Escuchá acá la 90.9
X

Panaderos advierten que el precio del pan no tiene techo

La harina subió cerca del 83% hace 15 días, y las panaderías aseguran que atraviesan una "grave crisis" porque no pudieron trasladar todo el aumento a sus productos.

Algunos lo hicieron hace pocos días y otros arrancaron esta semana, mientras, llegaron a la conclusión de que el aumento del pan se incorporó tarde y sus ganancias siguen marcha atrás. Para los propietarios de las panaderías, el brusco incremento de la bolsa de harina (que fue del ochenta y tres por ciento, aproximadamente) los ubicó en la plataforma de la crisis y aseguran que el producto podría seguir escalando en valor. Por ahora, la Cámara de Panaderos propuso que el costo mínimo para la venta del principal consumo sea de cuarenta y cinco pesos en adelante.

“Generalmente en esta época del año se suele complicar un poco debido a la escasez del trigo, pero esta vez con la disparada del dólar y la apertura de las exportaciones, los molinos pusieron todo en la misma balanza y por eso el aumento fue muy duro”, manifestó Miguel Colell, propietario de la panadería “Camuatí”. El hombre comentó que hace menos de un mes realizó una compra y la bolsa de cincuenta kilos le costó seiscientos pesos, mientras que en el siguiente encargue la debió pagar a mil cien. “Si la cifra hubiera sido del diez o veinte por ciento, como estamos acostumbrados, uno lo puede manejar, pero ante semejante aumento —teniendo en cuenta los tiempos que corren— se nos hace insostenible atravesar esto”, advirtió.

Mediante un recorrido realizado por El Diario por algunos comercios, se pudo determinar que el aumento que han incorporado en el pan apenas alcanzó el cincuenta por ciento del que tuvo la materia prima fundamental. En algunos lados saltó desde treinta y tres a cuarenta y ocho pesos el kilo, mientras que en otros el incremento varió de cuarenta a sesenta.

Sin embargo, los comerciantes aclararon que en lo que más se vieron comprometidos a modificar el costo para el público fue en el pan, por ser el que más cantidad de esa materia prima demanda en su producción. Mientras que en el resto de los productos, que se ubican en el segundo escalón de ventas (como facturas, rasquetas y bizcochos) el adicional fue del quince y veinte por ciento, dependiendo del tipo de harina que utiliza cada comercio.

“A menos del valor mínimo es imposible sostenerse, teniendo en cuenta que hay que sumar otros gastos, como el aumento de las tarifas de gas y electricidad que también fue paralelo, el sueldo de los empleados y las cargas sociales”, explicó Claudio Daniele, dueño de “Secretos y Sabores”, quien lamentó tener que reducir el número de empleados para no tener que llegar a cerrar el local. El comerciante aseguró que sus clientes no tomaron mal el aumento ya que entienden la situación económica por la que está atravesando el país. “No hemos tenido ninguna queja, la gente entiende que en todos lados pasa lo mismo, y eso que todavía el precio del pan no alcanzó la cifra que realmente debería tener”, destacó.

El presidente de la Cámara de Panaderos de la ciudad, Maximiliano Viale, informó que las panaderías que cumplen con la habilitación correspondiente están en una posición “delicada” tratando de sostenerse y acomodarse a este nuevo golpe financiero. “Es una lástima saber que nuestros colegas se están fundiendo, en este mes ya tuvimos cuatro bajas debido a este problema", lamentó el representante, quien sostuvo que los panaderos están pasando por una "grave crisis". "Tampoco podemos trasladar todo el aumento a los productos. Desde la organización acordamos respetar una ganancia del treinta por ciento y lamentablemente no la estamos obteniendo, pero tampoco vamos a abusar del consumidor”, declaró Viale, que luego adelantó que esperan un nuevo aumento en los servicios y eso les traerá más complicaciones.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Panaderos advierten que el precio del pan no tiene techo

La harina subió cerca del 83% hace 15 días, y las panaderías aseguran que atraviesan una "grave crisis" porque no pudieron trasladar todo el aumento a sus productos.

