14°SAN LUIS - Lunes 29 de Noviembre de 2021

14°SAN LUIS - Lunes 29 de Noviembre de 2021

EN VIVO

A la cerveza, además de pasión, le agregan valor

El llamado del año pasado para presentar proyectos e ingresar en la ley que fomenta el crecimiento de los pequeños productores, tuvo mayoría de cerveceros.

Por redacción
| 20 de agosto de 2017
La Ley de Valor Agregado en Origen los ayudará a comprar elementos para las labores en la tierra y poder reproducir el cultivo.

La Ley de Fomento al Valor Agregado en Origen está de nuevo en marcha. Según le contó a la revista El Campo el jefe del Programa de Valor Agregado, Lucas González Thomas, las demoras para el llamado a convocatoria en 2016 se debió a la actualización de los montos aplicados para la entrega del beneficio, que estaban fijos desde 2013, un valor que lógicamente la inflación se comió.

 

El año pasado fueron los cerveceros una mayoría en la lista de productores: seis sobre 25 proyectos aprobados. Sólo los productores ganaderos empardaron esa cifra. Entre los beneficiarios, fue variado el pedido de insumos, que fueron desde la adquisición de instrumental para la cocina hasta maquinaria para la producción del arbusto silvestre rosa mosqueta, con el que hacen una variedad de cerveza en La Carolina que hasta el momento no se comercializa.

 

Esa planta tan difundida en el sur es cultivada por ellos. La Ley de Valor Agregado en Origen los ayudará a comprar elementos para las labores en la tierra y poder reproducir el cultivo.

 

Su dueño, Michay González, aún no le puso nombre a la cervecería, pero explicó lo que necesita. “Queremos comprar despulpadoras y a lo mejor una cosechadora para la extracción de la rosa mosqueta. La primera sirve para cosechar el fruto chico, tiene un filtro que absorbe la semilla que también es de tamaño reducido. De esa manera separa lo que sirve de los desechos”, comentó, y aseguró que a la cocina la usan a leña, por lo que tienen como proyecto a futuro hacer una conversión a gas.

 

“Dentro de nuestro predio tenemos 50  hectáreas de rosa mosqueta, que es una planta que se expande rápidamente. Nosotros desde hace 10 años venimos trabajando con la especie, que requiere de mínimos cuidados ya que es prácticamente silvestre, sólo se necesita bastante superficie”, dijo, y explicó que se disemina por semilla y raíz, por eso la rapidez con la que crecen.

 

“Aún tenemos dudas sobre qué comprar. No hace mucho que comenzamos y tenemos varias necesidades. Por ejemplo, trabajamos con fermentadores plásticos y queremos unos de acero inoxidable para tener un producto mejor. Es todo muy artesanal, hace dos años les vendemos a amigos y conocidos”, contó.

 

Michay es de los que recién se inicia en la producción de la bebida. “Somos dos socios para este proyecto y pronto se sumará un tercero. Por el momento no vivimos de la producción artesanal de cerveza, pero nuestra idea es llegar a eso. Yo tengo una carpintería que es mi fuente de ingreso, pero quiero migrar al negocio de la cerveza”, contó con entusiasmo.

 

“La Ley de Valor Agregado significa mucho para nosotros, que vamos a comenzar con nuestra pyme. Es la forma en la que podremos incorporar más equipos y hacer que la fábrica funcione bien”, explicó, al tiempo que indicó que tienen la fábrica dentro del predio de la hostería Las Verbenas, que es muy visitada por el turismo local y el de otras provincias.

 

Pasos cortos y seguros

 

Daniel Orue es el dueño de Chuncakana, una fábrica de cerveza en la Villa de Merlo. Desde hace un mes trabaja en un par de hectáreas prestadas donde hace pruebas de lúpulo, una de las materias primas que usan para la elaboración. “Tengo una pequeña fábrica. Las ventas las hago en una feria de la Avenida del Sol y empecé a llevarla a algunos comercios, pero voy de a poco. La ayuda que nos da la Ley de Valor Agregado en Origen es muy importante”, dijo.

 

“Hoy en día cuento con el equipamiento básico para cocinar, pero para producir más necesito agrandarlo. El beneficio lo usaré para comprar una olla de 250 litros y también iba a sumar a un fermentador, pero no creo que la inflación que hay en el país me lo permita”, dijo, y estimó que por el monto solicitado el reintegro del Estado será del 80 por ciento.

