Escuchá acá la 96.3

Escuchá acá la 96.3
X

Puebla, una ciudad dibujada por los ángeles

Marina Rubio

A dos horas de viaje de la capital mexicana, en el estado de igual nombre, está Puebla. La ciudad, conocida de manera oficial como Histórica Puebla de Zaragoza, es un destino perfecto si quieren tomarse un descanso del Distrito Federal y, sin hacer tanto recorrido, conocer un rincón del país tan moderno y cosmopolita, como clave para la historia mexicana, puesto que fue escenario de algunas de las batallas más importantes. Pero su atractivo no muere ahí, en la arquitectura y en su rico pasado, sino que sigue en el paisaje natural que la rodea y la embellece aún más: los volcanes Iztaccihuatl y Popocatépetl.

Para llegar a la ciudad, que según cuenta una leyenda fue trazada por los ángeles, quizás la mejor forma sea hacerlo en micro. Los colectivos parten de la Estación Central de México y de la Terminal de Autobuses de Pasajeros del Oriente (TAPO), aunque la alternativa más conveniente tal vez sea esta última. Hay, al menos, cuatro empresas que van a diario a Puebla. Una de ellas es Ado, que tiene viajes a cada hora. Los boletos cuestan alrededor de 80 pesos mexicanos, pero también los hay de 180. Los tickets se pueden conseguir en las boterías, pero si prefieren asegurarse un asiento y, en lo posible, adquirir un descuento también pueden comprarlos en la página web de la firma.

Una vez en la ciudad de los ángeles, pueden empezar a recorrerla por uno de sus rincones más animados, el de su plaza principal, el Zócalo. Allí convergen a diario cientos de personas que gustan de un paseo bajo los árboles, los espectáculos callejeros y los coloridos puestos de venta.

Sin ir más lejos, al frente del Zócalo, está otro de los imprescindibles de Puebla, la catedral Nuestra Señora de la Inmaculada Concepción, con sus torres de 70 metros. En esa misma manzana, detrás del templo, está la Casa de la Cultura, que en su piso superior alberga la majestuosa biblioteca Palafoxiana. Es, para muchos, una de las más bellas del mundo, además de ser la primera biblioteca pública del continente.

A solo unas cuatro calles de ahí, hacia el norte, está el Templo de Santo Domingo. En su interior está una de las capillas más espectaculares del mundo, la Capilla del Rosario, recubierta de oro.

El templo está sobre la calle más famosa de la ciudad: la Avenida 6 Oriente. Ahí podrán comprar los dulces típicos de Puebla, además de perderse entre las pastelerías y los colores de la vía. Si siguen por la avenida hacia el este, después de tres cuadras, llegarán al colorido Barrio del Artista, donde está la Plazoleta de los Sapos. Y si continúan hacia el sur se toparán con el mercado de artesanías El Parián.

 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Puebla, una ciudad dibujada por los ángeles

A dos horas de viaje de la capital mexicana, en el estado de igual nombre, está Puebla. La ciudad, conocida de manera oficial como Histórica Puebla de Zaragoza, es un destino perfecto si quieren tomarse un descanso del Distrito Federal y, sin hacer tanto recorrido, conocer un rincón del país tan moderno y cosmopolita, como clave para la historia mexicana, puesto que fue escenario de algunas de las batallas más importantes. Pero su atractivo no muere ahí, en la arquitectura y en su rico pasado, sino que sigue en el paisaje natural que la rodea y la embellece aún más: los volcanes Iztaccihuatl y Popocatépetl.

Para llegar a la ciudad, que según cuenta una leyenda fue trazada por los ángeles, quizás la mejor forma sea hacerlo en micro. Los colectivos parten de la Estación Central de México y de la Terminal de Autobuses de Pasajeros del Oriente (TAPO), aunque la alternativa más conveniente tal vez sea esta última. Hay, al menos, cuatro empresas que van a diario a Puebla. Una de ellas es Ado, que tiene viajes a cada hora. Los boletos cuestan alrededor de 80 pesos mexicanos, pero también los hay de 180. Los tickets se pueden conseguir en las boterías, pero si prefieren asegurarse un asiento y, en lo posible, adquirir un descuento también pueden comprarlos en la página web de la firma.

Una vez en la ciudad de los ángeles, pueden empezar a recorrerla por uno de sus rincones más animados, el de su plaza principal, el Zócalo. Allí convergen a diario cientos de personas que gustan de un paseo bajo los árboles, los espectáculos callejeros y los coloridos puestos de venta.

Sin ir más lejos, al frente del Zócalo, está otro de los imprescindibles de Puebla, la catedral Nuestra Señora de la Inmaculada Concepción, con sus torres de 70 metros. En esa misma manzana, detrás del templo, está la Casa de la Cultura, que en su piso superior alberga la majestuosa biblioteca Palafoxiana. Es, para muchos, una de las más bellas del mundo, además de ser la primera biblioteca pública del continente.

A solo unas cuatro calles de ahí, hacia el norte, está el Templo de Santo Domingo. En su interior está una de las capillas más espectaculares del mundo, la Capilla del Rosario, recubierta de oro.

El templo está sobre la calle más famosa de la ciudad: la Avenida 6 Oriente. Ahí podrán comprar los dulces típicos de Puebla, además de perderse entre las pastelerías y los colores de la vía. Si siguen por la avenida hacia el este, después de tres cuadras, llegarán al colorido Barrio del Artista, donde está la Plazoleta de los Sapos. Y si continúan hacia el sur se toparán con el mercado de artesanías El Parián.

 

Logín