Por las nubes. Aseguran que el costo de la materia prima "se pudo controlar" hasta el 2015. Foto: Archivo.

Algunos lo hicieron hace pocos días y otros arrancaron esta semana, mientras, llegaron a la conclusión de que el aumento del pan se incorporó tarde y sus ganancias siguen marcha atrás. Para los propietarios de las panaderías, el brusco incremento de la bolsa de harina (que fue del ochenta y tres por ciento, aproximadamente) los ubicó en la plataforma de la crisis y aseguran que el producto podría seguir escalando en valor. Por ahora, la Cámara de Panaderos propuso que el costo mínimo para la venta del principal consumo sea de cuarenta y cinco pesos en adelante.

“Generalmente en esta época del año se suele complicar un poco debido a la escasez del trigo, pero esta vez con la disparada del dólar y la apertura de las exportaciones, los molinos pusieron todo en la misma balanza y por eso el aumento fue muy duro”, manifestó Miguel Colell, propietario de la panadería “Camuatí”. El hombre comentó que hace menos de un mes realizó una compra y la bolsa de cincuenta kilos le costó seiscientos pesos, mientras que en el siguiente encargue la debió pagar a mil cien. “Si la cifra hubiera sido del diez o veinte por ciento, como estamos acostumbrados, uno lo puede manejar, pero ante semejante aumento —teniendo en cuenta los tiempos que corren— se nos hace insostenible atravesar esto”, advirtió.

Mediante un recorrido realizado por El Diario por algunos comercios, se pudo determinar que el aumento que han incorporado en el pan apenas alcanzó el cincuenta por ciento del que tuvo la materia prima fundamental. En algunos lados saltó desde treinta y tres a cuarenta y ocho pesos el kilo, mientras que en otros el incremento varió de cuarenta a sesenta.

Sin embargo, los comerciantes aclararon que en lo que más se vieron comprometidos a modificar el costo para el público fue en el pan, por ser el que más cantidad de esa materia prima demanda en su producción. Mientras que en el resto de los productos, que se ubican en el segundo escalón de ventas (como facturas, rasquetas y bizcochos) el adicional fue del quince y veinte por ciento, dependiendo del tipo de harina que utiliza cada comercio.

“A menos del valor mínimo es imposible sostenerse, teniendo en cuenta que hay que sumar otros gastos, como el aumento de las tarifas de gas y electricidad que también fue paralelo, el sueldo de los empleados y las cargas sociales”, explicó Claudio Daniele, dueño de “Secretos y Sabores”, quien lamentó tener que reducir el número de empleados para no tener que llegar a cerrar el local. El comerciante aseguró que sus clientes no tomaron mal el aumento ya que entienden la situación económica por la que está atravesando el país. “No hemos tenido ninguna queja, la gente entiende que en todos lados pasa lo mismo, y eso que todavía el precio del pan no alcanzó la cifra que realmente debería tener”, destacó.

El presidente de la Cámara de Panaderos de la ciudad, Maximiliano Viale, informó que las panaderías que cumplen con la habilitación correspondiente están en una posición “delicada” tratando de sostenerse y acomodarse a este nuevo golpe financiero. “Es una lástima saber que nuestros colegas se están fundiendo, en este mes ya tuvimos cuatro bajas debido a este problema", lamentó el representante, quien sostuvo que los panaderos están pasando por una "grave crisis". "Tampoco podemos trasladar todo el aumento a los productos. Desde la organización acordamos respetar una ganancia del treinta por ciento y lamentablemente no la estamos obteniendo, pero tampoco vamos a abusar del consumidor”, declaró Viale, que luego adelantó que esperan un nuevo aumento en los servicios y eso les traerá más complicaciones.

Logín