12.9°SAN LUIS - Lunes 10 de Mayo de 2021

12.9°SAN LUIS - Lunes 10 de Mayo de 2021

EN VIVO

Garruchos: la lluvia trajo alivio y buenos precios

En una jornada muy fría, las ventas estuvieron calientes en la subasta de casi un millar de animales de la cabaña "Los Murmullos".

Por Juan Luna
| 28 de octubre de 2018
Sin distinciones. Hubo buenas ofertas por los Abderdeen Angus negros y colorados.

Las manos se levantaban desde las mesas más cercanas a la pista, pero también en los diferentes extremos de la carpa. En una jornada terriblemente fría, los precios estuvieron calientes en el sexto remate anual de reproductores de “Los Murmullos”, la cabaña de la firma Garruchos Agropecuaria. No es que las cotizaciones hayan sido exageradamente altas, pero en un contexto de subastas más quietas y tranquilas, a los propios integrantes de la empresa les sorprendió ver cómo los productores se disputaban, sin pausas ni respiro, algunos de los casi mil animales que ofrecieron entre toros y vientres.

 

El viernes 19, el sur de San Luis amaneció cubierto con un manto gris y un cielo esponjoso que en algunos lugares se estrujó con buenos aguaceros, mientras que en otros sectores dejó caer apenas unas lloviznas tímidas. Ése fue el atuendo que vistieron las instalaciones de la estancia “El Retiro”, el gigante campo que la prestigiosa firma tiene cerca de la localidad de Nueva Galia.

 

El clima tenía una doble valoración entre los anfitriones y los clientes que llegaron emponchados con cuanto abrigo tuvieran a mano. Por un lado, complicaba la primera parte de la subasta, ésa en la que los productores aprovechan para recorrer los corrales de la hacienda mientras degustan alguno de los manjares que la empresa coloca en varias mesas a lo largo del predio. Pero, por otro lado, la cercanía de la lluvia era un alivio para una sequía que se ha prolongado más de lo esperado en la región. Porque aunque lo peor de la seca ya pasó, todavía los campos sufren sus efectos y los pastizales no han tenido el estallido que se podría esperar en plena primavera.

 

El propio Gustavo Díaz, administrador de la estancia, lo sintió de esa manera. “El remate fue un día de fiesta porque salió todo bien. Aunque la lluvia podía generar algún inconveniente, acá siempre es bienvenida porque falta. El día siguiente a la subasta llovieron en total 60 milímetros, para nosotros fue espectacular porque estábamos muy mal de agua”, reconoció.

 

Con ese panorama ambiental, el año no se había presentado sencillo para el trabajo con la hacienda en estas tierras, que tienen como principal recurso al monte de caldén. Tal es así que hasta hace dos semanas había llovido menos de 200 milímetros a lo largo de diez meses en un sector de 2.000 hectáreas que llaman “El Buen Abrigo”, mientras que el medidor apenas marcaba 340 en la totalidad del establecimiento.

 

“Vamos a ver de ahora en más cómo reacciona el campo y qué medidas vamos a tomar, sobre todo con el ternero que está al pie de la madre. Porque la vaca sufrió mucho está seca y más aún teniendo su cría, así que vamos a analizar si hacemos un destete temprano o no. Como comienzo esta lluvia es buenísima, pero hay que ver cómo sigue”, explicó Díaz, siempre amable y abierto a compartir los “secretos” de una hacienda que se luce en todo el país.

 

Es que desde que "Garruchos" se instaló en la Provincia de San Luis, aún con su tremenda estructura empresarial, no está exenta de las dificultades que enfrenta cualquier productor de la zona. Pero buscan la forma de sacarle rédito a esa condición y adaptar su genética, que ellos definen como “a prueba de todo”. Y es fácil de comprobar.

 

“La idea es hacer animales moderados, ni muy pesados ni muy grandes. Tienen que caminar mucho, porque acá los lotes son grandes, nuestros cuadros de monte son de 500 ó 600 hectáreas, por ejemplo. Entonces tienen que ser ágiles y desplazarse correctamente con buenos aplomos”, describió.

 

La totalidad de los toros que ofrecieron, con la consignataria cordobesa “Alfredo S. Mondino” como aliada, tienen ese inconfundible sello puntano.  La mayoría nació y fue criado en las tierras que tienen en San Luis, y los que provienen de alguno de los otros campos que la firma posee en la provincia de Buenos Aires, fueron traídos al destete “para que se adapten y que pasen por lo menos dos inviernos acá, donde los fríos son muy duros”, explicó Díaz.

 

Cuando le tocó dar las palabras de bienvenida ante la ausencia del CEO del grupo, Hugo Sigman, el gerente de campos Martín Forrester contó que “la mitad de los toros que no están en el remate, siguen en el campo y son los que usamos todos los años, y que tienen la misma calidad que ustedes van a ver en la subasta. Esos toros dan nuestros terneros, los metemos en el feedlot y vemos qué tipo de línea paterna es mejor y con qué vamos a trabajar. Siempre buscamos animales con buena circunferencia escrotal, que sean carnudos, caminadores, que anden, y que den buenos resultados. Eso buscamos para nosotros y para ustedes”.

 

Probablemente esa política haya sido la que premiaron los productores con sus ofertas. Porque sobre la pista aparecieron toros bien compactos, de buen tamaño y musculatura, pero con la suficiente soltura para desplazarse sin lucir pesados ni excedidos en preparación.

 

Pero también, "tenemos que tener en cuenta que la cabaña fue campeona en  Palermo este año. Está en su mejor momento y viene haciendo las cosas bien desde hace muchísimos años, apoyada por el grupo empresario, que tiene a Biogénesis Bagó, que cuida toda la sanidad, por lo que no vimos ni un animal rengo ni enfermo", agregó Luis Poggio, uno de los agentes que la firma Mondino tiene en la Provincia de San Luis.

