eldiariodelarepublica.com
Furor entre los jóvenes por el canje de las estampillas escolares

Escuchá acá la 90.9
X

Furor entre los jóvenes por el canje de las estampillas escolares

María Florencia Sosa

Muchos estudiantes del último año del secundario empiezan a hacer cola en las sedes bancarias desde la madrugada. En toda la provincia hay más de 3 mil beneficiarios habilitados para cambiarlas.

Los estudiantes de San Luis que están en el último año del secundario y no adeudan materias no dudaron en arribar incluso a la madrugada a las sucursales del banco Supervielle para canjear las estampillas de ahorro, un proceso que comenzó el miércoles. Esto se reflejó ayer en la puerta de la sede central de la entidad bancaria, ubicada frente a la Catedral, donde se formaron extensas filas para cobrar lo equivalente a 1.200 dólares, un reconocimiento que da el Gobierno de San Luis por aprobar los doce años de educación primaria y secundaria. Los chicos dicen que aprovecharán el dinero para ahorrar y realizar inversiones.
Juan Ignacio Godoy, alumno del Instituto Educativo Experimental "Fray Luis Amigó" comentó que se  organizaron con sus compañeros  e hicieron fila desde el jueves a las 21, aunque él se acercó a las cuatro de la madrugada. Esta estrategia grupal les permitió ser los primeros en ingresar al banco y canjear las estampillas, cotizadas ayer en más de 44 mil pesos. 
Juan Ignacio resaltó que tenía apuro por sacar la plata, pero que aún no decide qué va a hacer con el dinero. Sin embargo, entre sus planes está la idea de realizar un viaje a modo de autoregalo por haber terminado sus estudios. Afirmó que es una decisión que tenía en mente porque sus padres le aconsejaron no gastar el dinero en “tonteras”. Además quiere comprarse el traje para la fiesta de egresados y llevar "algunos pesos" a Bariloche.
Ayer en la fila también estaba Elizabeth Nieto, que lejos de importarle el calor, acompañaba desde las 7:30 a su hijo y estudiante de la escuela Don Bosco, Emiliano Godoy, quien por tener menos de 18 años necesitaba ir en compañía de un tutor.
El estudiante explicó que ya tenía un plan definido para usar el dinero y que consiste en comprarse un auto. “La decisión la tomó hace mucho tiempo y yo no influí, pero me parece perfecto porque cuando vaya a la universidad lo va a necesitar”, dijo su madre. 
Detrás de Emiliano, las caras mezclaban cansancio y felicidad  y se repetían una detrás de otra, llegando al bar de enfrente. Ahí esperaba la alumna de la escuela "Carlos Juan Rodríguez", Jenifer  Suárez. Ella comentó que se encontraba desde las ocho de la mañana acompañada de su mamá y que quería cambiar las estampillas para pagar los 8 mil pesos del cursillo de ingreso de la universidad. El resto lo va administrar para que le dure el mayor tiempo posible durante su primer año de estudios. 
Casi al final de la cola, que zigzagueaba por la peatonal, se encontraba el estudiante del Centro Educativo N° 3 "Eva Perón”, Maximiliano Montoya, de 19 años. Estaba acompañado por su hermana.  Aguardaban desde las 10 para recibir el dinero. “Me voy a comprar una moto y si me queda algo, lo voy a poner en un plazo fijo”, dijo. 
La jefa del Subprograma de Políticas Estudiantiles, Andrea Lucero Gitto, explicó: "Los chicos que habilitamos para canjear las estampillas no adeudan materias. Siempre decimos que lo hagan en esta fecha para que puedan utilizar el dinero para su viaje, la fiesta de egresados o pagar el cursillo de ingreso de la universidad".
Los alumnos que adeuden materias podrán canjear las estampillas una vez que rindan las asignaturas. Los estudiantes que no pudieron acercarse al banco durante la semana, podrán realizar el canje después del 16 de octubre, presentando el DNI, en cualquier sucursal del banco Supervielle en caso de ser menores deberán asistir con un tutor. 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Furor entre los jóvenes por el canje de las estampillas escolares

Desde temprano los estudiantes aguardan para canjear las piezas, con un valor equivalente a 1.200 dólares. Foto: Marianela Sanchez

Muchos estudiantes del último año del secundario empiezan a hacer cola en las sedes bancarias desde la madrugada. En toda la provincia hay más de 3 mil beneficiarios habilitados para cambiarlas.

