Escuchá acá la 90.9

Escuchá acá la 90.9
X

San Francisco: vecinos buscan evitar que se exploten dos minas

Una empresa habría hecho pruebas sin permiso y encontró litio, un elemento de gran valor.

Un grupo de vecinos autoconvocados del paraje Río Juan Gómez, ubicado cerca de San Francisco del Monte de Oro quiere evitar que se exploten dos minas de la zona, una llamada Géminis y la otra San Gregorio, ellos aseguran que la zona de explotación dañará la Sierras Centrales y generará contaminación ambiental. Además afirman que no cumplirían con las normativas que imponen tanto el Código Minero nacional como el Código de Procedimiento Minero provincial.

La reacción llegó después, cuando la compañía minera australiana Latín Resources informó que encontró litio en San Luis, un minera esencial para la fabricación de baterías para celulares, entre otras aplicaciones. En este sentido el gobierno provincial asegura que no emitió autorización para el estudio del terreno o extracción de minerales; además señaló que inició una investigación para comprobar si se cumplieron o no las normas.

“Pedimos expresamente que se respete lo estipulado por la Ley de Minería y en los códigos ambientales de la provincia, si se atiende a lo que está escrito en la normativa y se cumple, estas explotaciones mineras serían imposibles”, dijo Carlos Camargo, quien se constituyó como vocero de este grupo de personas y agregó: “Fundamentalmente porque la mina Géminis está en una zona en la que está prohibida la explotación, es decir, cerca de cursos de agua, además hay un bosque nativo y sabemos que una empresa en el caso de acceder a hacer explotaciones no respetan el medio ambiente, estas empresas dicen que hacen trabajos de remediación pero generalmente no lo cumplen”.

El área, de más de 2 kilómetros de largo por 1,7 de ancho, está compuesta por pegmatita formada por cuarzo, feldespato y mica, aunque a veces también se compone por otros elementos residuales como el litio, conocido también como "oro blanco", cuyo precio en el mercado por tonelada es de 130 mil pesos.

“Nos oponemos porque queremos cuidar las Sierras Centrales de las que se obtiene el 85 por ciento del agua que consume San Luis, no solo para consumo humano, sino también para la producción. Además la zona está catalogada como ‘naranja’ y no se puede explotar”, remarcó Camargo.

Licencia revocada

Camargo precisó que junto a la organización comunitaria, pelean desde hace más de dos años combatiendo para que la mina Géminis no explote la zona: “Esto tuvo un corolario feliz porque el gobierno provincial tomó la decisión de revocar la licencia ambiental del anterior concesionario que iba a explotarla”, afirmó y siguió: “Fue una medida acertada, aunque les da posibilidad de explorarla el año que viene, siempre y cuando se presenten todos los papeles y todos los informes de impacto ambiental como reza el código minero y la ley provincial de minería”.

Además el vecino  dijo que no tienen certezas sobre si la anterior minera venderá los derechos concesionados por la provincia a otra empresa. “En este caso Latín Resources, es una empresa que hace prospección, ellos preparan el proyecto y hacen una especie de lobby vendiendo todo este análisis geológico que hacen a otras empresas interesadas”.

Aseguró también que tiene la certeza de que Latín Resources cuenta con 25 mil hectáreas susceptibles de ser explotadas con el mismo procedimiento y que proponen que las extracciones, en este caso el espodumeno, un mineral que contiene litio, se realice con la técnica que se conoce como “a cielo abierto”.

“Las metodología para separar los materiales en este tipo de minería es con el uso de químicos altamente contaminantes. En el caso del litio hay procesos que son diferentes a la explotación de oro o del cobre, pero cualquier actividad minera supone contaminación, más teniendo en cuenta que esta mina está ubicada en la nacientes del Río Juan Gómez, en el paraje viven unas cincuenta familias que nos dedicamos a diferentes cultivos orgánicos”, explicó Camargo y añadió que “es una zona productiva de unos cien años, que en algunos momentos tuvo un decaimiento por los vaivenes económicos, hoy pretendemos reactivar  la zona en consonancia con las políticas del Gobierno”.

Sobre algunas consecuencias visibles que dejaron en la zona, afirmó que cuando se le revocaron las licencias a la empresa, por no haber presentado los informes de impacto ambiental, fue “porque hicieron un tajo a la sierra de unos 10 kilómetros y ahora estamos pagando las consecuencias de los deslaves y algunas inundaciones”, concluyó.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

San Francisco: vecinos buscan evitar que se exploten dos minas

Una empresa habría hecho pruebas sin permiso y encontró litio, un elemento de gran valor.

