 2016
Como una milonga clásica. La parte tanguera de un espectáculo que mezcló lo clásico con el arrabal. Una propuesta interesante. Foto: Nicolás Varvara.

Con dos espectáculos en uno, el ballet Vedrai dio una demostración de su trabajo y su versatilidad. En la misma velada, y con sólo un breve intervalo, la agrupación presentó un fragmento basado en el cuarto acto de “Carmen”, la popular ópera de George Bizet, más una efectiva suite de tango, que recorrió los clásicos del género, con centro en las obras de Astor Piazzolla y Carlos Gardel.

 


Los dos segmentos estuvieron bien diferenciados y no tuvieron pretensiones de continuidad, aunque lo ambicioso de la puesta fue el vector común que se vio durante toda la noche. La velada tuvo como escenario el teatro “Gran Charlie”, del pueblo cultural Los Cedros, que por primera vez abrió para un ballet.

 


Con Flavia Guiñazú, la directora del Vedrai, en el papel de Carmen, el inicio del espectáculo trajo nuevamente la historia de la alegre gitana que enamora a Don José y sucumbe frente a la seducción del torero. En la interpretación del primer papel masculino, Yoandy Salgado Fernández mostró su estirpe y su experiencia; en tanto que para el rol del torero, llegó desde el Teatro Argentino de La Plata el elegante Devid Gómez, quien cautivó a los espectadores con su agilidad y su elegancia.

 


Tanto en la obra de Bizet como en el segmento tanguero, se evidenció un cuidado trabajo escenográfico primero sobre una plaza de toros y luego en representación de un arrabal dulce, con un enorme retrato de Gardel como telón.

 


Por el trabajo creativo, por las coreografías diseñadas especialmente, por los invitados (Pablo Corvalán cantó “Balada para un loco” –con una notable participación de Gómez- y “Pasional”; y Sergio Muriel y Alexis Lugo interpretaron a piano y violín “Por una cabeza” y “Adiós Nonino”), y por el interés en los detalles, el espectáculo tanguero merece una continuidad y nuevas presentaciones para que más gente disfrute de un buen momento.

 


 Esa segunda parte, permitió además el lucimiento de otros miembros del ballet que, por lo reducido que resultó “Carmen”, no tuvieron participación en el elenco que protagonizó la obra clásica. Entre ellos, se destacó Federico Giménez, un joven bailarín que ya tiene varios años en los escenarios y que el sábado a la noche deslumbró en “Desencuentro”.

 


Comentá vos tambien...