Escuchá acá la 90.9
X

La primera maqueta programable del mundo estará en San Luis

foto
video

Es una herramienta que se sumará para la enseñanza de programación. Los distintos módulos representan la geografía y la cultura de la provincia.

Siempre a la vanguardia en lo que a tecnología se refiere, la provincia de San Luis tendrá la primera maqueta programable del mundo. El 27 de noviembre se inaugurará en la Universidad de La Punta (ULP) esta nueva herramienta construida para profundizar los conocimientos en programación de niños, adolescentes y adultos. En la enorme estructura están representados distintos íconos de la comunidad puntana: tienen sensores y objetos que se pueden programar de forma remota y unas cámaras mostrarán los resultados en vivo.

 

Uno de los edificios de la ULP alberga a la provincia de San Luis, representada en una enorme maqueta de 40 metros cuadrados. Terrazas del Portezuelo, la plaza Pringles, Sierra de las Quijadas, Salinas del Bebedero y La Pedrera son solo algunas de las estructuras que se pueden apreciar con un enorme nivel de detalle. Sin embargo no es una maqueta cualquiera, porque incluye tecnología.  Más de quince cámaras estarán listas para reflejar al instante lo que pase en los diez módulos, gracias a los 110 objetos y sensores que los puntanos podrán programar.

"La 'Maqueta Programable San Luis 4.0' es una maqueta robótica y de 'Internet de las Cosas'. Esto es tener en un mismo lugar sensores y que ellos habiliten determinadas acciones en los objetos. La persona podrá ver desde su casa, la ejecución de lo que programó a través de las cámaras que están ubicadas en la maqueta", explicó Alicia Bañuelos, rectora de la ULP.

La provincia viene alentando el aprendizaje en programación desde hace unos dos años. Para esto pusieron a disposición de la comunidad, de forma gratuita, plataformas como Metaprogramadores 3.0, Miniprogramadores 3.0 y Megaprogramadores 3.0, apuntada para adultos, alumnos de primaria y de secundaria, respectivamente. Esta maqueta viene a profundizar aún más los aprendizajes y a incorporar el concepto de 'ciudad inteligente' y cómo se operan.

"El uso de la maqueta implica que las personas que la vayan a utilizar, sepan programar. Vendrá acompañada de una plataforma con un link de acceso que habilitará el primero de los módulos. Habrá unos ejercicios de programación que se deben responder correctamente para acceder a operar la maqueta", afirmó Bañuelos.

Luego ejemplificó: "El módulo del aeropuerto tiene sensores que controlan la luz del edificio, que operan la torre de control, la pista y el avión. Si uno quiere mover el avión por la pista, debe asegurarse que el aeropuerto esté abierto, que la torre de control y el radar estén operativos y que la pista está iluminada. Deben completar todos los pasos para que pueda prender el avión y carretearlo".

En la práctica, la maqueta solo permitirá a la persona operar el objeto que sepa programar, dependiendo de cómo contestó los ejercicios. Para que no haya dos o más programadores al mismo tiempo trabajando en un módulo se implementará un sistema de turnos.

Quien también es ministra de Ciencia y Tecnología aseguró que quienes no sepan programar no podrán llegar a usar la maqueta, porque seguramente no sepan cómo responder los ejercicios. Para operarla es recomendable tener cierto nivel de conocimiento que se puede adquirir en las distintas plataformas que tiene el Gobierno.

"El objetivo de esto es que la población de San Luis aprenda a programar ciudades y comunidades inteligentes. Queremos que entiendan que el 'Internet de las Cosas' es una realidad en el mundo y que acá hay un lugar para practicarlo. La importancia de esto es que los que la utilicen van a poder ver lo que es la programación en la práctica. Esto pasa en la vida real. La industria del software se comió a la del hardware. Cada vez los dispositivos son más baratos y cada vez se necesita más gente que los programe", aseguró la rectora de la ULP.

En cuanto a la elección de los módulos, quisieron reflejar el pasado, el presente y el futuro de la provincia. Por eso lugares arqueológicos como Sierra de las Quijadas y la Gruta Inti Huasi conviven en la maqueta con una vivienda futurista o distintos edificios que conocemos actualmente, como el Molino Fénix en Villa Mercedes o la Catedral de San Luis.

Físicamente el lugar puede alojar cuatro módulos más. Bañuelos confirmó que tienen la decisión de incorporarlos y adelantó que uno seguramente será el nuevo Hospital Central, que tiene prevista su inauguración para 2020.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

La primera maqueta programable del mundo estará en San Luis

Es una herramienta que se sumará para la enseñanza de programación. Los distintos módulos representan la geografía y la cultura de la provincia.