 

Mario Silva es el dueño de la fábrica de cerveza Kerze, ubicada en la capital puntana. Hace 7 años que está en el rubro y participó en más de una oportunidad del beneficio. En este caso va comprar equipamiento que le permita aumentar la producción. “Nuestro crecimiento viene siendo parejo desde el comienzo. Hace dos años nos tuvimos que ir de las viviendas productivas, donde teníamos la fábrica, a un espacio más grande. Ahora vamos a comprar un filtro que nos ayudará a disminuir los tiempos de producción.  De manera artesanal hay que dejar que la cerveza decante. Con ese proceso la levadura baja y la bebida no queda turbia, pero si se hace con frío el proceso es más lento”, detalló quien conoce a la perfección los pasos para hacer una cerveza de calidad ya probada.

 

No es la primera vez que la cervecería Kerze recibe los beneficios que otorga esta ley que busca ayudar a los pequeños productores a dar un salto cualitativo en la fabricación o en lo comercial. “En un primer momento, gracias a la normativa pudimos comprar una bomba, instrumental de medición y un fermentador.  Ahora nos devolverán el 60 por ciento de lo invertido, que por ley tengo hasta un año para cobrarlo. Noviembre es el mes en el que esperamos recibir los equipos, pero la factura la presentaremos antes”, aseguró Silva.

 

El dueño de la cervecería que ya ha conseguido superar el mote de pyme  dijo que en su momento la Ley de Valor Agregado en Origen lo ayudó a “tapar huecos”. “Ahora podemos hacer cosas pequeñas, pero por el lugar al que hemos llegado, por nuestro crecimiento, necesitaríamos una línea de crédito para cambiar los equipos. Sin embargo la ley nos ha permitido adquirir herramientas para el control y medición de ciertos parámetros de calidad de la bebida. Todo eso redunda en una mejor calidad”, contó.

 

El hecho de que dentro de los proyectos presentados en el Programa de Valor Agregado la mayoría sean productores de cerveza no es un dato menor. Ante la consulta a Silva sobre este fenómeno que tiene a los cerveceros al tope, él respondió sin dudar: “El rubro crece cada día de manera exponencial y sostenida. En San Luis la demanda fue generada. Los que producimos en general somos consumidores de cerveza, lo que hizo que la calidad sea muy buena y eso quedó demostrado en los premios recibidos a nivel nacional. En el mundo los consumidores piden algo más, de ahí el éxito de la bebida artesanal, que abre nuevas experiencias en el sabor. Las industriales, que no son malas, siempre ofrecen lo mismo”, dijo y sugirió que un próximo paso serían las líneas de crédito.

 

 

La Ley va por más

 

González Thomas explicó los motivos por los que los cerveceros no podrán ingresar a partir del año que viene. “Muchos de los productores que hoy tendrán el beneficio ya han sido parte de la norma en otras oportunidades. Ahora nos han sugerido dar impulso a aquellos que hacen sus materias primas y le agregan valor. El objetivo de la ley es ayudar a aquellos que procesen productos del sector agropecuario”.

 

“El lúpulo podría ser un producto primario, pero la malta es cebada industrializada. Es como aquel que procesa harinas, no hace trigo. Eso no significa que en el futuro pueden ser parte de algún plan que ayude al sector, que está en auge”, agregó el funcionario.

 

“La Ley de Valor Agregado consiste en un sistema de reintegros en efectivo que van desde el 40 al 80 por ciento para inversiones que se hagan en bienes de capital que puedan aportar valor a las materias primas hechas en San Luis y de origen agropecuario”, explicó González Thomas, quien destacó el hecho de que el productor recibe el porcentaje sin tener que pagar cuotas, como pasa con los créditos.

 

“El Gobernador, basado en esta ley, otorga por decreto ese beneficio. En ese punto se le notifica el momento en el que tiene que realizar la inversión y presentar la factura de compra. Luego se hace la verificación de que la maquinaria está en el establecimiento. A partir de allí se tramita la devolución del porcentaje acordado, que tarda en acreditarse entre 20 y 30 días en la cuenta del productor”, dijo, y detalló que por inversiones hasta 107 mil pesos la devolución es del 80 por ciento.El 60 por ciento corresponde a aquellos que hagan una inversión de no más de 215 mil pesos. Si la suma no supera los 430 mil pesos, la devolución será de 40%.

 

La inscripción para este año ya se cerró y tiene hasta el momento 25 proyectos presentados. “Los rubros son variados: encontramos productores porcinos, avícolas, frutícolas, ganaderos todos pequeños trabajadores del campo. La ley establece que es para emprendedores también. La comisión técnica que avalúa los proyectos determina si cumplen con esos requisitos”.

 

“Lo primero que hicimos al comenzar nuestra gestión fue actualizar los precios, que se los había devorado la inflación, por eso tuvimos que demorar la convocatoria 2016. En aquel momento tuvimos que recurrir a Estadísticas y Censos de la Provincia porque no había números a nivel nacional”, recordó.

 

Comentá vos tambien...