eldiariodelarepublica.com
Comerciantes de Lafinur están hartos de los cortes de tránsito

Escuchá acá la 90.9
X

Comerciantes de Lafinur están hartos de los cortes de tránsito

A las interrupciones por la obra de los desagües, se sumaron las restricciones por el Carnaval que organiza la Intendencia.

Polvillo, caos en el tránsito y enojo es lo que se puede percibir por los constantes cortes que sufren los comerciantes ubicados en avenida Lafinur, entre Junín e Illia. A la obra de los desagües se le suma la restricción por parte de la Municipalidad de San Luis para estacionar de la mano derecha en dirección al sur, lo que genera incomodidad para quienes trabajan en la zona y afecta las ventas de los comercios. Pero en la Comuna lo que parecen sobrar son las desinteligencias, ya que este jueves al mediodía en una conferencia de prensa el secretario de Gobierno, Francisco Petrino, dijo desconocer los motivos por los que en ese tramo no es posible el aparcamiento de autos. Sin embargo, por la tarde esas franjas empezaron a ser ocupadas por gradas para los espectadores de lo que será el carnaval.

Desde el lunes, un vallado no permite que paren a lo largo de ese sector. Petrino reconoció que las acciones que la Municipalidad toma para los "eventos especiales" no son consultadas con los vecinos de la zona y que únicamente  cumplen con la formalidad de avisarles. "Ayer (por el martes), comenzamos a trabajar en la festividad justamente para no afectar el normal funcionamiento de una de las arterias principales de la ciudad", aseguró.

Una de las dueñas de Distribuidora Lafinur, Hilda Alaniz, se quejó por las limitaciones, que entorpecen el trabajo diario y hasta generan peleas con los inspectores. "Siempre que tienen que hacer trabajos en la calle la cortan sin previo aviso", afirmó y dijo que en casi un año sufrió al menos tres cortes de tránsito frente a su negocio.

Facundo Díaz trabaja en un local de venta de insumos para el campo, ubicado en la esquina de Lafinur y Pedernera, y es otro de los damnificados. "La falta de espacio para estacionar impide que los camiones lleguen hasta la puerta. Por ese motivo debemos llevar la mercadería a depósitos y luego traerla hasta el comercio en vehículos de menor porte. El otro inconveniente es con los clientes, que no pueden parar cerca y tienen que trasladar materiales pesados, que superan los 25 kilos", manifestó. 

Frigorífico Lafinur está ubicado a pocos metros de la esquina de Lafinur e Illia. "Ahora entran al negocio a comprar los clientes habituales. Quienes vienen de paso, no paran. Realmente estamos cansados, pero en lo particular ya no quiero decir nada porque la última vez que me quejé mandaron inspectores para el control de las habilitaciones", aseguró Martín Jaime.

Los comerciantes no desconocen que este viernes y sábado se realizarán los festejos de carnaval, pero no comprenden por qué los cortes fueron con tanto tiempo de antelación, medida que complica a quienes en días hábiles llegan a sus puestos de trabajo.

Hasta el miércoles los inspectores de la Comuna caminaban de lado a lado en ese sector de la avenida Lafinur para controlar que ningún auto estacione. Ellos mismos le informaban a los comerciantes y los peatones que el corte obedecía a la necesidad de limpiar el espacio para el carnaval.

"El martes, la grúa se quiso llevar un Focus blanco que estaba parado en donde debían armar el escenario para el evento. Salí de mi negocio y enfrenté a los policías de Tránsito municipal, porque no podía creer que estuvieran por llevarse un vehículo que no estaba en infracción", afirmó Alaníz con indignación. Al día siguiente trasladaron el escenario a la esquina de Lafinur e Illia y colocaron gradas sobre la cuneta afectada. 

Sobre llovido, mojado

Asimismo, desde Junín hasta Belgrano, la avenida Lafinur permanece cortada en la parte central por el proyecto de los desagües. Los comerciantes de la zona aseguran que el hecho de que el tránsito no esté cortado en su totalidad no afecta a las ventas. Sin embargo, la molestia se da en el tráfico en horas pico, cuando, aseguran, se forman caravanas de  hasta una cuadra. Como una medida para poder agilizar la circulación, la Municipalidad cambió el tiempo de espera en el semáforo de la colectora para que el paso sea más fluido.

Según los inspectores de obra,  los trabajos en ese sector durarán por lo menos cuarenta días más, lo que no pondrá muy contentos a los alérgicos al polvillo y a los fanáticos de la limpieza. Señalaron que las tareas a nivel superficial en la avenida Lafinur se extenderán hasta la calle Balcarce. De ahí hasta el río, continuarán con una labor subterránea.

Hace un año, el por entonces secretario de Servicios Públicos, Ramón Zarrabeitia, en una conferencia de prensa aseguraba que el plazo de ejecución de los desagües sería de doce meses, y que en ese periodo estaban contemplados los períodos de lluvias. "Desde la Bolívar hasta Balcarce, el desagüe será un canal cerrado, de hormigón, rectangular. Luego, de Balcarce hasta el río, está prevista la construcción de un túnel similar al que se hizo en avenida Perón. En el primer tramo se hará una zanja y se construirá el hormigón. En cambio, en el segundo se excavará", explicó en aquella ocasión en la que presentó el comienzo de obra. Y cerró el encuentro con la prensa con una confirmación: "El 15 de marzo de 2019, Dios mediante, tendremos desagües que beneficiarán a 40 mil personas del oeste de la ciudad".

