18.5°SAN LUIS - Sabado 11 de Julio de 2020

18.5°SAN LUIS - Sabado 11 de Julio de 2020

EN VIVO

Los porcinos que se alimentan de noche, eliminan más grasa

Un estudio mostró que cuando los cerdos comen en horarios nocturnos, la deposición incrementa un 7%, debido al menor calor que se genera en sus metabolismos.

Por redacción
| 12 de enero de 2020

A diferencia de los humanos que buscamos adelgazar con dietas, ejercicios y cualquier truco desesperado que encontremos para llegar al verano, los cerdos necesitan ganar peso. Esa es la finalidad de cualquier sistema ganadero de engorde que pretende obtener más kilos de carne para aumentar su rentabilidad. Pero entre los múltiples factores que puede influir en esa búsqueda, hay uno extra que hay que tener en cuenta: la hora de la alimentación.

Un interesante estudio realizado por Rik van Erp, un estudiante de doctorado de los Países Bajos, demuestra que cuando los porcinos comen durante la noche, la deposición o pérdida de grasa aumenta un 7%, en comparación con los que se alimentan de día.

El momento de la jornada en la que el animal se acerca a su "plato" de comida puede variar por diferentes motivos, como un excesivo amontonamiento de animales y el estrés que generan las horas de mucho calor. Van Erp agregó que los ejemplares "más pequeños alojados en alta densidad de población serán ahuyentados por los cerdos dominantes y se verán obligados a comer en diferentes momentos".
 

 

El estudio

En su investigación se preguntó cómo afecta al metabolismo energético esa variación en los horarios. Para averiguarlo, hizo una serie de ensayos en los que les suministró raciones a diferentes grupos de porcinos, pero en distintos turnos. 

Los resultados mostraron que la digestibilidad de la materia seca, la energía y el nitrógeno fueron similares en ambos grupos. Sin embargo, el equipo de observó una diferencia metabólica.

 

 

Además de los horarios de alimentación, hay múltiples factores que influyen en las ganancias de peso o aumento de la grasa.

 



Es que la producción de calor de los cerdos alimentados de día fue mayor que la de los que comieron de noche, lo que se tradujo en una mayor retención de energía.

Van Erp aclaró que no observaron ninguna diferencia en la retención de proteínas, por lo que toda la energía extra se almacenó como grasa. "El grupo alimentado de noche almacenó un 7% más que el grupo alimentado durante el día", planteó.

Ese almacenamiento adicional dio como resultado un aproximado de 1,7 kilos más de masa final de grasa y 0,6 milímetros más de grosor de grasa posterior. El porcentaje de carne disminuyó en 1,1% y el peso del animal se mantuvo sin cambios.

Por eso, el investigador sostuvo que ese aumento en la deposición de grasa puede explicarse a través de la menor generación de temperatura en los organismos de estos cerdos. Explicó que "la producción de calor se puede dividir en la que está relacionada con la actividad y la que se debe a la tasa metabólica en reposo. Al observar los dos grupos, el 60% de la diferencia se relacionó ese reposo y el 40% con el calor de la actividad.

Por lo tanto, eso confirmó que la diferencia que hallaron en la deposición de grasa está relacionada con los cambios que se dan en los procesos metabólicos de los animales.

Sin embargo, también encontró un pico de calor en el grupo que comió a las cuatro de la tarde. “No había circunstancias externas en ese momento que pudieran tener un efecto en los cerdos. Probablemente esté relacionado con el ritmo circadiano de los cerdos alimentados", analizó.
 

 

Comentá vos tambien...