Escuchá acá la 90.9

Escuchá acá la 90.9
X

Los artistas puntanos abandonaron Ecuador y viajan hacia Colombia

El fin de las protestas les permitió seguir viaje al país cafetero, donde continuarán con la gira prevista. 

Javier Torres Duval nunca se imaginó que pasaría su cumpleaños ayudando a limpiar un camino cortado por una barricada en Ecuador. Él es padre de José y Luciano y todos integran “San Luis Tango”, un conjunto de milonga de Justo Daract cuya gira por el continente se había visto interrumpida por la grave crisis social en la que quedó inmersa el país.

Este lunes, en contacto con El Diario de la República las novedades eran buenas. La derogación de una serie de medidas de ajuste por parte del gobierno ecuatoriano desactivó los reclamos de los pueblos originarios lo que provocó el levantamiento de los cortes de ruta y así el conjunto pudo seguir camino hacia Colombia, para continuar su itinerario. 

La Fiat Doblo bordó siete asientos, que habían estrenado hacía apenas un viaje, debió acostumbrarse a los caminos destrozados. Por suerte todo el conjunto se encontraba bien. Ellos además de compartir su pasión por el tango, son familia. Luciano es acompañado por su pareja Lina Carvajal y su hijo Felipe de dos años. Además de su padre y hermano, completa el conjunto Nahuel Lanfranchini. También viaja con ellos Azucena Reben, la madre de Luciano y José. 

Al momento del contacto durante el mediodía (hora argentina) el conjunto se encontraba en Ibarra, una ciudad ecuatoriana que está a dos horas de la frontera con Colombia. “Salimos hace dos o tres horas y cruzamos cincuenta cortes”, detalló Luciano. En más de una oportunidad bajaron para ayudar a los habitantes a limpiar las rutas. Una vez cruzado el límite al país cafetero, debían hacer 10 horas más para llegar al municipio de Pereira, donde tienen prevista una presentación.

“La gira dura tres meses y apenas había pasado uno. Quito queda cerca de Colombia. Trabajamos de esto, no estamos paseando”, remarcó el bandoneonista que transmitió seguridad de que la gira continuará. Este es el sexto tour que realizan por Sudamérica desde 2008 y 2009 cuando se animaron a llegar hasta México. 

El 3 de octubre llegaron a Guayaquil. Allí tenían previsto participar de un festival, pero lamentablemente, el presidente Lenin Moreno ya había establecido un día antes el “paquetazo”, una serie de medidas de austeridad tras un acuerdo financiero con el FMI. El show finalmente se canceló y el conjunto se arregló con unas presentaciones privadas.

La semana que siguió se trasladaron a Quito, donde pudieron tocar en el Teatro Nacional Sucre, el domingo 6, sin problemas. El jueves de esa semana tenían prevista una presentación en el Hotel Hilton que nunca ocurrió. El estallido ya se sentía en las calles.

El sábado 12 fue el día más difícil. El gobierno anunció toque de queda y ya se hablaba de muertos y desaparecidos. La presión social y lucha de los pueblos nativos de Ecuador hicieron que Moreno cediera en sus medidas el domingo a la noche y que se instalara una paz, por ahora transitoria, en el país. 

“A la gente en San Luis queremos decirle que gracias a Dios se está solucionando. Queremos hacer esto mismo en toda la provincia, recorrer todos los pueblos es nuestro anhelo”, concluyó el músico. 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Los artistas puntanos abandonaron Ecuador y viajan hacia Colombia

El fin de las protestas les permitió seguir viaje al país cafetero, donde continuarán con la gira prevista. 

El vehículo en el que viaja el conjunto ayer atravesó 50 cortes.  Foto: Gentileza.

Javier Torres Duval nunca se imaginó que pasaría su cumpleaños ayudando a limpiar un camino cortado por una barricada en Ecuador. Él es padre de José y Luciano y todos integran “San Luis Tango”, un conjunto de milonga de Justo Daract cuya gira por el continente se había visto interrumpida por la grave crisis social en la que quedó inmersa el país.

Este lunes, en contacto con El Diario de la República las novedades eran buenas. La derogación de una serie de medidas de ajuste por parte del gobierno ecuatoriano desactivó los reclamos de los pueblos originarios lo que provocó el levantamiento de los cortes de ruta y así el conjunto pudo seguir camino hacia Colombia, para continuar su itinerario. 

La Fiat Doblo bordó siete asientos, que habían estrenado hacía apenas un viaje, debió acostumbrarse a los caminos destrozados. Por suerte todo el conjunto se encontraba bien. Ellos además de compartir su pasión por el tango, son familia. Luciano es acompañado por su pareja Lina Carvajal y su hijo Felipe de dos años. Además de su padre y hermano, completa el conjunto Nahuel Lanfranchini. También viaja con ellos Azucena Reben, la madre de Luciano y José. 

Al momento del contacto durante el mediodía (hora argentina) el conjunto se encontraba en Ibarra, una ciudad ecuatoriana que está a dos horas de la frontera con Colombia. “Salimos hace dos o tres horas y cruzamos cincuenta cortes”, detalló Luciano. En más de una oportunidad bajaron para ayudar a los habitantes a limpiar las rutas. Una vez cruzado el límite al país cafetero, debían hacer 10 horas más para llegar al municipio de Pereira, donde tienen prevista una presentación.

“La gira dura tres meses y apenas había pasado uno. Quito queda cerca de Colombia. Trabajamos de esto, no estamos paseando”, remarcó el bandoneonista que transmitió seguridad de que la gira continuará. Este es el sexto tour que realizan por Sudamérica desde 2008 y 2009 cuando se animaron a llegar hasta México. 

El 3 de octubre llegaron a Guayaquil. Allí tenían previsto participar de un festival, pero lamentablemente, el presidente Lenin Moreno ya había establecido un día antes el “paquetazo”, una serie de medidas de austeridad tras un acuerdo financiero con el FMI. El show finalmente se canceló y el conjunto se arregló con unas presentaciones privadas.

La semana que siguió se trasladaron a Quito, donde pudieron tocar en el Teatro Nacional Sucre, el domingo 6, sin problemas. El jueves de esa semana tenían prevista una presentación en el Hotel Hilton que nunca ocurrió. El estallido ya se sentía en las calles.

El sábado 12 fue el día más difícil. El gobierno anunció toque de queda y ya se hablaba de muertos y desaparecidos. La presión social y lucha de los pueblos nativos de Ecuador hicieron que Moreno cediera en sus medidas el domingo a la noche y que se instalara una paz, por ahora transitoria, en el país. 

“A la gente en San Luis queremos decirle que gracias a Dios se está solucionando. Queremos hacer esto mismo en toda la provincia, recorrer todos los pueblos es nuestro anhelo”, concluyó el músico. 

Logín