eldiariodelarepublica.com
Mujeres audaces: tres amigas unidas por la fotografía

Escuchá acá la 90.9

Escuchá acá la 90.9
X

Mujeres audaces: tres amigas unidas por la fotografía

Johnny Díaz

Son especialistas en carreras de montaña y caminatas por senderos serranos. Derrochan buena onda. Son sanluiseñas y madres deportistas. Ya viajaron a Perú, Ecuador y Colombia.

Intrépidas, heroínas, bravas, apasionadas, osadas y valientes. Estos y muchos más calificativos le caben a estas tres mujeres fotógrafas viajeras incansables, apasionadas por la naturaleza y por la aventura. Verdaderas  bohemias que han hecho de su hobby un medio de vida.

Karina Franzi, Leticia Valarolo y María José Guzzo son además, mamás, amas de casa, trabajadoras y amantes del trail-running (carrera de montaña), trekking (caminata por senderos) y toda actividad relacionada con el montañismo tan de moda en el mundo entero.

Karina Franzi es quien en principio lleva la voz cantante del grupo. Por ella se creó 3AF (Tres Amigas Fotógrafas), pero vale una aclaración dicen a coro: "Nosotras somos fotógrafas especializadas en deportes de montaña", lo que no es poco.

Para que se conozca la actividad que cumplen las tres fotógrafas, Karina cuenta una breve historia de cómo nació la idea y después cómo se formó el grupo. "Estaba haciendo fotos en el trail de La Carolina, ahí un conocido fotógrafo de montañismo, Diego Mileski, me invitó a sumar mi trabajo. A la vez me indicaba la necesidad de armar un equipo en San Luis para que se conociera la actividad deportiva a través de las fotografías en todo el país. Como conocía a Majo (María José) y a Leti (Leticia) por su responsabilidad y la calidad de sus trabajos, hablé con ellas y acá estamos. A las tres nos une una pasión: la fotografía, las carreras de montaña, las caminatas y el atletismo. Así surgió todo, como de la nada", dice simplemente.

Karina agrega que no tenían mucha experiencia en ese tipo de  fotografías, pero que fueron sumando experiencia con participación en carreras cortas y vivencias propias. Valarolo hacía mucha fotografía en los campeonatos de enduro. María José se muestra como más detallista y paisajista, en cambio Karina trabajó y publicó fotos en diferentes medios de prensa y en el club Inti Anti, del que es activa participante, pero su verdadera profesión es farmacéutica.

"Tuvimos varias intervenciones en pruebas de running y de trekking , todas carreras cortas, lo que nos permitió sumar conocimientos y mejorar nuestras técnicas", señalaron a coro. Ésa fue la manera inicial de estas tres amigas fotógrafas, ¿intrépidas?, ¿audaces?, ¿valientes? Una incógnita, pero ellas siempre están y suman.

Las tres tienen importantes trabajos realizados como participantes o fotógrafas o ambas cosas, lo que motiva la pregunta del financiamiento en este tipo de trabajos. María José dice que muchas veces cambian su trabajo por estadía, pasajes y viáticos, como en el Amanecer del Comechingón, o el trail de Fiambalá en Catamarca o los trail internacionales de Perú, Ecuador o Colombia, "donde el trato es diferente, nos llega por invitación, lo que es un orgullo para nosotras".

El tiempo sirvió para que las tres fueran aprendiendo diferentes técnicas hasta que impensadamente apareció el primer viaje al extranjero. Serían partícipes del Trail Machu Picchu, con un recorrido de más de 100 kilómetros.

"De San Luis fuimos Karina y yo, Leticia llegó de Europa, donde estaba de vacaciones con su familia, nosotros la habíamos inscripto con mucha anterioridad. Fue una muy buena e inolvidable experiencia y una verdadera prueba de fuego para las tres. Volvimos encantadas por lo que conocimos y por lo que hicimos, dejamos bien sentado de que no fuimos a pasear, nuestro trabajo fue muy valorado, nos sirvió para que nos invitaran a Colombia a través de un colega ecuatoriano". "Lamentablemente fui sola, los compromisos de Karina y Leticia no permitieron esta vez que estuviéramos juntas", sostiene María José.

Hasta que en abril llegó una invitación para participar del  primer festival de trail running de Latinoamérica, el Petzl Trail Plus en Baños de Aguas Santas, provincia de Tungurahua, Ecuador, que se haría el 4, 5 y 6 de mayo. Karina Franzi fue como participante activa y Majo y Leticia como fotógrafas. Allá se encontraron con la sanluiseña Sandra Guiñazú, que posteriormente logró el primer puesto en su categoría. Las anécdotas van y vienen sobre la mesa de trabajo que expone una serie de fotografías -todo material del grupo 3AF- que muestran color, técnica y buen gusto.

Leticia dice que participó en Chile de una prueba en Viña del  Mar con distancias de 10 kilómetros, y que sumó puntos en el Amanecer del Comechingón, que es algo maravilloso para fotografiar.

Karina agrega que son ahorrativas en todo sentido, porque muchas veces los pasajes son gastos personales y siempre lo hacen en representación de San Luis Argentina 3AF, un sello que ya las distingue en el mundo de este deporte.

