Escuchá acá la 96.3
X

La crisis económica le ladra a la estética de los perros

La realidad afecta tanto a locales céntricos como de barrio. En las veterinarias afirman que cada vez llevan menos a las mascotas a bañarse o cortarse el pelo.

Los perros puntanos ya no andan tan limpios y prolijos como años atrás. Es que la crisis económica nacional hizo que los dueños lleven a sus mascotas con menos frecuencia a las veterinarias que ofrecen servicios de estética. El Diario de la República consultó distintas peluquerías caninas de la ciudad y todas describieron que trabajan con una asiduidad mucho menor.

Algunos perdieron clientes y otros los mantuvieron, hasta incluso unos afirmaron aumentarlos. Pero la coincidencia entre una famosa veterinaria de la ciudad, una peluquería canina de barrio y un peluquero que trabaja desde la casa es la misma: el cliente que antes llevaba a su mascota una vez por semana, ahora lo hace de forma mensual. La crisis obligó a establecer prioridades y la estética canina quedó algo relegada.

"La frecuencia del servicio ha disminuido un montón y también hay una baja en la cantidad de los clientes que vienen. Todo esto lo empecé a notar hace un año, aproximadamente. Por las dificultades económicas se perdió bastante la habitualidad de estos servicios caninos. Esto me repercute mucho en lo económico, porque vivo de esto", afirmó Lucas Galante, quien trabaja desde su domicilio.

Ezequiel Acuña, empleado de la veterinaria "Maskotas", manifestó: "Tenemos una clientela armada, pero bajó la cantidad de los que no son frecuentes. Digamos que los habituales siguen viniendo. De todas formas esos clientes traen cada vez menos a sus perros. Podemos pilotear la situación y por suerte no nos repercute mucho en lo económico".

En la peluquería canina "Burbujas", ubicada en el barrio Viviendas Productivas, afirmaron haber aumentado un poco los clientes, lo que les ayudó a compensar la pérdida de la habitualidad del servicio. Ahí señalaron que hacen dos tipos de peluquerías, la común para las mascotas de casa y la de exposición.

"La caída de la frecuencia para el corte de pelo y el baño corre solo para la peluquería comercial, porque la de exposición tiene una clientela totalmente diferente. Ellos requieren que el perro se bañe cada tres días por ejemplo y eso no cambió a pesar de la crisis", explicó su dueño, Franco Ahumada.

En todos los casos señalaron que ante esta situación, si hubo ajuste de precios durante el último año fue casi imperceptible, porque tuvieron que hacer equilibrio para tampoco perder clientela.

"Sigo brindando exactamente el mismo servicio por el mismo precio que lo tenía hace un año. Lo que sí hice fue comprar los productos al por mayor", indicó Galante. En la veterinaria "Maskotas" señalaron que el aumento fue de apenas 50 pesos para los servicios básicos.

Los precios varían dependiendo del tamaño del animal, así como también del estado en el que llega a la peluquería, ya que no es lo mismo cortarle el pelo a un perro que pasó por la peluquería hace un mes, que a uno que hace medio año no se lo cortan.

Para uno chico, los peluqueros caninos señalaron que el precio promedio para un baño parte desde los 300 pesos. Para un corte de pelo la suma sube a 450. Para los grandes como puede ser un ovejero alemán, la cifra alcanza las cuatro cifras.

También indicaron que otros servicios de estética canina como corte de uñas o limpieza de oídos están incluidos en el combo del baño, por lo que no se le cobra al cliente con un monto extra.

 

Malabares para no perder

En las peluquerías caninas afirmaron que no suben los precios, pero sí buscan ahorrar comprando los productos al por mayor o tratan de incrementar la clientela para compensar la caída de frecuencia.

 

Los costos que manejan en las peluquerías caninas

300 pesos es el valor básico que se puede pagar. Es lo que cobran por un baño para un perro de tamaño chico. Incluye corte de uñas y limpieza de oídos.

 

450 pesos es el precio que hay que pagar para el servicio de baño y corte de pelo, para un can de tamaño chico que recibió mantenimiento hace poco.

 

1200 pesos puede llegar a costar el mismo servicio para una mascota de tamaño grande, como puede ser un ovejero alemán o un golden retriever.

 

1500 pesos es el valor inicial para lo que es la peluquería de exposición, que requiere un trabajo mucho más detallado y con productos especiales.

