Escuchá acá la 96.3

Escuchá acá la 96.3
X

Pese al granizo y la sequía, avanza la campaña gruesa

Marcelo Dettoni

El clima juega su partido, pero las últimas lluvias comenzaron a componer la situación en algunas zonas y el estado tanto de la soja como del maíz es de bueno a muy bueno.

No está resultando sencilla la campaña gruesa 2019/20 en San Luis. El clima, como es habitual, juega un papel clave en el desarrollo de los cultivos de soja y maíz, que son los dos principales para una provincia que vio extender su área agrícola más allá de los límites tradicionales gracias a las inversiones hechas en diques, acueductos, caminos y tecnología.

La temporada de lluvias, que habitualmente arranca a principios de octubre, se hizo desear el año pasado, ya que recién en noviembre comenzó a caer agua como se esperaba, lo que retrasó los preparativos para la siembra. Además, los eventos de granizo, que nunca faltan, también provocaron algunas pérdidas en sectores puntuales de la producción puntana.

Por fortuna, hay un colchón político para amortiguar estos problemas que los productores no pueden evitar, porque la agricultura es una actividad que depende mucho de los caprichos del cielo. Entonces se hacen más llevaderos los momentos complicados y hay ánimo para revertir las situaciones adversas como las que atravesó el ciclo actual.

Las inversiones se mantienen firmes tanto de parte del Estado como de los privados, que encontraron en San Luis buenas condiciones para prosperar, ya que hay seguridad jurídica, apoyo de parte del Ministerio de Producción, disposición para innovar y tierra como para intentar seguir con esta curva de crecimiento que incluye también a la ganadería como un atractivo comercial. Hoy los planteos mixtos se multiplican por la provincia, con empresas de todo tamaño que hacen el ciclo completo, que incluye agricultura para alimentar sus rodeos, para recién luego comercializar el sobrante.

 

Soja. La siembra terminó en noviembre y ahora llega el momento clave porque aumentan los requerimientos hídricos.

 

El transporte es otro punto clave, una pata en la cual apoyarse y vislumbrar potencial. Por un lado, San Luis Logística está haciendo todo lo posible para facilitar las tareas con el tratamiento de los granos, el embarque y todo un servicio que incluso también contempla la partida de materia prima en trenes de carga para bajar los costos. Lo está haciendo con la alfalfa, pero la idea es avanzar en todo el frente agrícola.

Con estas condiciones a disposición, la campaña gruesa comenzó a desandar un camino con algunas espinas, pero con la convicción de que los resultados pueden terminar siendo positivos más allá del nuevo esquema de retenciones, de la lejanía que tiene San Luis respecto de los puertos de exportación y del aumento constante de los costos, con un Estado nacional siempre dispuesto a ser socio en las ganancias, pero nunca en las pérdidas.

La revista El Campo consultó al ingeniero agrónomo Ramiro Goncálvez sobre la marcha de los principales cultivos y qué se espera de aquí a la cosecha. Sus áreas de trabajo son dos, una delimitada por las localidades de El Amparo, Cuatro Esquinas, La Petra y La Cumbre (Zona 1), y otra que incluye a Eleodoro Lobos, Comandante Granville, Juan Llerena y Fraga (Zona 2). Por condiciones naturales, la primera suele arrojar mejores resultados gracias a un clima benévolo, con un buen promedio de lluvias y una amplitud térmica debido a la altura que les permite a los cultivos recuperar por las noches lo que pierden en las largas jornadas de calor.

 

El Amparo, Cuatro Esquinas, La Petra y La Cumbre

Allí, el maíz de primera se encuentra entre los estadíos V14 y VT (etapa de panojamiento). "Como el clima no fue el mejor, las adversidades sufridas, que se tradujeron tanto en sequías prolongadas como en varios eventos de granizo, hicieron que los cultivos se encuentren bastante 'overos' en cuanto a desarrollo", detalló Goncálvez, quien con respecto a la reserva hídrica aseguró que "estos maíces comenzaron a utilizar el segundo metro de reserva", lo cual es un llamado de atención para lo que resta de la campaña.

