Escuchá acá la 96.3
X

La UEP ovina y caprina arrancó el año con expectativas altas

Es el organismo de la provincia encargado de repartir los fondos para proyectos que incluyan mejoras productivas.

Para los productores caprinos y ovinos de San Luis el año empezó oficialmente con la primera reunión de 2020 de la Unidad Ejecutora Provincial (UEP), que es la encargada de canalizar las propuestas que hacen para tratar de conseguir fondos nacionales que los ayuden a mejorar sus explotaciones. De este organismo, que preside el Ministerio de Producción de la provincia, surgen las políticas que llevará adelante el sector durante 2020 en busca de optimizar las condiciones productivas de los pequeños criadores diseminados por todo el territorio puntano.

Fue un buen comienzo y se notó en los rostros de satisfacción de los funcionarios Juan Manuel Celi Preti, quien conduce la UEP como representante del Gobierno, y Gabriela Delgado, quien es la coordinadora y la que siempre brega para que los productores respondan al llamado y participen ya que, al fin de cuentas, “la UEP está al servicio de ellos”, como suele repetir Celi Preti cada vez que tiene la oportunidad.

Esas sonrisas se debieron a que fueron unos veinte los productores que hicieron el viaje hasta las oficinas de Terrazas del Portezuelo para escuchar qué tenían para decirles, asegurar su participación para todo el año y comenzar a tomar nota sobre qué deben contener los proyectos para que puedan llegar a buen puerto y recibir los subsidios.

También componen la UEP y dieron el presente para que el encuentro tenga éxito un representante del INTA, uno del Senasa,  de la Subsecretaría de Agricultura Familiar y también delegados de cada una de las asociaciones de productores de la provincia. En esta ocasión, se acercaron hasta la capital puntana representantes de la Mesa Caprina del Norte, la Asociación Civil Donovan, el Grupo de Productores de Villa de la Quebrada, el Grupo Ovino San Luis, la Asociación de Pequeños

Rumiantes del Conlara, la Asociación Civil Potrerillo, la Asociación de Productores de Los Canales y el Grupo de Productores de Nogolí.

Se trató de un combo completo que velará por los intereses de los pequeños productores puntanos, una vez que se pongan en marcha los mecanismos que contemplan las leyes ovina y caprina.

El objetivo principal de la UEP es evaluar los proyectos que presentan quienes aspiran a ser beneficiarios que, en caso de ser aprobados, reciben aportes para su ejecución. También busca determinar los lineamientos básicos en los que se apoya cada plan y analiza las necesidades más urgentes del sector ovino y caprino de San Luis antes de tomar una decisión.

Cabe aclarar que los productores deben apoyarse en un formulador para darle forma a sus proyectos. Este formulador debe ser un veterinario o un ingeniero agrónomo colegiado en la provincia, que es la persona que los ayudará a redactar la solicitud, argumentan las razones que lo llevan a pedir el subsidio, brindando un contexto productivo y asegurándose que se cumplan todos los pasos que exige el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca, que es el que otorga el dinero.

Los temas tratados en la reunión giraron en torno al funcionamiento de la UEP y a la importancia de la participación de los productores en las reuniones que se realizan mensualmente, algo que se vio reflejado en la buena concurrencia. Durante el encuentro, se designaron los productores que representarán a la provincia en la próxima reunión de la CAT (Comisión Asesora Técnica), que se realizará en marzo en Buenos Aires. Es un cónclave muy importante, ya que allí se definen temas clave para San Luis, como los criterios para la designación de los fondos para cada provincia y el Plan Operativo Anual (POA 2020).

Suele haber un lobby muy fuerte de las provincias para asegurarse la mayor cantidad de fondos posibles. Por eso es importante que San Luis vaya con una delegación que tenga claro cómo negociar, que pueda exponer las necesidades productivas y argumente con buenos antecedentes sobre lo que ocurrió en años anteriores. Cuenta con un buen historial reciente, ya que de los 10 proyectos formulados el año pasado, nueve llegaron a buen puerto, lo que puede ser decisivo a la hora de conseguir que la Nación abra la billetera.

“Estamos muy contentos con la convocatoria de esta primera reunión, porque hubo mucha participación de los productores”, comentó Juan Manuel Celi Preti, presidente de la UEP y jefe del Subprograma Producción y Genética Animal, quien agregó: “Este año queremos redoblar el compromiso de todos los miembros y fortalecer el trabajo conjunto entre las instituciones y los privados, en pos del fomento y la recuperación de las producciones caprina y ovina en la provincia”.

Luego de la CAT, y ya sabiendo con qué montos contará la provincia, se abrirá la recepción de proyectos para su evaluación por parte de la UEP. Aquellos que resulten aprobados pueden ser reintegrables o no, eso dependerá del tipo de productor y del plan en sí. Igualmente, aquellos que reciban un aporte reintegrable contarán con hasta dos años de gracia para comenzar con la devolución, que será con un pequeño interés, ya que ese dinero pasará a formar parte de un fondo que posibilitará el acceso a nuevos productores a futuros proyectos.
 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

La UEP ovina y caprina arrancó el año con expectativas altas

Es el organismo de la provincia encargado de repartir los fondos para proyectos que incluyan mejoras productivas.