Leticia cuenta su amarga experiencia en ese trail cuando fue literalmente abandonada en medio del circuito, donde caminó más de 63 kilómetros en unas 15 horas.

La mecánica dental que vive en Potrero de los Funes dice que cuando fue al trail de Perú, inexplicablemente fue olvidada por los organizadores de la prueba. "Fueron levantando los puestos y se olvidaron de nosotros, no pasaron a buscarnos, fue inexplicable y terrible, me encontré con un ecuatoriano y juntos pasamos la noche en medio de la nada, la verdad, no se lo deseo a nadie. Para colmo nadie de la organización nos dio una explicación", asegura.

"Recuerdo que nos encontramos con una Chaman que estaba pidiéndole permiso a la Pachamama para subir. Yo, que siempre llevo una pequeña petaca de coñac al café, le ofrecí para ganar confianza y él con mucha desconfianza bebió un sorbo mientras hacia su ritual".

María José agrega: "Ese día largaron a las doce de la noche, y nosotras ya estábamos en el circuito, en medio de la nada. Para soportar el frío nos tapamos con un poncho, solo nos quedaba esperar. Fue tremendo. Nada resulto fácil en ese trail".

Majo fue abandonada en las cercanías de la Laguna de Humantay, pero ella tuvo la suerte de encontrarse con otro fotógrafo y juntos fueron trasladados unos 70 kilómetros hasta el puesto de la organización por un ingeniero que andaba por la zona.

Dicen que el trabajo que desarrollan parece ser fácil de cumplir pero no es así, se necesita mucha paciencia y perseverancia. "Muchas veces estamos horas en profundo silencio, esperando el paso del corredor. Pasás frío, hambre, sed y sufrís el calor y las intensas lluvias como nadie porque estás esperando. Esa espera sirve para reflexionar y pensar, en mi caso, en mi hijo Bruno de 11 años que está siempre expectante de mi trabajo", detalla Leticia.

"Todo fue diferente en Perú, donde nos encontramos con una excelente organización, preocupados para que no faltara nada y a los corredores los trataban como reyes, porque ellos son los verdaderos protagonistas de la prueba", añade Leticia.

Hablan a coro y la pasión las desborda, muestran cientos de fotos, una mejor que otra, Karina sueña con seguir sumando experiencia y dice que se encuentra altamente preparada para ello. María José promete continuar trabajando hasta donde pueda y sus obligaciones maternales se lo permiten. Leticia sueña con sumar experiencia y algún día tener un premio por ser la mejor fotógrafa.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Mujeres audaces: tres amigas unidas por la fotografía

Son especialistas en carreras de montaña y caminatas por senderos serranos. Derrochan buena onda. Son sanluiseñas y madres deportistas. Ya viajaron a Perú, Ecuador y Colombia.

Tres mujeres audaces. María José Guzzo, Karina Franzi y Leticia Valarolo son tres fotógrafas profesionales que muestran el trabajo que hacen en las carreras de montaña o caminatas por senderos.

Intrépidas, heroínas, bravas, apasionadas, osadas y valientes. Estos y muchos más calificativos le caben a estas tres mujeres fotógrafas viajeras incansables, apasionadas por la naturaleza y por la aventura. Verdaderas  bohemias que han hecho de su hobby un medio de vida.

Karina Franzi, Leticia Valarolo y María José Guzzo son además, mamás, amas de casa, trabajadoras y amantes del trail-running (carrera de montaña), trekking (caminata por senderos) y toda actividad relacionada con el montañismo tan de moda en el mundo entero.

Karina Franzi es quien en principio lleva la voz cantante del grupo. Por ella se creó 3AF (Tres Amigas Fotógrafas), pero vale una aclaración dicen a coro: "Nosotras somos fotógrafas especializadas en deportes de montaña", lo que no es poco.

Para que se conozca la actividad que cumplen las tres fotógrafas, Karina cuenta una breve historia de cómo nació la idea y después cómo se formó el grupo. "Estaba haciendo fotos en el trail de La Carolina, ahí un conocido fotógrafo de montañismo, Diego Mileski, me invitó a sumar mi trabajo. A la vez me indicaba la necesidad de armar un equipo en San Luis para que se conociera la actividad deportiva a través de las fotografías en todo el país. Como conocía a Majo (María José) y a Leti (Leticia) por su responsabilidad y la calidad de sus trabajos, hablé con ellas y acá estamos. A las tres nos une una pasión: la fotografía, las carreras de montaña, las caminatas y el atletismo. Así surgió todo, como de la nada", dice simplemente.

Karina agrega que no tenían mucha experiencia en ese tipo de  fotografías, pero que fueron sumando experiencia con participación en carreras cortas y vivencias propias. Valarolo hacía mucha fotografía en los campeonatos de enduro. María José se muestra como más detallista y paisajista, en cambio Karina trabajó y publicó fotos en diferentes medios de prensa y en el club Inti Anti, del que es activa participante, pero su verdadera profesión es farmacéutica.