En esta zona serrana también tiene un buen desarrollo el maíz tardío, un recurso muy usado en San Luis para evitar las heladas tardías y el déficit hídrico estival. "Son maíces que están en muy buen estado, en el estadío V8 (hoja con lígula visible), según el último relevamiento que hicimos con la ingeniera agrónoma Ana Laura Llanes. Algunos los encontramos bastante defoliados por las recientes granizadas ocurridas, pero en general están en buenas condiciones para seguir su desarrollo", agregó el profesional.

En cuanto a las recomendaciones, Goncálvez pidió "tener en cuenta que la refertilización de estos lotes ayuda a una excelente recuperación. También al 'abrirse' el surco como consecuencia de la defoliación, genera la proliferación de malezas que es necesaria combatir antes de que cobren importancia".

La soja de esta zona está en V14 R2, o sea en plena floración, pero llega el momento clave para definir la campaña. "A partir de este momento comienzan los mayores requerimientos hídricos de la oleaginosa, que además tiene efectos del granizo, que por momentos fue muy intenso. Hay muchos lotes muy defoliados por el daño que causaron las piedras", explicó el ingeniero agrónomo.

 

Eleodoro Lobos, Granville, Juan Llerena y Fraga

En la que denomina Zona 2, la mayoría de los maíces son tardíos y se encuentran en V6 hasta V8, ya que las precipitaciones importantes se registraron a fines de noviembre. "Podríamos decir que el estado general es bueno", calificó Goncálvez. En cuanto a la soja, el grueso de la siembra se realizó en noviembre, por lo que los cultivos se encuentran en V10 R1, o sea en el comienzo del proceso de floración.

En la despedida, el ingeniero agrónomo puntano dejó algunas consideraciones que pueden ayudar a los productores a mejorar su performance para lo que resta de la campaña.

"En cuanto a maíces afectados por el granizo, hay que tratar de refertilizar, porque eso ayuda a la recuperación de manera más rápida y efectiva. Siempre hay que tener en cuenta que con el granizo se 'abre' el surco y por ende proliferan las malezas que son comunes en la zona, como el yuyo colorado y la rama negra. Mi consejo es el de 'atravesar' los lotes de manera continua para monitorear y hacer un control más efectivo".

 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Pese al granizo y la sequía, avanza la campaña gruesa

El clima juega su partido, pero las últimas lluvias comenzaron a componer la situación en algunas zonas y el estado tanto de la soja como del maíz es de bueno a muy bueno.

Maíz. Un lote, en la zona de La Cumbre, donde hay cereal tanto de primera como tardío.

No está resultando sencilla la campaña gruesa 2019/20 en San Luis. El clima, como es habitual, juega un papel clave en el desarrollo de los cultivos de soja y maíz, que son los dos principales para una provincia que vio extender su área agrícola más allá de los límites tradicionales gracias a las inversiones hechas en diques, acueductos, caminos y tecnología.

La temporada de lluvias, que habitualmente arranca a principios de octubre, se hizo desear el año pasado, ya que recién en noviembre comenzó a caer agua como se esperaba, lo que retrasó los preparativos para la siembra. Además, los eventos de granizo, que nunca faltan, también provocaron algunas pérdidas en sectores puntuales de la producción puntana.

Por fortuna, hay un colchón político para amortiguar estos problemas que los productores no pueden evitar, porque la agricultura es una actividad que depende mucho de los caprichos del cielo. Entonces se hacen más llevaderos los momentos complicados y hay ánimo para revertir las situaciones adversas como las que atravesó el ciclo actual.

Las inversiones se mantienen firmes tanto de parte del Estado como de los privados, que encontraron en San Luis buenas condiciones para prosperar, ya que hay seguridad jurídica, apoyo de parte del Ministerio de Producción, disposición para innovar y tierra como para intentar seguir con esta curva de crecimiento que incluye también a la ganadería como un atractivo comercial. Hoy los planteos mixtos se multiplican por la provincia, con empresas de todo tamaño que hacen el ciclo completo, que incluye agricultura para alimentar sus rodeos, para recién luego comercializar el sobrante.

 

Soja. La siembra terminó en noviembre y ahora llega el momento clave porque aumentan los requerimientos hídricos.

