eldiariodelarepublica.com
Una joven denunció a su ex pareja por violencia de género

Escuchá acá la 90.9
X

Una joven denunció a su ex pareja por violencia de género

La golpeó cuando él fue a buscar a la hija que tienen en común.

Por segunda vez. Yanina Tejada, una peluquera de 23 años, denunció a Rodrigo Nicolás Calderón, su ex pareja y padre de su hija, tras un segundo episodio de violencia que sufrió el 12 de abril. 

El agresor, de 24 años, había ido a buscar a Ainara, su hija de 10 meses, por la casa de Tejada y, tras una discusión terminó dándole golpes de puño y ahorcando a la madre de la niña.

“Por mensajes me dijo que la quería ver y que la iba a pasar a buscar en moto por mi casa a las 16. Yo estaba en la casa de una amiga, pero a las 15 me volví a la mía para esperarlo y dársela”, contó Tejada.

Dijo que cuando su ex pareja llegó la niña ya estaba dormida. “Se la di así. Bajó la escalera y se fue unos metros más allá de mi casa donde estaba un auto y vi que se la mostró a alguien”, contó.

A Tejada le dio desconfianza que Calderón anduviera acompañado, dado que según ella “tiene malas juntas” y teme por  su hija. “Cuando volvió a buscar las cosas le pregunté con quién andaba y me dijo que con una amiga y con su hermano. Le volví a preguntar ‘¿Con quién andás?’. Me dijo ‘¿Qué te hacés la loca?’”. Indicó que fue allí donde él comenzó a tornarse violento. 

La joven aseguró que continuó insistiéndole para que le dijera con quiénes andaba. Se acercó ella misma al auto, para ver. “Vi que había una chica y me volví. Él me dijo: ‘¿Qué te pasa, negra de mierda?’ y dejó a la bebé en el coche”, indicó.

Ante esa agresión, decidió que no dejaría que se llevara a la bebé. “Él se puso detrás mío y yo le dije: 'Vos con cualquiera que yo no conozca no te vas a llevar a mi hija, así que andate nomás porque no la vas a llevar”, recordó.

“Cuando hice unos pasos y llegué a la escalera de mi casa me agarró de los pelos. Me puso la cabeza contra el piso y me empezó a pegar piñas en la nuca. Mi hija dormía en el coche. Yo no me defendí ni hice nada, porque mide casi dos metros. No tengo cómo defenderme de él porque es mucho más grande. Cuando me levanté me agarró del cuello, me puso contra la pared y me ahorcó. Me decía: ‘Me tenés harto, hija de puta’. Yo no decía nada. Me soltó porque vio que un hombre estaba al frente mirando. Ahí empecé a gritar. Le dije que me dejara de pegar y se fuera. El hermano, que estaba en el auto, escuchó los gritos, se bajó y lo quiso llevar, pero también lo empujó. Me amenazó con que me va a matar y que voy a aparecer tirada en una zanja”, detalló Tejada. 

Dijo que luego llegaron bicipolicías porque una vecina, que había visto la agresión, los había alertado y les había dado los datos del auto. 

La joven realizó la denuncia en la Comisaría 4ª, desde donde pusieron al tanto a una jueza de Familia que le libró una orden de restricción inmediata.

Señaló que cuando estaba embarazada de ocho meses sufrió la primera agresión a manos de Calderón. “Descubrí que me había sido infiel. Me fue a buscar a mi casa, me rompió la reja, me forcejeó y me dejó moretones”, recordó. Dijo que en esa ocasión también lo denunció, obtuvo una medida de restricción que caducó a los seis meses y no fue reactivada porque ella no sabía que debía renovarla. 

“Tuvimos mediación y acordamos la cuota alimentaria que nunca cumplió y el régimen de visita que no lo cumple, pero cada vez que me pedía ver a mi hija yo le decía que sí porque quería que mantuvieran el vínculo”, dijo la denunciante.

Contó que en la audiencia de mediación aclaró que cuando él la tuviera que ver a la bebé ella se la iba a llevar a su casa. “La mayoría de las veces se la llevé yo para asegurarme que estuviera solo o con su familia, porque él tiene muchos problemas con las drogas. Consume alcohol, marihuana y cocaína y a mí me da miedo por mi hija, porque es una bebé y no sabe hablar ni expresarse”, concluyó.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Una joven denunció a su ex pareja por violencia de género

La golpeó cuando él fue a buscar a la hija que tienen en común.

