eldiariodelarepublica.com
Interurbano: la UTA vuelve a amenazar con un paro

Escuchá acá la 90.9
X

Interurbano: la UTA vuelve a amenazar con un paro

 

Fracasó la negociación salarial en Buenos Aires entre el gremio y los transportistas. El sindicato prevé una medida de fuerza a partir de la hora cero del viernes. Afectaría a todas las empresas.

 

El normal funcionamiento del transporte interurbano duró poco y nada, luego de que la Unión Tranviarios Automotor (UTA), anunciara esta tarde la reactivación de una medida de fuerza que estaba prevista para el inicio de la semana. Tras una audiencia con los empresarios, el gremio volvió a su posición original al anunciar que finalmente concretará el paro a partir de la medianoche de mañana, con la afectación de todos los servicios.

Así lo confirmó el secretario general de UTA San Luis, Iván Piñeyro, tras participar de la reunión en Buenos Aires entre la cúpula del gremio en el ámbito nacional y los titulares de las empresas adjudicatarias del interurbano en la provincia. 

“No hubo acuerdo con los empresarios. Convocaremos el jueves a la prensa para informar que a partir de las cero del viernes vamos a hacer una abstención laboral total en el servicio interurbano, que va a extenderse hasta que nos den una solución”, explicó Piñeyro, quien indicó que el encuentro con los transportistas inició antes del mediodía y se extendió hasta cerca de las 18 sin respuestas positivas al conflicto, que en el inicio del fin de semana afectará de manera directa a los usuarios de los distintos corredores.

Según señaló el titular de UTA San Luis, de las nueve empresas citadas a participar de la reunión, solo estuvo ausente la firma Barloa. La grilla de las que sí fueron está compuesta por Blanca Paloma, Panaholma, María del Rosario, Sol Bus, Transporte Juana Koslay, Transporte Polo, Polo Sur y Panamericana.

“La exigencia fue que abonen el total de lo adeudado a los trabajadores, más la reincorporación de seis compañeros que fueron despedidos. La respuesta que nos dieron fue que no tienen los fondos para pagar debido a la quita de los subsidios nacionales”, aseguró Piñeyro. 

Los empresarios argumentan que tras la quita de las subvenciones retiradas por el gobierno nacional, no cuentan con el dinero suficiente para afrontar la acreditación de los haberes en su totalidad, ni tampoco para cumplir con la nueva escala salarial, correspondiente a la última etapa de 2018 y del nuevo año que comienza, que establece una suba del 30 por ciento.

“Hay una intención de diálogo pero lo concreto es que no están los fondos para realizar el pago a los choferes, que no tienen el monto que deberían en sus cuentas de sueldo”, señaló Piñeyro, quien dijo que hoy elevarán una notificación dirigida al gobernador de la provincia, Alberto Rodríguez Saá, para comunicar sobre la grave situación que atraviesa el transporte interurbano, afectado por las políticas nacionales.   

Sin embargo, el Jefe de Estado puntano dijo de manera explícita -durante una conferencia de prensa  por la deuda que Nación mantiene con San Luis- que el Estado provincial no puede suplir el gran vacío que generó el retiro de las subvenciones al transporte, debido a que son sumas muy altas.

“Con las empresas tenemos que hablar todo lo que sea sobre frecuencias, rutas, inversiones, mejoras y tarifas que es la ecuación que puede manejar el Estado, que está para dar una solución”, sostuvo Rodríguez Saá.

Según había confirmado UTA en una primera ocasión previo a la suspensión del paro previsto para este lunes, la medida de fuerza tendría una duración mínima de diez días, en caso de no obtener una respuesta a la demanda de los trabajadores del interurbano.

La reunión realizada en Buenos Aires no fue la única instancia para buscar una salida al conflicto. Durante la semana pasada, ambas partes fueron convocadas  por el Programa Relaciones Laborales a una seguidilla de audiencias, a las que fueron solo dos de las ocho empresas involucradas, una actitud que generó la indignación de los trabajadores.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Interurbano: la UTA vuelve a amenazar con un paro

 

Fracasó la negociación salarial en Buenos Aires entre el gremio y los transportistas. El sindicato prevé una medida de fuerza a partir de la hora cero del viernes. Afectaría a todas las empresas.