 

El transporte es otro punto clave, una pata en la cual apoyarse y vislumbrar potencial. Por un lado, San Luis Logística está haciendo todo lo posible para facilitar las tareas con el tratamiento de los granos, el embarque y todo un servicio que incluso también contempla la partida de materia prima en trenes de carga para bajar los costos. Lo está haciendo con la alfalfa, pero la idea es avanzar en todo el frente agrícola.

Con estas condiciones a disposición, la campaña gruesa comenzó a desandar un camino con algunas espinas, pero con la convicción de que los resultados pueden terminar siendo positivos más allá del nuevo esquema de retenciones, de la lejanía que tiene San Luis respecto de los puertos de exportación y del aumento constante de los costos, con un Estado nacional siempre dispuesto a ser socio en las ganancias, pero nunca en las pérdidas.

La revista El Campo consultó al ingeniero agrónomo Ramiro Goncálvez sobre la marcha de los principales cultivos y qué se espera de aquí a la cosecha. Sus áreas de trabajo son dos, una delimitada por las localidades de El Amparo, Cuatro Esquinas, La Petra y La Cumbre (Zona 1), y otra que incluye a Eleodoro Lobos, Comandante Granville, Juan Llerena y Fraga (Zona 2). Por condiciones naturales, la primera suele arrojar mejores resultados gracias a un clima benévolo, con un buen promedio de lluvias y una amplitud térmica debido a la altura que les permite a los cultivos recuperar por las noches lo que pierden en las largas jornadas de calor.

 

El Amparo, Cuatro Esquinas, La Petra y La Cumbre

Allí, el maíz de primera se encuentra entre los estadíos V14 y VT (etapa de panojamiento). "Como el clima no fue el mejor, las adversidades sufridas, que se tradujeron tanto en sequías prolongadas como en varios eventos de granizo, hicieron que los cultivos se encuentren bastante 'overos' en cuanto a desarrollo", detalló Goncálvez, quien con respecto a la reserva hídrica aseguró que "estos maíces comenzaron a utilizar el segundo metro de reserva", lo cual es un llamado de atención para lo que resta de la campaña.

En esta zona serrana también tiene un buen desarrollo el maíz tardío, un recurso muy usado en San Luis para evitar las heladas tardías y el déficit hídrico estival. "Son maíces que están en muy buen estado, en el estadío V8 (hoja con lígula visible), según el último relevamiento que hicimos con la ingeniera agrónoma Ana Laura Llanes. Algunos los encontramos bastante defoliados por las recientes granizadas ocurridas, pero en general están en buenas condiciones para seguir su desarrollo", agregó el profesional.

En cuanto a las recomendaciones, Goncálvez pidió "tener en cuenta que la refertilización de estos lotes ayuda a una excelente recuperación. También al 'abrirse' el surco como consecuencia de la defoliación, genera la proliferación de malezas que es necesaria combatir antes de que cobren importancia".

La soja de esta zona está en V14 R2, o sea en plena floración, pero llega el momento clave para definir la campaña. "A partir de este momento comienzan los mayores requerimientos hídricos de la oleaginosa, que además tiene efectos del granizo, que por momentos fue muy intenso. Hay muchos lotes muy defoliados por el daño que causaron las piedras", explicó el ingeniero agrónomo.

 

Eleodoro Lobos, Granville, Juan Llerena y Fraga

En la que denomina Zona 2, la mayoría de los maíces son tardíos y se encuentran en V6 hasta V8, ya que las precipitaciones importantes se registraron a fines de noviembre. "Podríamos decir que el estado general es bueno", calificó Goncálvez. En cuanto a la soja, el grueso de la siembra se realizó en noviembre, por lo que los cultivos se encuentran en V10 R1, o sea en el comienzo del proceso de floración.

En la despedida, el ingeniero agrónomo puntano dejó algunas consideraciones que pueden ayudar a los productores a mejorar su performance para lo que resta de la campaña.

"En cuanto a maíces afectados por el granizo, hay que tratar de refertilizar, porque eso ayuda a la recuperación de manera más rápida y efectiva. Siempre hay que tener en cuenta que con el granizo se 'abre' el surco y por ende proliferan las malezas que son comunes en la zona, como el yuyo colorado y la rama negra. Mi consejo es el de 'atravesar' los lotes de manera continua para monitorear y hacer un control más efectivo".

 

Logín