Sin autorización. Temen por los recursos naturales de la zona. Foto: Yo amo a mis sierras.

Un grupo de vecinos autoconvocados del paraje Río Juan Gómez, ubicado cerca de San Francisco del Monte de Oro quiere evitar que se exploten dos minas de la zona, una llamada Géminis y la otra San Gregorio, ellos aseguran que la zona de explotación dañará la Sierras Centrales y generará contaminación ambiental. Además afirman que no cumplirían con las normativas que imponen tanto el Código Minero nacional como el Código de Procedimiento Minero provincial.

La reacción llegó después, cuando la compañía minera australiana Latín Resources informó que encontró litio en San Luis, un minera esencial para la fabricación de baterías para celulares, entre otras aplicaciones. En este sentido el gobierno provincial asegura que no emitió autorización para el estudio del terreno o extracción de minerales; además señaló que inició una investigación para comprobar si se cumplieron o no las normas.

“Pedimos expresamente que se respete lo estipulado por la Ley de Minería y en los códigos ambientales de la provincia, si se atiende a lo que está escrito en la normativa y se cumple, estas explotaciones mineras serían imposibles”, dijo Carlos Camargo, quien se constituyó como vocero de este grupo de personas y agregó: “Fundamentalmente porque la mina Géminis está en una zona en la que está prohibida la explotación, es decir, cerca de cursos de agua, además hay un bosque nativo y sabemos que una empresa en el caso de acceder a hacer explotaciones no respetan el medio ambiente, estas empresas dicen que hacen trabajos de remediación pero generalmente no lo cumplen”.

El área, de más de 2 kilómetros de largo por 1,7 de ancho, está compuesta por pegmatita formada por cuarzo, feldespato y mica, aunque a veces también se compone por otros elementos residuales como el litio, conocido también como "oro blanco", cuyo precio en el mercado por tonelada es de 130 mil pesos.

“Nos oponemos porque queremos cuidar las Sierras Centrales de las que se obtiene el 85 por ciento del agua que consume San Luis, no solo para consumo humano, sino también para la producción. Además la zona está catalogada como ‘naranja’ y no se puede explotar”, remarcó Camargo.

Licencia revocada

Camargo precisó que junto a la organización comunitaria, pelean desde hace más de dos años combatiendo para que la mina Géminis no explote la zona: “Esto tuvo un corolario feliz porque el gobierno provincial tomó la decisión de revocar la licencia ambiental del anterior concesionario que iba a explotarla”, afirmó y siguió: “Fue una medida acertada, aunque les da posibilidad de explorarla el año que viene, siempre y cuando se presenten todos los papeles y todos los informes de impacto ambiental como reza el código minero y la ley provincial de minería”.

Además el vecino  dijo que no tienen certezas sobre si la anterior minera venderá los derechos concesionados por la provincia a otra empresa. “En este caso Latín Resources, es una empresa que hace prospección, ellos preparan el proyecto y hacen una especie de lobby vendiendo todo este análisis geológico que hacen a otras empresas interesadas”.

Aseguró también que tiene la certeza de que Latín Resources cuenta con 25 mil hectáreas susceptibles de ser explotadas con el mismo procedimiento y que proponen que las extracciones, en este caso el espodumeno, un mineral que contiene litio, se realice con la técnica que se conoce como “a cielo abierto”.

“Las metodología para separar los materiales en este tipo de minería es con el uso de químicos altamente contaminantes. En el caso del litio hay procesos que son diferentes a la explotación de oro o del cobre, pero cualquier actividad minera supone contaminación, más teniendo en cuenta que esta mina está ubicada en la nacientes del Río Juan Gómez, en el paraje viven unas cincuenta familias que nos dedicamos a diferentes cultivos orgánicos”, explicó Camargo y añadió que “es una zona productiva de unos cien años, que en algunos momentos tuvo un decaimiento por los vaivenes económicos, hoy pretendemos reactivar  la zona en consonancia con las políticas del Gobierno”.

Sobre algunas consecuencias visibles que dejaron en la zona, afirmó que cuando se le revocaron las licencias a la empresa, por no haber presentado los informes de impacto ambiental, fue “porque hicieron un tajo a la sierra de unos 10 kilómetros y ahora estamos pagando las consecuencias de los deslaves y algunas inundaciones”, concluyó.

Logín