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Comerciantes de Lafinur están hartos de los cortes de tránsito

A las interrupciones por la obra de los desagües, se sumaron las restricciones por el Carnaval que organiza la Intendencia.

De todo. La zona es elegida no solo para realizar obras de mejoras si no también para las fiestas. Foto: Martín Gómez.

Polvillo, caos en el tránsito y enojo es lo que se puede percibir por los constantes cortes que sufren los comerciantes ubicados en avenida Lafinur, entre Junín e Illia. A la obra de los desagües se le suma la restricción por parte de la Municipalidad de San Luis para estacionar de la mano derecha en dirección al sur, lo que genera incomodidad para quienes trabajan en la zona y afecta las ventas de los comercios. Pero en la Comuna lo que parecen sobrar son las desinteligencias, ya que este jueves al mediodía en una conferencia de prensa el secretario de Gobierno, Francisco Petrino, dijo desconocer los motivos por los que en ese tramo no es posible el aparcamiento de autos. Sin embargo, por la tarde esas franjas empezaron a ser ocupadas por gradas para los espectadores de lo que será el carnaval.

Desde el lunes, un vallado no permite que paren a lo largo de ese sector. Petrino reconoció que las acciones que la Municipalidad toma para los "eventos especiales" no son consultadas con los vecinos de la zona y que únicamente  cumplen con la formalidad de avisarles. "Ayer (por el martes), comenzamos a trabajar en la festividad justamente para no afectar el normal funcionamiento de una de las arterias principales de la ciudad", aseguró.

Una de las dueñas de Distribuidora Lafinur, Hilda Alaniz, se quejó por las limitaciones, que entorpecen el trabajo diario y hasta generan peleas con los inspectores. "Siempre que tienen que hacer trabajos en la calle la cortan sin previo aviso", afirmó y dijo que en casi un año sufrió al menos tres cortes de tránsito frente a su negocio.

Facundo Díaz trabaja en un local de venta de insumos para el campo, ubicado en la esquina de Lafinur y Pedernera, y es otro de los damnificados. "La falta de espacio para estacionar impide que los camiones lleguen hasta la puerta. Por ese motivo debemos llevar la mercadería a depósitos y luego traerla hasta el comercio en vehículos de menor porte. El otro inconveniente es con los clientes, que no pueden parar cerca y tienen que trasladar materiales pesados, que superan los 25 kilos", manifestó. 

Frigorífico Lafinur está ubicado a pocos metros de la esquina de Lafinur e Illia. "Ahora entran al negocio a comprar los clientes habituales. Quienes vienen de paso, no paran. Realmente estamos cansados, pero en lo particular ya no quiero decir nada porque la última vez que me quejé mandaron inspectores para el control de las habilitaciones", aseguró Martín Jaime.

Los comerciantes no desconocen que este viernes y sábado se realizarán los festejos de carnaval, pero no comprenden por qué los cortes fueron con tanto tiempo de antelación, medida que complica a quienes en días hábiles llegan a sus puestos de trabajo.

Hasta el miércoles los inspectores de la Comuna caminaban de lado a lado en ese sector de la avenida Lafinur para controlar que ningún auto estacione. Ellos mismos le informaban a los comerciantes y los peatones que el corte obedecía a la necesidad de limpiar el espacio para el carnaval.

"El martes, la grúa se quiso llevar un Focus blanco que estaba parado en donde debían armar el escenario para el evento. Salí de mi negocio y enfrenté a los policías de Tránsito municipal, porque no podía creer que estuvieran por llevarse un vehículo que no estaba en infracción", afirmó Alaníz con indignación. Al día siguiente trasladaron el escenario a la esquina de Lafinur e Illia y colocaron gradas sobre la cuneta afectada. 

Sobre llovido, mojado

Asimismo, desde Junín hasta Belgrano, la avenida Lafinur permanece cortada en la parte central por el proyecto de los desagües. Los comerciantes de la zona aseguran que el hecho de que el tránsito no esté cortado en su totalidad no afecta a las ventas. Sin embargo, la molestia se da en el tráfico en horas pico, cuando, aseguran, se forman caravanas de  hasta una cuadra. Como una medida para poder agilizar la circulación, la Municipalidad cambió el tiempo de espera en el semáforo de la colectora para que el paso sea más fluido.

Según los inspectores de obra,  los trabajos en ese sector durarán por lo menos cuarenta días más, lo que no pondrá muy contentos a los alérgicos al polvillo y a los fanáticos de la limpieza. Señalaron que las tareas a nivel superficial en la avenida Lafinur se extenderán hasta la calle Balcarce. De ahí hasta el río, continuarán con una labor subterránea.

Hace un año, el por entonces secretario de Servicios Públicos, Ramón Zarrabeitia, en una conferencia de prensa aseguraba que el plazo de ejecución de los desagües sería de doce meses, y que en ese periodo estaban contemplados los períodos de lluvias. "Desde la Bolívar hasta Balcarce, el desagüe será un canal cerrado, de hormigón, rectangular. Luego, de Balcarce hasta el río, está prevista la construcción de un túnel similar al que se hizo en avenida Perón. En el primer tramo se hará una zanja y se construirá el hormigón. En cambio, en el segundo se excavará", explicó en aquella ocasión en la que presentó el comienzo de obra. Y cerró el encuentro con la prensa con una confirmación: "El 15 de marzo de 2019, Dios mediante, tendremos desagües que beneficiarán a 40 mil personas del oeste de la ciudad".

Logín