Escuchá acá la 90.9
X

Inspeccionan otro campo en busca de restos de Abel Ortiz

Excavan en un pozo que está tapado con escombros. 

Este domingo, como hace dos semanas exactas, los policías del Departamento Investigaciones de la Unidad Regional II, los bomberos de la Dirección General de San Luis y el juez instructor Leandro Estrada se internaron en un campo. Esta vez es en un establecimiento rural ubicado al sudoeste de Villa Mercedes en busca del cuerpo de Abel "Pochi" Ortiz, el joven que desapareció la noche del 16 de septiembre de 2014.

La inspección ocular y el allanamiento se realiza en una estancia situada en el kilómetro 684 de la ex ruta 7. Y, al igual que cuando fueron al campo "Chischaca", policías y bomberos se abocan en revisar en profundidad un pozo que hay en el terreno, le confirmó a El Diario el responsable del Juzgado de instrucción Penal 2.

 

 

Pero esta vez la misión de los investigadores es más laboriosa. Puesto que, de acuerdo a lo que pudieron ver de la fosa, está encubierta con lo que parecen ser los escombros de una construcción, quizás una casa, que había en la estancia y fue derrumbada.

El juez ordenó la inspección el viernes. Apenas dispuso la medida una comisión policial fue hasta el campo para resguardar el lugar con una consigna. Pensaban, en un primer momento, que el establecimiento rural estaba, como "Chischaca", abandonado. Pero, a poco de llegar ahí, el propietario de la estancia se presentó y les brindó colaboración.

 

 

El dato que convenció al magistrado para disponer la requisa es similar al que lo condujo a inspeccionar el otro sitio. Es decir, que allí podría estar el cadáver.

El allanamiento comenzó alrededor de las 8:30 y se extenderá hasta el atardecer probablemente. 

También analizarán los pedazos de tela y plástico hallados hace 2 semanas en el campo "Chischaca". 

Pero esa no es la única medida dispuesta en el caso Ortiz para los próximos días. De hecho, algunos de los elementos que los investigadores incautaron en "Chischaca" ya están en manos de la división Homicidios de San Luis, listos para ser peritados. Se trata de lo que, a simple vista, parecen ser los pedazos de un buzo y una bermuda, un trozo de silo bolsa quemada y un poco de tierra.

Los análisis apuntarán a hallar, si lo hubiera, algún rastro, sobre todo en las telas, que pueda indicar un patrón genético, explicó otra fuente. En tanto, Estrada todavía no determinó qué tipo de pericias solicitará para los huesos encontrados en el pozo del mismo campo.

Lo que sí requirió el magistrado y se hará a mediados de semana es el análisis de los celulares de los tres principales sospechosos de la desaparición de Ortiz, es decir, la ex de Abel, la peluquera Alejandra Espinosa, su amiga María Vázquez y su amante, el comisario Marcelo Acevedo.

Si bien los teléfonos ya habían sido examinados por los peritos informáticos de la Policía de La Pampa hace más de cuatro años, cuando fueron secuestrados, la información que pudieron extraer de los aparatos pareció no ser suficiente para sostener el procesamiento de los tres imputados.

Esta vez los celulares serán estudiados por los especialistas de la oficina de Observaciones Tecnológicas de la Policía de la Provincia de Mendoza. Según trascendió, los peritos de esa área cuentan con programas más novedosos que los de sus colegas pampeanos para recuperar información de los teléfonos y que, además, acortan sobremanera el tiempo de peritaje.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Inspeccionan otro campo en busca de restos de Abel Ortiz

Así trabajan la Policía y los bomberos en el lugar. Foto: Gentileza familia Ortiz.

Excavan en un pozo que está tapado con escombros. 

Este domingo, como hace dos semanas exactas, los policías del Departamento Investigaciones de la Unidad Regional II, los bomberos de la Dirección General de San Luis y el juez instructor Leandro Estrada se internaron en un campo. Esta vez es en un establecimiento rural ubicado al sudoeste de Villa Mercedes en busca del cuerpo de Abel "Pochi" Ortiz, el joven que desapareció la noche del 16 de septiembre de 2014.

La inspección ocular y el allanamiento se realiza en una estancia situada en el kilómetro 684 de la ex ruta 7. Y, al igual que cuando fueron al campo "Chischaca", policías y bomberos se abocan en revisar en profundidad un pozo que hay en el terreno, le confirmó a El Diario el responsable del Juzgado de instrucción Penal 2.

 

 

Pero esta vez la misión de los investigadores es más laboriosa. Puesto que, de acuerdo a lo que pudieron ver de la fosa, está encubierta con lo que parecen ser los escombros de una construcción, quizás una casa, que había en la estancia y fue derrumbada.

El juez ordenó la inspección el viernes. Apenas dispuso la medida una comisión policial fue hasta el campo para resguardar el lugar con una consigna. Pensaban, en un primer momento, que el establecimiento rural estaba, como "Chischaca", abandonado. Pero, a poco de llegar ahí, el propietario de la estancia se presentó y les brindó colaboración.

 

 

El dato que convenció al magistrado para disponer la requisa es similar al que lo condujo a inspeccionar el otro sitio. Es decir, que allí podría estar el cadáver.

El allanamiento comenzó alrededor de las 8:30 y se extenderá hasta el atardecer probablemente. 

También analizarán los pedazos de tela y plástico hallados hace 2 semanas en el campo "Chischaca". 

Pero esa no es la única medida dispuesta en el caso Ortiz para los próximos días. De hecho, algunos de los elementos que los investigadores incautaron en "Chischaca" ya están en manos de la división Homicidios de San Luis, listos para ser peritados. Se trata de lo que, a simple vista, parecen ser los pedazos de un buzo y una bermuda, un trozo de silo bolsa quemada y un poco de tierra.

Los análisis apuntarán a hallar, si lo hubiera, algún rastro, sobre todo en las telas, que pueda indicar un patrón genético, explicó otra fuente. En tanto, Estrada todavía no determinó qué tipo de pericias solicitará para los huesos encontrados en el pozo del mismo campo.

Lo que sí requirió el magistrado y se hará a mediados de semana es el análisis de los celulares de los tres principales sospechosos de la desaparición de Ortiz, es decir, la ex de Abel, la peluquera Alejandra Espinosa, su amiga María Vázquez y su amante, el comisario Marcelo Acevedo.

Si bien los teléfonos ya habían sido examinados por los peritos informáticos de la Policía de La Pampa hace más de cuatro años, cuando fueron secuestrados, la información que pudieron extraer de los aparatos pareció no ser suficiente para sostener el procesamiento de los tres imputados.

Esta vez los celulares serán estudiados por los especialistas de la oficina de Observaciones Tecnológicas de la Policía de la Provincia de Mendoza. Según trascendió, los peritos de esa área cuentan con programas más novedosos que los de sus colegas pampeanos para recuperar información de los teléfonos y que, además, acortan sobremanera el tiempo de peritaje.

Logín