eldiariodelarepublica.com
La Mississippi: una banda caliente que prendió fuego a la noche

Escuchá acá la 90.9
X

La Mississippi: una banda caliente que prendió fuego a la noche

Ángel Altavilla

La banda blusera gira por el país y en San Luis celebró parte del rito de cumplir 30 años en la escena.

Con la esencia intacta, el ímpetu renovado y el espíritu cargado de canciones, “La Mississippi” volvió a San Luis para continuar la gira homenaje a sus 30 años en la escena, más vivos que nunca.

Desde un costado, y con la impaciencia moderada de los fanáticos, el grupo ingresó al escenario de All Right para desplegar toda su experiencia blusera.

“Treinta años con la misma formación y seguimos”, dijo al aire Ricardo Tapia, tapado de aplausos. El cantante confirmó que está orgulloso del gran momento que viven, entre giras, shows, canciones nuevas y exhibiciones con memorabilia íntima de la banda.

Con el primer tema, “Matadero” Tapia usó el slide, que dejó descansar hasta bien entrado el show. “¿Cómo estamos?” preguntó antes de “Búfalo”, que empezó desatado como animal descarriado.

En un ambiente separado por los tranquilos y reservados (que estaban en el sector trasero), entre mesas y sillas altas, la diferencia la hacían los agitadores que llegaban hacia adelante y buscaban participación con ellos.

“Este tema, en tiempos tan difíciles, ayuda”, dijo Tapia al presentar “San Cayetano”.

“La 99” bajó del escenario a la popular. Apóstoles del género, observaron cada movimiento en escena de sus influencias directas.

En la prueba de sonido, Tapia los escuchó y se acercó a saludarlos. La fascinación del músico hacia sus pares puntanos nació a principios de año, cuando la banda fue telonera de “La Missi” y los maestros decidieron llamarlos nuevamente para que abrieran este show.

Un punto a favor del combo puntano es la composición de temas propios, y entre ellos sonaron “Sin poder olvidarte”, “Sólo quieres volar”, “Melancoholic blues”, “Septiembre” y “A la vuelta de la esquina”, con el que se despidieron. Esa canción también le dará título a su primer disco.

También hubo otros músicos puntanos presentes en la velada, desde rockeros a metaleros, poperos y melódicos se dieron cita con los embajadores del blues nacional.

“Hay días que te levantás bien, otros que no te levantás, y otros que… ay Dios!” comentó gracioso antes de “Odioso”, y entre el público, además de cantantes de ocasión, hubo emuladores de pose guitarrera, que tocaban en el aire sobre mástiles invisibles.

“Con este tema no te quiero cerca, hay que mover el culo porque hay que agitar”, anunció el vocalista para que los chicos saltaran y poguearan, y las chicas se subieran a hombros de algunos valientes (aunque no está permitido en el local) para que el clásico de “Pescado Rabioso”, “Post crucifixión” sonara en un descontrol general que estuvo adecuado con un solo órgano Hammond.

Con la lista de temas sus pies -encintada para no moverse pero que sufrió los embates de sus pisadas- y la armónica en los labios, el cantante emuló a un tren, que dio paso a “Café Madrid”, y que al reconocerla, generó en el auditorio los cantos populares para sostenerla durante su duración.

Antes del fin, sonó un tema con trascendencia futura. “Reserva Especial” tiene varios y profundos significados para el combo de música negra argentina, es como se llama la gira, la canción y la muestra que celebra los 30 años de trayectoria del grupo blusero, que se mostrará en La Trastienda bonaerense, y saldrá de manera itinerante por el país. San Luis está entre las opciones a mostrarla.

Toda esta experiencia se resume en el título de la gira, nuevo tema y slogan de la actualidad.

Al final, “Un trago” agitó la noche hasta acabar.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

La Mississippi: una banda caliente que prendió fuego a la noche

La banda blusera gira por el país y en San Luis celebró parte del rito de cumplir 30 años en la escena.

Canchero y entregado. Tapia disfrutó de la cercanía de la gente, con la que festejó sus canciones. Foto: Ángel Altavilla.

Con la esencia intacta, el ímpetu renovado y el espíritu cargado de canciones, “La Mississippi” volvió a San Luis para continuar la gira homenaje a sus 30 años en la escena, más vivos que nunca.

Desde un costado, y con la impaciencia moderada de los fanáticos, el grupo ingresó al escenario de All Right para desplegar toda su experiencia blusera.

“Treinta años con la misma formación y seguimos”, dijo al aire Ricardo Tapia, tapado de aplausos. El cantante confirmó que está orgulloso del gran momento que viven, entre giras, shows, canciones nuevas y exhibiciones con memorabilia íntima de la banda.

Con el primer tema, “Matadero” Tapia usó el slide, que dejó descansar hasta bien entrado el show. “¿Cómo estamos?” preguntó antes de “Búfalo”, que empezó desatado como animal descarriado.

En un ambiente separado por los tranquilos y reservados (que estaban en el sector trasero), entre mesas y sillas altas, la diferencia la hacían los agitadores que llegaban hacia adelante y buscaban participación con ellos.

“Este tema, en tiempos tan difíciles, ayuda”, dijo Tapia al presentar “San Cayetano”.

“La 99” bajó del escenario a la popular. Apóstoles del género, observaron cada movimiento en escena de sus influencias directas.

En la prueba de sonido, Tapia los escuchó y se acercó a saludarlos. La fascinación del músico hacia sus pares puntanos nació a principios de año, cuando la banda fue telonera de “La Missi” y los maestros decidieron llamarlos nuevamente para que abrieran este show.

Un punto a favor del combo puntano es la composición de temas propios, y entre ellos sonaron “Sin poder olvidarte”, “Sólo quieres volar”, “Melancoholic blues”, “Septiembre” y “A la vuelta de la esquina”, con el que se despidieron. Esa canción también le dará título a su primer disco.

También hubo otros músicos puntanos presentes en la velada, desde rockeros a metaleros, poperos y melódicos se dieron cita con los embajadores del blues nacional.

“Hay días que te levantás bien, otros que no te levantás, y otros que… ay Dios!” comentó gracioso antes de “Odioso”, y entre el público, además de cantantes de ocasión, hubo emuladores de pose guitarrera, que tocaban en el aire sobre mástiles invisibles.

“Con este tema no te quiero cerca, hay que mover el culo porque hay que agitar”, anunció el vocalista para que los chicos saltaran y poguearan, y las chicas se subieran a hombros de algunos valientes (aunque no está permitido en el local) para que el clásico de “Pescado Rabioso”, “Post crucifixión” sonara en un descontrol general que estuvo adecuado con un solo órgano Hammond.

Con la lista de temas sus pies -encintada para no moverse pero que sufrió los embates de sus pisadas- y la armónica en los labios, el cantante emuló a un tren, que dio paso a “Café Madrid”, y que al reconocerla, generó en el auditorio los cantos populares para sostenerla durante su duración.

Antes del fin, sonó un tema con trascendencia futura. “Reserva Especial” tiene varios y profundos significados para el combo de música negra argentina, es como se llama la gira, la canción y la muestra que celebra los 30 años de trayectoria del grupo blusero, que se mostrará en La Trastienda bonaerense, y saldrá de manera itinerante por el país. San Luis está entre las opciones a mostrarla.

Toda esta experiencia se resume en el título de la gira, nuevo tema y slogan de la actualidad.

Al final, “Un trago” agitó la noche hasta acabar.

Logín