 

En efecto, el 2018 volvió a ser un gran año para "Garruchos" en las muestras agropecuarias. La cabaña se quedó con el Gran Campeón Polled Hereford de la Expo Rural, con un ejemplar bautizado como "Bien Pensado". Había participado de la categoría "Dos Años Mayor", con un peso de 955 kilos y 42 centímetros de circunferencia escrotal. El año pasado también habían logrado el mejor toro de la raza y "Los Murmullos" se había consagrado como la cabaña mejor ranqueada. Con las vacas también se lucieron y obtuvieron la Gran Campeona Hembra de la Exposición Nacional Hereford.

 

Por eso, Poggio resaltó que si bien la recesión económica ha influido en la ganadería y en los remates, "no se nota en las subastas en las que la calidad de los animales es superior. Cuando el productor ve el excelente estado y la preparación de la hacienda, se anima a pagar un poco más".

 

De los ocho Aberdeen Angus Puros de Pedigrí (PP) que ofertaron, el precio más alto lo conquistó un hijo de Ñato con 900 kilos de peso y 45 centímetros de circunferencia escrotal. Fue pagado $180.000, y sin duda fue uno de los más codiciados porque era el único colorado de esa categoría. De la raza Hereford solo hubo dos PP y los valores no fueron tan elevados. Uno se pagó a $70.000 y el otro $85.000.

 

Fue en la tanda de los Puros Controlados (PC) donde más se notó la mayor competencia entre los compradores. De los 68 que pisaron la pista, ninguno bajó de los $60.000, hubo picos de $79.000 y una especial atención para aquellos que eran presentados como aptos para vaquillonas por su bajo peso al nacer. El promedio final fue de $67.250.

 

Para anunciar los 19 Puros Registrados (PR), el martillero Roberto Mondino se tomó el tiempo de repasar sus virtudes e incitar a los productores a poner la mirada en una raza que busca reposicionarse ante el avance sostenido de los Angus. “No tengo ninguna duda de que el Hereford va a volver, ya sea para los rodeos puros o para las cruzas. Se están abriendo mercados y necesitamos agrandar los planteles que han quedado chicos, no dejemos pasar la oportunidad”, arengó. Más allá de esa invitación, los precios estuvieron por debajo de la otra variedad, con mínimos de $54.000 y máximos de $60.000.

 

Gustavo Díaz sostuvo que la cabaña valora las virtudes de las dos razas que ofrecen en la provincia, e incluso las otras dos que crían en el norte del país: Braford y Brangus. “Como empresa nos gusta la ganadería y creemos que todas tienen cosas para ofrecer y hay clientes para todos los gustos. Creemos que en la zona el Angus y el Hereford son los animales que más funcionan, pero también es el mercado el que te va marcando para donde ir”, dijo.

 

La venta de toros fue rapidísima, y la entrada de las hembras fue anunciada con un aguacero fugaz pero intenso. Por fortuna, la carpa fue un buen refugio para que los clientes siguieran la subasta sin preocuparse más que por el frío que lograba filtrarse por las aberturas. Desde la comodidad de sus mesas y con la llegada del café y los pastelitos, los compradores vieron pasar una de las categorías destacadas del remate: cuatro terneras Angus Puras de Pedigrí de elite, hijas de Ampado 96, que fue madre de la Gran Campeona de Palermo en 2012 y tiene en su descendencia a las dos grandes campeonas de 2017 y la de la Nacional 2018. Fueron vendidas entre los $110.000 y los $170.000, al nivel de los toros PP.

 

El desfile de hembras siguió con 55 vaquillonas PC con cría a un promedio de $47.965, 78, PC preñadas con un valor medio de $33.590, 104 vaquillonas MAS (Madre Angus Seleccionada) a $31.050, 17 vacas PR Y VIP preñadas a $24.000, entre otras variedades.

 

Fueron valores muy destacados para el mercado de vientres, que siempre resulta una incógnita. Poggio sostuvo que notan que “hay una intención de comprar madres, pero se está pagando bien lo que es de mucha calidad. Hay vaquillonas que se vendieron muy bien, a precios que no son comunes, porque son de una genética superior para usar de madres cabaña o para un campo muy organizado", sostuvo, y admitió que no le sorprendió la cantidad de manos que hubo en el remate: “Lo esperábamos porque es un trabajo que realizamos más de veinte personas, más nuestros patrones y nuestro gerente, que pasamos varios días invitando gente, mostrándoles la hacienda, tentándolos con las condiciones de pago. Además la calidad de "Garruchos" permite que vengan otras cabañas a comprar”.

 

Díaz también valoró el resultado final de la subasta y la velocidad con la que se dieron las ventas. “El contexto económico no es el mejor por la inestabilidad que hay y no se sabe para donde vas las cosas, y climáticamente estamos complicados. Podríamos haber tenido un remate más lento. En cambio, fue muy ágil y estamos muy conformes con los precios de todas las categorías, con sus variaciones lógicas. Y también estamos felices con la gran asistencia que hubo, a pesar de la lluvia", expresó.

 

En su sexta subasta anual, la cabaña "Los Murmullos" demostró una vez más todo su potencial como empresa y su ambición por mejorar aún más un rodeo que ya ha dado muestras cabales de su calidad. Pero también demostró la importancia del trabajo en equipo. "Yo siempre destaco lo que hace el personal del campo, es gente comprometida que anda día tras día detrás de las vacas. Además de la genética que presentamos, eso también me llena de orgullo”, valoró Díaz.

 

Comentá vos tambien...