eldiariodelarepublica.com
Abusos: el fiscal quiere sumar el testimonio de más chicos

Escuchá acá la 90.9

Escuchá acá la 90.9
X

Abusos: el fiscal quiere sumar el testimonio de más chicos

En la Fiscalía esperan las autorizaciones de los papás y los psicólogos para citarlos. Ya tomaron 70 declaraciones.

El expediente de las denuncias por presuntos abusos en el colegio San Buenaventura sigue sumando fojas. En la Fiscalía Nº 1, a cargo de Maximiliano Bazla Cassina, que investiga el caso, están a la espera de las autorizaciones de los padres de los nenes del primer grado "B", donde habrían ocurrido los vejámenes, y de los psicólogos que los entrevistaron para poder citarlos a que realicen Cámara Gesell. En el edificio judicial ya tomaron más de setenta testimonios.

Hasta el momento han realizado las entrevistas a cuatro menores. "Necesitamos que cada papá lo autorice y, a la vez, el psicólogo que está interviniendo que nos confirme que el niño está en condiciones de asistir. Siempre se hace en un ámbito muy cuidado para  no producir mayor perjuicio a la víctima, porque si han pasado una situación traumática y encima uno le insiste o molesta, le puede generar mayor daño psicológico. Por eso, es importante que estén en condiciones de declarar, nosotros nos guiamos por el informe de los profesionales, hay muchos nenes que están siendo tratados por profesionales particulares, ya en diciembre les dijimos a los padres que nos acercaran esos informe para ir viendo cuáles están preparados para declarar", indicó el magistrado.

La cámara Gesell supone una entrevista por parte de una especialista, en un ambiente ameno y que preserve la integridad psíquica del menor. Como no todos responden de igual manera, los investigadores apuntan a respetar los tiempos individuales de los pequeños. "Lo cierto es que cada nene tiene su tiempo para poder contar, declarar y vivenciar los hechos, por eso esperamos las autorizaciones y los informes que avalen su condición, y así podamos avanzar en ese sentido", remarcó Bazla Cassina.

Desde que fue realizada la denuncia, en diciembre del año pasado, hasta la fecha han tomado más de setenta declaratorias. El fiscal sostuvo que siguen con las tareas de investigación que incluyen más testimoniales y la recolección de distintas pruebas o indicios. "Seguimos relacionando para poder llegar a la verdad real de los hechos. Siempre es fundamental contar con la declaración de los menores porque lo que haya pasado fue dentro del aula y los que lo han visto son ellos, por eso necesitamos la declaración de los pequeños, aunque no sea necesariamente como víctimas sino como testigos", aclaró.

De las últimas medidas ordenadas por el Juzgado, la más resonante fue el allanamiento al domicilio de un profesor de catequesis hace poco más de una semana, que se desprendió después la ampliación de declaratoria de uno de los testigos. De acuerdo a los datos proporcionados por la abogada defensora de una de las víctimas, Micaela Eguinoa, la policía secuestró 23 celulares, computadoras, DVDs, CDs, notebooks, entre otros elementos informáticos, que fueron remitidos a la sala de Delitos Complejos, en San Luis Capital, y que, una vez peritados, serán sumados al caso. 

"Se ha avanzado mucho, hay cuestiones que no se pueden hacer públicas pero hemos trabajado mucho en el expediente. Hay bastantes pruebas, falta determinar cuestiones relacionadas a la Cámara Gesell, pedimos informes a todos los psicólogos que han intervenido directa o indirectamente. En enero mucha gente estuvo de vacaciones lo que provocó que la información nos llegue más tarde. Si fuera otro delito o un abuso con mayores, los tiempos cambian porque no necesitamos la precaución que debemos tener cuando las víctimas tienen 6 años. No podemos actuar de forma tal que les causemos más perjuicio que lo que hayan sufrido", indicó.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Un ministro de la Justicia, con los padres

El ministro del Superior Tribunal de Justicia (STJ), Carlos Cobo llamó y se reunió ayer por la mañana con varios de los padres de los nenes del primer grado "B". Es el segundo encuentro que mantienen, ya que el primero se realizó en diciembre pasado junto con la presidenta del STJ, Lilia Novillo.