Fotos: Nicolás Varvara.

Siempre a la vanguardia en lo que a tecnología se refiere, la provincia de San Luis tendrá la primera maqueta programable del mundo. El 27 de noviembre se inaugurará en la Universidad de La Punta (ULP) esta nueva herramienta construida para profundizar los conocimientos en programación de niños, adolescentes y adultos. En la enorme estructura están representados distintos íconos de la comunidad puntana: tienen sensores y objetos que se pueden programar de forma remota y unas cámaras mostrarán los resultados en vivo.

 

Uno de los edificios de la ULP alberga a la provincia de San Luis, representada en una enorme maqueta de 40 metros cuadrados. Terrazas del Portezuelo, la plaza Pringles, Sierra de las Quijadas, Salinas del Bebedero y La Pedrera son solo algunas de las estructuras que se pueden apreciar con un enorme nivel de detalle. Sin embargo no es una maqueta cualquiera, porque incluye tecnología.  Más de quince cámaras estarán listas para reflejar al instante lo que pase en los diez módulos, gracias a los 110 objetos y sensores que los puntanos podrán programar.

"La 'Maqueta Programable San Luis 4.0' es una maqueta robótica y de 'Internet de las Cosas'. Esto es tener en un mismo lugar sensores y que ellos habiliten determinadas acciones en los objetos. La persona podrá ver desde su casa, la ejecución de lo que programó a través de las cámaras que están ubicadas en la maqueta", explicó Alicia Bañuelos, rectora de la ULP.

La provincia viene alentando el aprendizaje en programación desde hace unos dos años. Para esto pusieron a disposición de la comunidad, de forma gratuita, plataformas como Metaprogramadores 3.0, Miniprogramadores 3.0 y Megaprogramadores 3.0, apuntada para adultos, alumnos de primaria y de secundaria, respectivamente. Esta maqueta viene a profundizar aún más los aprendizajes y a incorporar el concepto de 'ciudad inteligente' y cómo se operan.

"El uso de la maqueta implica que las personas que la vayan a utilizar, sepan programar. Vendrá acompañada de una plataforma con un link de acceso que habilitará el primero de los módulos. Habrá unos ejercicios de programación que se deben responder correctamente para acceder a operar la maqueta", afirmó Bañuelos.

Luego ejemplificó: "El módulo del aeropuerto tiene sensores que controlan la luz del edificio, que operan la torre de control, la pista y el avión. Si uno quiere mover el avión por la pista, debe asegurarse que el aeropuerto esté abierto, que la torre de control y el radar estén operativos y que la pista está iluminada. Deben completar todos los pasos para que pueda prender el avión y carretearlo".

En la práctica, la maqueta solo permitirá a la persona operar el objeto que sepa programar, dependiendo de cómo contestó los ejercicios. Para que no haya dos o más programadores al mismo tiempo trabajando en un módulo se implementará un sistema de turnos.

Quien también es ministra de Ciencia y Tecnología aseguró que quienes no sepan programar no podrán llegar a usar la maqueta, porque seguramente no sepan cómo responder los ejercicios. Para operarla es recomendable tener cierto nivel de conocimiento que se puede adquirir en las distintas plataformas que tiene el Gobierno.

"El objetivo de esto es que la población de San Luis aprenda a programar ciudades y comunidades inteligentes. Queremos que entiendan que el 'Internet de las Cosas' es una realidad en el mundo y que acá hay un lugar para practicarlo. La importancia de esto es que los que la utilicen van a poder ver lo que es la programación en la práctica. Esto pasa en la vida real. La industria del software se comió a la del hardware. Cada vez los dispositivos son más baratos y cada vez se necesita más gente que los programe", aseguró la rectora de la ULP.

En cuanto a la elección de los módulos, quisieron reflejar el pasado, el presente y el futuro de la provincia. Por eso lugares arqueológicos como Sierra de las Quijadas y la Gruta Inti Huasi conviven en la maqueta con una vivienda futurista o distintos edificios que conocemos actualmente, como el Molino Fénix en Villa Mercedes o la Catedral de San Luis.

Físicamente el lugar puede alojar cuatro módulos más. Bañuelos confirmó que tienen la decisión de incorporarlos y adelantó que uno seguramente será el nuevo Hospital Central, que tiene prevista su inauguración para 2020.

Logín