Escuchá acá la 90.9

Escuchá acá la 90.9
X

El arte de lo posible

Macri y el beso a su cenicienta.

Lunes. Plaza Independencia. San Miguel de Tucumán. En un acto que es parte de su campaña “Sí se puede”, que aspira a llevar a treinta ciudades en treinta días, el presidente Mauricio Macri habla frente a una multitud tratando de convencerla de que lo mejor para la Argentina es su reelección. Y en medio de la euforia proselitista, ocurre lo impensado. Más allá de que “la política es el arte de lo posible”.

Alguien le señala al mandatario a una mujer en las primeras filas. “Está cumpliendo años”, le dicen. A la caza de los dos millones de votos que le faltan para soñar con un balotaje contra Alberto Fernández, Macri pide que la suban al escenario.

La mujer es Manuela Ledesma, una tucumana que está festejando sus 72 años allí, en un acto político. En la travesía hasta quedar al lado del candidato, pierde un zapato. Hasta acá, nada que no se haya visto en un acto político argentino. O mundial. Pero lo “mejor” está por venir.

En ese momento se lo escucha decir al Presidente: “Agárrenla”. Acto seguido, una nueva orden: “Dame la pata”. Y entonces sí: el candidato a la reelección le besa el pie desnudo a Manuela, que estalla de emoción. Al igual que los simpatizantes de Cambiemos en esa plaza Independencia tucumana.
“¡Encontré a mi Cenicienta!”, vocifera Macri. El público aplaude y ovaciona.

Un capítulo más del “arte de lo posible” ha quedado plasmado ante las cámaras de la TV, y servirá de alimento a la industria de los memes por mucho tiempo. Un grotesco intento de ganar votos a costa de lo que sea, también.
 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

El arte de lo posible

Macri y el beso a su cenicienta.

Todo vale. Macri no sabe qué hacer para revertir las PASO. 

Lunes. Plaza Independencia. San Miguel de Tucumán. En un acto que es parte de su campaña “Sí se puede”, que aspira a llevar a treinta ciudades en treinta días, el presidente Mauricio Macri habla frente a una multitud tratando de convencerla de que lo mejor para la Argentina es su reelección. Y en medio de la euforia proselitista, ocurre lo impensado. Más allá de que “la política es el arte de lo posible”.

Alguien le señala al mandatario a una mujer en las primeras filas. “Está cumpliendo años”, le dicen. A la caza de los dos millones de votos que le faltan para soñar con un balotaje contra Alberto Fernández, Macri pide que la suban al escenario.

La mujer es Manuela Ledesma, una tucumana que está festejando sus 72 años allí, en un acto político. En la travesía hasta quedar al lado del candidato, pierde un zapato. Hasta acá, nada que no se haya visto en un acto político argentino. O mundial. Pero lo “mejor” está por venir.

En ese momento se lo escucha decir al Presidente: “Agárrenla”. Acto seguido, una nueva orden: “Dame la pata”. Y entonces sí: el candidato a la reelección le besa el pie desnudo a Manuela, que estalla de emoción. Al igual que los simpatizantes de Cambiemos en esa plaza Independencia tucumana.
“¡Encontré a mi Cenicienta!”, vocifera Macri. El público aplaude y ovaciona.

Un capítulo más del “arte de lo posible” ha quedado plasmado ante las cámaras de la TV, y servirá de alimento a la industria de los memes por mucho tiempo. Un grotesco intento de ganar votos a costa de lo que sea, también.
 

Logín