eldiariodelarepublica.com
Según consultoras privadas, la leche aumentó casi el doble en el último año

Escuchá acá la 90.9

Escuchá acá la 90.9
X

Según consultoras privadas, la leche aumentó casi el doble en el último año

El valor pasó de rondar los $ 24,30 por litro en mayo de 2018 a unos $ 50,10 el mes pasado.

Las consultoras Focus Market y Scanntech revelaron que la leche se encareció un 95,4%. Entre 10 artículos comparados, de sachet y larga vida, el valor pasó de costar unos $ 24,30 por litro, en mayo de 2018, a $ 50,10 el mes pasado.

El encarecimiento de la leche, además, impactó en todos los derivados, como dejó en claro el informe del Índice de Precios al Consumidor que este jueves difundió el Indec. Según el organismo estadístico oficial, los lácteos fueron los alimentos más afectados por la inflación en lo que va del año. En los últimos 12 meses, en tanto, ya se encarecieron un 81,1%, contra una inflación del 63% en el total de los alimentos y un índice general del 56,8%.

Como muestras, en yogur firme, un pote de 190 gramos de la marca líder que hace un año costaba $ 23,50 ahora se vende a $ 50, un 113% más caro, según relevó Clarín. Y el kilo de queso cremoso, si un año atrás valía $ 164, ahora ya se fue a $ 326.

Según los últimos datos de la Secretaría de Agroindustria, actualizados a marzo, en el primer trimestre de este año se vendió en el país un 13,2% menos de leche que un año atrás, y un 21,1% menos que en los mismos meses de 2016. Es decir, que 1 de cada 5 litros tomados tres años antes se eliminó.

Si se analizan los consumos de marzo, el registro más reciente, en las leches larga vida la caída interanual del consumo alcanzó el 30,1% en litros, frente a una retracción de 3,3% para las de sachet, lo que evidencia en qué medida los compradores se refugiaron en las opciones más económicas. El derrumbe, a su vez, superó el 21% anual en leche en polvo y en yogures, llegó al 18,5% en la manteca y al 11% en los quesos. Más prescindibles, los postres lácteos y flanes se consumieron 30,9% menos y las leches chocolatadas y saborizadas, un 51,5% menos.

“En 2018 el consumo había disminuido algo, pero la caída de este año fue muy fuerte, en cantidades y en calidades. Los lácteos son el producto básico en el que se están observando los mayores recortes. La gente lleva muchos menos postres lácteos, flanes, queso rallado o leche saborizada. Y en la leche, lo que se destacó fue un vuelco a las marcas secundarias, y del cartón al sachet, lo que incluso provocó complicaciones para mantener el abastecimiento de las marcas más económicas en sachet”, explicó Jorge Giraudo, el director ejecutivo del OCLA.

 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Según consultoras privadas, la leche aumentó casi el doble en el último año

El valor pasó de rondar los $ 24,30 por litro en mayo de 2018 a unos $ 50,10 el mes pasado.

Foto: El Diario. 

Las consultoras Focus Market y Scanntech revelaron que la leche se encareció un 95,4%. Entre 10 artículos comparados, de sachet y larga vida, el valor pasó de costar unos $ 24,30 por litro, en mayo de 2018, a $ 50,10 el mes pasado.

El encarecimiento de la leche, además, impactó en todos los derivados, como dejó en claro el informe del Índice de Precios al Consumidor que este jueves difundió el Indec. Según el organismo estadístico oficial, los lácteos fueron los alimentos más afectados por la inflación en lo que va del año. En los últimos 12 meses, en tanto, ya se encarecieron un 81,1%, contra una inflación del 63% en el total de los alimentos y un índice general del 56,8%.

Como muestras, en yogur firme, un pote de 190 gramos de la marca líder que hace un año costaba $ 23,50 ahora se vende a $ 50, un 113% más caro, según relevó Clarín. Y el kilo de queso cremoso, si un año atrás valía $ 164, ahora ya se fue a $ 326.

Según los últimos datos de la Secretaría de Agroindustria, actualizados a marzo, en el primer trimestre de este año se vendió en el país un 13,2% menos de leche que un año atrás, y un 21,1% menos que en los mismos meses de 2016. Es decir, que 1 de cada 5 litros tomados tres años antes se eliminó.

Si se analizan los consumos de marzo, el registro más reciente, en las leches larga vida la caída interanual del consumo alcanzó el 30,1% en litros, frente a una retracción de 3,3% para las de sachet, lo que evidencia en qué medida los compradores se refugiaron en las opciones más económicas. El derrumbe, a su vez, superó el 21% anual en leche en polvo y en yogures, llegó al 18,5% en la manteca y al 11% en los quesos. Más prescindibles, los postres lácteos y flanes se consumieron 30,9% menos y las leches chocolatadas y saborizadas, un 51,5% menos.

“En 2018 el consumo había disminuido algo, pero la caída de este año fue muy fuerte, en cantidades y en calidades. Los lácteos son el producto básico en el que se están observando los mayores recortes. La gente lleva muchos menos postres lácteos, flanes, queso rallado o leche saborizada. Y en la leche, lo que se destacó fue un vuelco a las marcas secundarias, y del cartón al sachet, lo que incluso provocó complicaciones para mantener el abastecimiento de las marcas más económicas en sachet”, explicó Jorge Giraudo, el director ejecutivo del OCLA.

 

Logín