Ahora Calderón tiene una medida de restricción. Foto:Internet.

Por segunda vez. Yanina Tejada, una peluquera de 23 años, denunció a Rodrigo Nicolás Calderón, su ex pareja y padre de su hija, tras un segundo episodio de violencia que sufrió el 12 de abril. 

El agresor, de 24 años, había ido a buscar a Ainara, su hija de 10 meses, por la casa de Tejada y, tras una discusión terminó dándole golpes de puño y ahorcando a la madre de la niña.

“Por mensajes me dijo que la quería ver y que la iba a pasar a buscar en moto por mi casa a las 16. Yo estaba en la casa de una amiga, pero a las 15 me volví a la mía para esperarlo y dársela”, contó Tejada.

Dijo que cuando su ex pareja llegó la niña ya estaba dormida. “Se la di así. Bajó la escalera y se fue unos metros más allá de mi casa donde estaba un auto y vi que se la mostró a alguien”, contó.

A Tejada le dio desconfianza que Calderón anduviera acompañado, dado que según ella “tiene malas juntas” y teme por  su hija. “Cuando volvió a buscar las cosas le pregunté con quién andaba y me dijo que con una amiga y con su hermano. Le volví a preguntar ‘¿Con quién andás?’. Me dijo ‘¿Qué te hacés la loca?’”. Indicó que fue allí donde él comenzó a tornarse violento. 

La joven aseguró que continuó insistiéndole para que le dijera con quiénes andaba. Se acercó ella misma al auto, para ver. “Vi que había una chica y me volví. Él me dijo: ‘¿Qué te pasa, negra de mierda?’ y dejó a la bebé en el coche”, indicó.

Ante esa agresión, decidió que no dejaría que se llevara a la bebé. “Él se puso detrás mío y yo le dije: 'Vos con cualquiera que yo no conozca no te vas a llevar a mi hija, así que andate nomás porque no la vas a llevar”, recordó.

“Cuando hice unos pasos y llegué a la escalera de mi casa me agarró de los pelos. Me puso la cabeza contra el piso y me empezó a pegar piñas en la nuca. Mi hija dormía en el coche. Yo no me defendí ni hice nada, porque mide casi dos metros. No tengo cómo defenderme de él porque es mucho más grande. Cuando me levanté me agarró del cuello, me puso contra la pared y me ahorcó. Me decía: ‘Me tenés harto, hija de puta’. Yo no decía nada. Me soltó porque vio que un hombre estaba al frente mirando. Ahí empecé a gritar. Le dije que me dejara de pegar y se fuera. El hermano, que estaba en el auto, escuchó los gritos, se bajó y lo quiso llevar, pero también lo empujó. Me amenazó con que me va a matar y que voy a aparecer tirada en una zanja”, detalló Tejada. 

Dijo que luego llegaron bicipolicías porque una vecina, que había visto la agresión, los había alertado y les había dado los datos del auto. 

La joven realizó la denuncia en la Comisaría 4ª, desde donde pusieron al tanto a una jueza de Familia que le libró una orden de restricción inmediata.

Señaló que cuando estaba embarazada de ocho meses sufrió la primera agresión a manos de Calderón. “Descubrí que me había sido infiel. Me fue a buscar a mi casa, me rompió la reja, me forcejeó y me dejó moretones”, recordó. Dijo que en esa ocasión también lo denunció, obtuvo una medida de restricción que caducó a los seis meses y no fue reactivada porque ella no sabía que debía renovarla. 

“Tuvimos mediación y acordamos la cuota alimentaria que nunca cumplió y el régimen de visita que no lo cumple, pero cada vez que me pedía ver a mi hija yo le decía que sí porque quería que mantuvieran el vínculo”, dijo la denunciante.

Contó que en la audiencia de mediación aclaró que cuando él la tuviera que ver a la bebé ella se la iba a llevar a su casa. “La mayoría de las veces se la llevé yo para asegurarme que estuviera solo o con su familia, porque él tiene muchos problemas con las drogas. Consume alcohol, marihuana y cocaína y a mí me da miedo por mi hija, porque es una bebé y no sabe hablar ni expresarse”, concluyó.

Logín