 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

La crisis económica le ladra a la estética de los perros

La realidad afecta tanto a locales céntricos como de barrio. En las veterinarias afirman que cada vez llevan menos a las mascotas a bañarse o cortarse el pelo.

Los perros van con menos habitualidad a las peluquerías caninas para cortarse el pelo u otros servicios, como baños y corte de uñas.

Los perros puntanos ya no andan tan limpios y prolijos como años atrás. Es que la crisis económica nacional hizo que los dueños lleven a sus mascotas con menos frecuencia a las veterinarias que ofrecen servicios de estética. El Diario de la República consultó distintas peluquerías caninas de la ciudad y todas describieron que trabajan con una asiduidad mucho menor.

Algunos perdieron clientes y otros los mantuvieron, hasta incluso unos afirmaron aumentarlos. Pero la coincidencia entre una famosa veterinaria de la ciudad, una peluquería canina de barrio y un peluquero que trabaja desde la casa es la misma: el cliente que antes llevaba a su mascota una vez por semana, ahora lo hace de forma mensual. La crisis obligó a establecer prioridades y la estética canina quedó algo relegada.

"La frecuencia del servicio ha disminuido un montón y también hay una baja en la cantidad de los clientes que vienen. Todo esto lo empecé a notar hace un año, aproximadamente. Por las dificultades económicas se perdió bastante la habitualidad de estos servicios caninos. Esto me repercute mucho en lo económico, porque vivo de esto", afirmó Lucas Galante, quien trabaja desde su domicilio.

Ezequiel Acuña, empleado de la veterinaria "Maskotas", manifestó: "Tenemos una clientela armada, pero bajó la cantidad de los que no son frecuentes. Digamos que los habituales siguen viniendo. De todas formas esos clientes traen cada vez menos a sus perros. Podemos pilotear la situación y por suerte no nos repercute mucho en lo económico".

En la peluquería canina "Burbujas", ubicada en el barrio Viviendas Productivas, afirmaron haber aumentado un poco los clientes, lo que les ayudó a compensar la pérdida de la habitualidad del servicio. Ahí señalaron que hacen dos tipos de peluquerías, la común para las mascotas de casa y la de exposición.

"La caída de la frecuencia para el corte de pelo y el baño corre solo para la peluquería comercial, porque la de exposición tiene una clientela totalmente diferente. Ellos requieren que el perro se bañe cada tres días por ejemplo y eso no cambió a pesar de la crisis", explicó su dueño, Franco Ahumada.

En todos los casos señalaron que ante esta situación, si hubo ajuste de precios durante el último año fue casi imperceptible, porque tuvieron que hacer equilibrio para tampoco perder clientela.

"Sigo brindando exactamente el mismo servicio por el mismo precio que lo tenía hace un año. Lo que sí hice fue comprar los productos al por mayor", indicó Galante. En la veterinaria "Maskotas" señalaron que el aumento fue de apenas 50 pesos para los servicios básicos.

Los precios varían dependiendo del tamaño del animal, así como también del estado en el que llega a la peluquería, ya que no es lo mismo cortarle el pelo a un perro que pasó por la peluquería hace un mes, que a uno que hace medio año no se lo cortan.

Para uno chico, los peluqueros caninos señalaron que el precio promedio para un baño parte desde los 300 pesos. Para un corte de pelo la suma sube a 450. Para los grandes como puede ser un ovejero alemán, la cifra alcanza las cuatro cifras.

También indicaron que otros servicios de estética canina como corte de uñas o limpieza de oídos están incluidos en el combo del baño, por lo que no se le cobra al cliente con un monto extra.

 

Malabares para no perder

En las peluquerías caninas afirmaron que no suben los precios, pero sí buscan ahorrar comprando los productos al por mayor o tratan de incrementar la clientela para compensar la caída de frecuencia.

 

Los costos que manejan en las peluquerías caninas

300 pesos es el valor básico que se puede pagar. Es lo que cobran por un baño para un perro de tamaño chico. Incluye corte de uñas y limpieza de oídos.

 

450 pesos es el precio que hay que pagar para el servicio de baño y corte de pelo, para un can de tamaño chico que recibió mantenimiento hace poco.

 

1200 pesos puede llegar a costar el mismo servicio para una mascota de tamaño grande, como puede ser un ovejero alemán o un golden retriever.

 

1500 pesos es el valor inicial para lo que es la peluquería de exposición, que requiere un trabajo mucho más detallado y con productos especiales.

 

Logín