Conductores. Gabriela Delgado (izquierda) y Juan Manuel Celi Preti (derecha) forman parte activa de la UEP. Foto: El Diario.

Para los productores caprinos y ovinos de San Luis el año empezó oficialmente con la primera reunión de 2020 de la Unidad Ejecutora Provincial (UEP), que es la encargada de canalizar las propuestas que hacen para tratar de conseguir fondos nacionales que los ayuden a mejorar sus explotaciones. De este organismo, que preside el Ministerio de Producción de la provincia, surgen las políticas que llevará adelante el sector durante 2020 en busca de optimizar las condiciones productivas de los pequeños criadores diseminados por todo el territorio puntano.

Fue un buen comienzo y se notó en los rostros de satisfacción de los funcionarios Juan Manuel Celi Preti, quien conduce la UEP como representante del Gobierno, y Gabriela Delgado, quien es la coordinadora y la que siempre brega para que los productores respondan al llamado y participen ya que, al fin de cuentas, “la UEP está al servicio de ellos”, como suele repetir Celi Preti cada vez que tiene la oportunidad.

Esas sonrisas se debieron a que fueron unos veinte los productores que hicieron el viaje hasta las oficinas de Terrazas del Portezuelo para escuchar qué tenían para decirles, asegurar su participación para todo el año y comenzar a tomar nota sobre qué deben contener los proyectos para que puedan llegar a buen puerto y recibir los subsidios.

También componen la UEP y dieron el presente para que el encuentro tenga éxito un representante del INTA, uno del Senasa,  de la Subsecretaría de Agricultura Familiar y también delegados de cada una de las asociaciones de productores de la provincia. En esta ocasión, se acercaron hasta la capital puntana representantes de la Mesa Caprina del Norte, la Asociación Civil Donovan, el Grupo de Productores de Villa de la Quebrada, el Grupo Ovino San Luis, la Asociación de Pequeños

Rumiantes del Conlara, la Asociación Civil Potrerillo, la Asociación de Productores de Los Canales y el Grupo de Productores de Nogolí.

Se trató de un combo completo que velará por los intereses de los pequeños productores puntanos, una vez que se pongan en marcha los mecanismos que contemplan las leyes ovina y caprina.

El objetivo principal de la UEP es evaluar los proyectos que presentan quienes aspiran a ser beneficiarios que, en caso de ser aprobados, reciben aportes para su ejecución. También busca determinar los lineamientos básicos en los que se apoya cada plan y analiza las necesidades más urgentes del sector ovino y caprino de San Luis antes de tomar una decisión.

Cabe aclarar que los productores deben apoyarse en un formulador para darle forma a sus proyectos. Este formulador debe ser un veterinario o un ingeniero agrónomo colegiado en la provincia, que es la persona que los ayudará a redactar la solicitud, argumentan las razones que lo llevan a pedir el subsidio, brindando un contexto productivo y asegurándose que se cumplan todos los pasos que exige el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca, que es el que otorga el dinero.

Los temas tratados en la reunión giraron en torno al funcionamiento de la UEP y a la importancia de la participación de los productores en las reuniones que se realizan mensualmente, algo que se vio reflejado en la buena concurrencia. Durante el encuentro, se designaron los productores que representarán a la provincia en la próxima reunión de la CAT (Comisión Asesora Técnica), que se realizará en marzo en Buenos Aires. Es un cónclave muy importante, ya que allí se definen temas clave para San Luis, como los criterios para la designación de los fondos para cada provincia y el Plan Operativo Anual (POA 2020).

Suele haber un lobby muy fuerte de las provincias para asegurarse la mayor cantidad de fondos posibles. Por eso es importante que San Luis vaya con una delegación que tenga claro cómo negociar, que pueda exponer las necesidades productivas y argumente con buenos antecedentes sobre lo que ocurrió en años anteriores. Cuenta con un buen historial reciente, ya que de los 10 proyectos formulados el año pasado, nueve llegaron a buen puerto, lo que puede ser decisivo a la hora de conseguir que la Nación abra la billetera.

“Estamos muy contentos con la convocatoria de esta primera reunión, porque hubo mucha participación de los productores”, comentó Juan Manuel Celi Preti, presidente de la UEP y jefe del Subprograma Producción y Genética Animal, quien agregó: “Este año queremos redoblar el compromiso de todos los miembros y fortalecer el trabajo conjunto entre las instituciones y los privados, en pos del fomento y la recuperación de las producciones caprina y ovina en la provincia”.

Luego de la CAT, y ya sabiendo con qué montos contará la provincia, se abrirá la recepción de proyectos para su evaluación por parte de la UEP. Aquellos que resulten aprobados pueden ser reintegrables o no, eso dependerá del tipo de productor y del plan en sí. Igualmente, aquellos que reciban un aporte reintegrable contarán con hasta dos años de gracia para comenzar con la devolución, que será con un pequeño interés, ya que ese dinero pasará a formar parte de un fondo que posibilitará el acceso a nuevos productores a futuros proyectos.
 

Logín