Los estudiantes de San Luis que están en el último año del secundario y no adeudan materias no dudaron en arribar incluso a la madrugada a las sucursales del banco Supervielle para canjear las estampillas de ahorro, un proceso que comenzó el miércoles. Esto se reflejó ayer en la puerta de la sede central de la entidad bancaria, ubicada frente a la Catedral, donde se formaron extensas filas para cobrar lo equivalente a 1.200 dólares, un reconocimiento que da el Gobierno de San Luis por aprobar los doce años de educación primaria y secundaria. Los chicos dicen que aprovecharán el dinero para ahorrar y realizar inversiones.
Juan Ignacio Godoy, alumno del Instituto Educativo Experimental "Fray Luis Amigó" comentó que se  organizaron con sus compañeros  e hicieron fila desde el jueves a las 21, aunque él se acercó a las cuatro de la madrugada. Esta estrategia grupal les permitió ser los primeros en ingresar al banco y canjear las estampillas, cotizadas ayer en más de 44 mil pesos. 
Juan Ignacio resaltó que tenía apuro por sacar la plata, pero que aún no decide qué va a hacer con el dinero. Sin embargo, entre sus planes está la idea de realizar un viaje a modo de autoregalo por haber terminado sus estudios. Afirmó que es una decisión que tenía en mente porque sus padres le aconsejaron no gastar el dinero en “tonteras”. Además quiere comprarse el traje para la fiesta de egresados y llevar "algunos pesos" a Bariloche.
Ayer en la fila también estaba Elizabeth Nieto, que lejos de importarle el calor, acompañaba desde las 7:30 a su hijo y estudiante de la escuela Don Bosco, Emiliano Godoy, quien por tener menos de 18 años necesitaba ir en compañía de un tutor.
El estudiante explicó que ya tenía un plan definido para usar el dinero y que consiste en comprarse un auto. “La decisión la tomó hace mucho tiempo y yo no influí, pero me parece perfecto porque cuando vaya a la universidad lo va a necesitar”, dijo su madre. 
Detrás de Emiliano, las caras mezclaban cansancio y felicidad  y se repetían una detrás de otra, llegando al bar de enfrente. Ahí esperaba la alumna de la escuela "Carlos Juan Rodríguez", Jenifer  Suárez. Ella comentó que se encontraba desde las ocho de la mañana acompañada de su mamá y que quería cambiar las estampillas para pagar los 8 mil pesos del cursillo de ingreso de la universidad. El resto lo va administrar para que le dure el mayor tiempo posible durante su primer año de estudios. 
Casi al final de la cola, que zigzagueaba por la peatonal, se encontraba el estudiante del Centro Educativo N° 3 "Eva Perón”, Maximiliano Montoya, de 19 años. Estaba acompañado por su hermana.  Aguardaban desde las 10 para recibir el dinero. “Me voy a comprar una moto y si me queda algo, lo voy a poner en un plazo fijo”, dijo. 
La jefa del Subprograma de Políticas Estudiantiles, Andrea Lucero Gitto, explicó: "Los chicos que habilitamos para canjear las estampillas no adeudan materias. Siempre decimos que lo hagan en esta fecha para que puedan utilizar el dinero para su viaje, la fiesta de egresados o pagar el cursillo de ingreso de la universidad".
Los alumnos que adeuden materias podrán canjear las estampillas una vez que rindan las asignaturas. Los estudiantes que no pudieron acercarse al banco durante la semana, podrán realizar el canje después del 16 de octubre, presentando el DNI, en cualquier sucursal del banco Supervielle en caso de ser menores deberán asistir con un tutor. 

Logín