A la crisis que las empresas aseguran no poder afrontar con el pago a los trabajadores, se suman los usuarios que quedarán sin el servicio interurbano.

 

El normal funcionamiento del transporte interurbano duró poco y nada, luego de que la Unión Tranviarios Automotor (UTA), anunciara esta tarde la reactivación de una medida de fuerza que estaba prevista para el inicio de la semana. Tras una audiencia con los empresarios, el gremio volvió a su posición original al anunciar que finalmente concretará el paro a partir de la medianoche de mañana, con la afectación de todos los servicios.

Así lo confirmó el secretario general de UTA San Luis, Iván Piñeyro, tras participar de la reunión en Buenos Aires entre la cúpula del gremio en el ámbito nacional y los titulares de las empresas adjudicatarias del interurbano en la provincia. 

“No hubo acuerdo con los empresarios. Convocaremos el jueves a la prensa para informar que a partir de las cero del viernes vamos a hacer una abstención laboral total en el servicio interurbano, que va a extenderse hasta que nos den una solución”, explicó Piñeyro, quien indicó que el encuentro con los transportistas inició antes del mediodía y se extendió hasta cerca de las 18 sin respuestas positivas al conflicto, que en el inicio del fin de semana afectará de manera directa a los usuarios de los distintos corredores.

Según señaló el titular de UTA San Luis, de las nueve empresas citadas a participar de la reunión, solo estuvo ausente la firma Barloa. La grilla de las que sí fueron está compuesta por Blanca Paloma, Panaholma, María del Rosario, Sol Bus, Transporte Juana Koslay, Transporte Polo, Polo Sur y Panamericana.

“La exigencia fue que abonen el total de lo adeudado a los trabajadores, más la reincorporación de seis compañeros que fueron despedidos. La respuesta que nos dieron fue que no tienen los fondos para pagar debido a la quita de los subsidios nacionales”, aseguró Piñeyro. 

Los empresarios argumentan que tras la quita de las subvenciones retiradas por el gobierno nacional, no cuentan con el dinero suficiente para afrontar la acreditación de los haberes en su totalidad, ni tampoco para cumplir con la nueva escala salarial, correspondiente a la última etapa de 2018 y del nuevo año que comienza, que establece una suba del 30 por ciento.

“Hay una intención de diálogo pero lo concreto es que no están los fondos para realizar el pago a los choferes, que no tienen el monto que deberían en sus cuentas de sueldo”, señaló Piñeyro, quien dijo que hoy elevarán una notificación dirigida al gobernador de la provincia, Alberto Rodríguez Saá, para comunicar sobre la grave situación que atraviesa el transporte interurbano, afectado por las políticas nacionales.   

Sin embargo, el Jefe de Estado puntano dijo de manera explícita -durante una conferencia de prensa  por la deuda que Nación mantiene con San Luis- que el Estado provincial no puede suplir el gran vacío que generó el retiro de las subvenciones al transporte, debido a que son sumas muy altas.

“Con las empresas tenemos que hablar todo lo que sea sobre frecuencias, rutas, inversiones, mejoras y tarifas que es la ecuación que puede manejar el Estado, que está para dar una solución”, sostuvo Rodríguez Saá.

Según había confirmado UTA en una primera ocasión previo a la suspensión del paro previsto para este lunes, la medida de fuerza tendría una duración mínima de diez días, en caso de no obtener una respuesta a la demanda de los trabajadores del interurbano.

La reunión realizada en Buenos Aires no fue la única instancia para buscar una salida al conflicto. Durante la semana pasada, ambas partes fueron convocadas  por el Programa Relaciones Laborales a una seguidilla de audiencias, a las que fueron solo dos de las ocho empresas involucradas, una actitud que generó la indignación de los trabajadores.

Logín