Ayer, también estuvo el fiscal Bazla Cassina que dio a conocer las medidas que habían solicitado y el estado actual del expediente. 

Abusos: el fiscal quiere sumar el testimonio de más chicos

En la Fiscalía esperan las autorizaciones de los papás y los psicólogos para citarlos. Ya tomaron 70 declaraciones.

En la Justicia. Hay informes psicológicos de los menores, testimoniales y falta que arriben las pericias de los elementos secuestrados. Foto: El Diario.

El expediente de las denuncias por presuntos abusos en el colegio San Buenaventura sigue sumando fojas. En la Fiscalía Nº 1, a cargo de Maximiliano Bazla Cassina, que investiga el caso, están a la espera de las autorizaciones de los padres de los nenes del primer grado "B", donde habrían ocurrido los vejámenes, y de los psicólogos que los entrevistaron para poder citarlos a que realicen Cámara Gesell. En el edificio judicial ya tomaron más de setenta testimonios.

Hasta el momento han realizado las entrevistas a cuatro menores. "Necesitamos que cada papá lo autorice y, a la vez, el psicólogo que está interviniendo que nos confirme que el niño está en condiciones de asistir. Siempre se hace en un ámbito muy cuidado para  no producir mayor perjuicio a la víctima, porque si han pasado una situación traumática y encima uno le insiste o molesta, le puede generar mayor daño psicológico. Por eso, es importante que estén en condiciones de declarar, nosotros nos guiamos por el informe de los profesionales, hay muchos nenes que están siendo tratados por profesionales particulares, ya en diciembre les dijimos a los padres que nos acercaran esos informe para ir viendo cuáles están preparados para declarar", indicó el magistrado.

La cámara Gesell supone una entrevista por parte de una especialista, en un ambiente ameno y que preserve la integridad psíquica del menor. Como no todos responden de igual manera, los investigadores apuntan a respetar los tiempos individuales de los pequeños. "Lo cierto es que cada nene tiene su tiempo para poder contar, declarar y vivenciar los hechos, por eso esperamos las autorizaciones y los informes que avalen su condición, y así podamos avanzar en ese sentido", remarcó Bazla Cassina.

Desde que fue realizada la denuncia, en diciembre del año pasado, hasta la fecha han tomado más de setenta declaratorias. El fiscal sostuvo que siguen con las tareas de investigación que incluyen más testimoniales y la recolección de distintas pruebas o indicios. "Seguimos relacionando para poder llegar a la verdad real de los hechos. Siempre es fundamental contar con la declaración de los menores porque lo que haya pasado fue dentro del aula y los que lo han visto son ellos, por eso necesitamos la declaración de los pequeños, aunque no sea necesariamente como víctimas sino como testigos", aclaró.

De las últimas medidas ordenadas por el Juzgado, la más resonante fue el allanamiento al domicilio de un profesor de catequesis hace poco más de una semana, que se desprendió después la ampliación de declaratoria de uno de los testigos. De acuerdo a los datos proporcionados por la abogada defensora de una de las víctimas, Micaela Eguinoa, la policía secuestró 23 celulares, computadoras, DVDs, CDs, notebooks, entre otros elementos informáticos, que fueron remitidos a la sala de Delitos Complejos, en San Luis Capital, y que, una vez peritados, serán sumados al caso. 

"Se ha avanzado mucho, hay cuestiones que no se pueden hacer públicas pero hemos trabajado mucho en el expediente. Hay bastantes pruebas, falta determinar cuestiones relacionadas a la Cámara Gesell, pedimos informes a todos los psicólogos que han intervenido directa o indirectamente. En enero mucha gente estuvo de vacaciones lo que provocó que la información nos llegue más tarde. Si fuera otro delito o un abuso con mayores, los tiempos cambian porque no necesitamos la precaución que debemos tener cuando las víctimas tienen 6 años. No podemos actuar de forma tal que les causemos más perjuicio que lo que hayan sufrido", indicó.

Logín