"Tuvimos varias intervenciones en pruebas de running y de trekking , todas carreras cortas, lo que nos permitió sumar conocimientos y mejorar nuestras técnicas", señalaron a coro. Ésa fue la manera inicial de estas tres amigas fotógrafas, ¿intrépidas?, ¿audaces?, ¿valientes? Una incógnita, pero ellas siempre están y suman.

Las tres tienen importantes trabajos realizados como participantes o fotógrafas o ambas cosas, lo que motiva la pregunta del financiamiento en este tipo de trabajos. María José dice que muchas veces cambian su trabajo por estadía, pasajes y viáticos, como en el Amanecer del Comechingón, o el trail de Fiambalá en Catamarca o los trail internacionales de Perú, Ecuador o Colombia, "donde el trato es diferente, nos llega por invitación, lo que es un orgullo para nosotras".

El tiempo sirvió para que las tres fueran aprendiendo diferentes técnicas hasta que impensadamente apareció el primer viaje al extranjero. Serían partícipes del Trail Machu Picchu, con un recorrido de más de 100 kilómetros.

"De San Luis fuimos Karina y yo, Leticia llegó de Europa, donde estaba de vacaciones con su familia, nosotros la habíamos inscripto con mucha anterioridad. Fue una muy buena e inolvidable experiencia y una verdadera prueba de fuego para las tres. Volvimos encantadas por lo que conocimos y por lo que hicimos, dejamos bien sentado de que no fuimos a pasear, nuestro trabajo fue muy valorado, nos sirvió para que nos invitaran a Colombia a través de un colega ecuatoriano". "Lamentablemente fui sola, los compromisos de Karina y Leticia no permitieron esta vez que estuviéramos juntas", sostiene María José.

Hasta que en abril llegó una invitación para participar del  primer festival de trail running de Latinoamérica, el Petzl Trail Plus en Baños de Aguas Santas, provincia de Tungurahua, Ecuador, que se haría el 4, 5 y 6 de mayo. Karina Franzi fue como participante activa y Majo y Leticia como fotógrafas. Allá se encontraron con la sanluiseña Sandra Guiñazú, que posteriormente logró el primer puesto en su categoría. Las anécdotas van y vienen sobre la mesa de trabajo que expone una serie de fotografías -todo material del grupo 3AF- que muestran color, técnica y buen gusto.

Leticia dice que participó en Chile de una prueba en Viña del  Mar con distancias de 10 kilómetros, y que sumó puntos en el Amanecer del Comechingón, que es algo maravilloso para fotografiar.

Karina agrega que son ahorrativas en todo sentido, porque muchas veces los pasajes son gastos personales y siempre lo hacen en representación de San Luis Argentina 3AF, un sello que ya las distingue en el mundo de este deporte.

Leticia cuenta su amarga experiencia en ese trail cuando fue literalmente abandonada en medio del circuito, donde caminó más de 63 kilómetros en unas 15 horas.

La mecánica dental que vive en Potrero de los Funes dice que cuando fue al trail de Perú, inexplicablemente fue olvidada por los organizadores de la prueba. "Fueron levantando los puestos y se olvidaron de nosotros, no pasaron a buscarnos, fue inexplicable y terrible, me encontré con un ecuatoriano y juntos pasamos la noche en medio de la nada, la verdad, no se lo deseo a nadie. Para colmo nadie de la organización nos dio una explicación", asegura.

"Recuerdo que nos encontramos con una Chaman que estaba pidiéndole permiso a la Pachamama para subir. Yo, que siempre llevo una pequeña petaca de coñac al café, le ofrecí para ganar confianza y él con mucha desconfianza bebió un sorbo mientras hacia su ritual".

María José agrega: "Ese día largaron a las doce de la noche, y nosotras ya estábamos en el circuito, en medio de la nada. Para soportar el frío nos tapamos con un poncho, solo nos quedaba esperar. Fue tremendo. Nada resulto fácil en ese trail".

Majo fue abandonada en las cercanías de la Laguna de Humantay, pero ella tuvo la suerte de encontrarse con otro fotógrafo y juntos fueron trasladados unos 70 kilómetros hasta el puesto de la organización por un ingeniero que andaba por la zona.

Dicen que el trabajo que desarrollan parece ser fácil de cumplir pero no es así, se necesita mucha paciencia y perseverancia. "Muchas veces estamos horas en profundo silencio, esperando el paso del corredor. Pasás frío, hambre, sed y sufrís el calor y las intensas lluvias como nadie porque estás esperando. Esa espera sirve para reflexionar y pensar, en mi caso, en mi hijo Bruno de 11 años que está siempre expectante de mi trabajo", detalla Leticia.

"Todo fue diferente en Perú, donde nos encontramos con una excelente organización, preocupados para que no faltara nada y a los corredores los trataban como reyes, porque ellos son los verdaderos protagonistas de la prueba", añade Leticia.

Hablan a coro y la pasión las desborda, muestran cientos de fotos, una mejor que otra, Karina sueña con seguir sumando experiencia y dice que se encuentra altamente preparada para ello. María José promete continuar trabajando hasta donde pueda y sus obligaciones maternales se lo permiten. Leticia sueña con sumar experiencia y algún día tener un premio por ser la mejor fotógrafa.

Logín