Escuchá acá la 96.3

Escuchá acá la 96.3
X

La UEP empezó los controles y espera el reparto de los fondos

Marcelo Dettoni

Técnicos del Ministerio de Producción inspeccionaron un campo en La Totora y otro en el paraje La Esquina para verificar el cumplimiento efectivo de los proyectos de inversión.

Los productores ovinos y caprinos que recibieron subsidios mediante la ley nacional son controlados por el Ministerio de Producción de San Luis, para corroborar que efectivamente hayan hecho las obras comprometidas. Por eso ya comenzó la recorrida 2020 de los técnicos, que es muy importante, al igual que la devolución del dinero, ya que así la provincia se asegura seguir recibiendo fondos para nuevos proyectos.

Las inspecciones comenzaron en dos pequeños establecimientos rurales, no muy lejanos uno del otro. El primero está en el paraje La Totora, entre Saladillo y Juan Llerena. Allí se encuentra el establecimiento Los Medanitos, de María Patricia Alcorta y su hijo Gastón Comino. Hasta ese campo llegaron los funcionarios a observar la aplicación de los fondos otorgados mediante la UEP. Los más de 150 mil pesos ya fueron ejecutados en su totalidad y se compraron materiales para corrales, animales de buena genética y una esquiladora con la que además de esquilar los propios animales brinda un servicio a otros productores de la zona.

El segundo campo visitado se encuentra al pie del cerro El Morro, en cercanías del paraje La Esquina, a unos 30 km de La Punilla, en el Departamento Pedernera. Allí se encuentra el establecimiento Las Tres Marías de Mauro Dolcemascolo, quien fue beneficiario de un aporte reintegrable por 140 mil pesos que fueron aplicados en su totalidad para la compra de reproductores ovinos de genética mejorada, con el objetivo de producir corderos para consumo. “Vemos con agrado la ejecución total de los fondos en los insumos propuestos y en el tiempo proyectado” comentó Gabriela Delgado Coordinadora de la UEP.

 

La reunión de la Comisión Asesora Técnica en Buenos Aires está programada para los días 26 y 27, pero parece difícil de concretar con la pandemia de coronavirus.

 

Es importante destacar que la devolución de estos aportes es en cuotas anuales durante cinco años, y en casi todos los casos hay un plazo de dos años de gracia antes de comenzar los pagos.

 

Un viaje pendiente

Mientras planifican nuevas visitas a otros beneficiarios del año 2019, los directivos de la UEP tienen pendiente el viaje a Buenos Aires que realizan todos los años y en el que se definen los montos que les corresponderán a todas las provincias para poder ejecutar los proyectos que se formularán en 2020. La fecha prevista es entre el 26 y el 27 de este mes, pero con el coronavirus en expansión parece difícil que se concrete esos días.

La encargada de llevar adelante esta tarea es la Comisión Asesora Técnica (CAT) y se sabe que la distribución de los fondos muchas veces depende del poder de 'lobby' que tiene cada provincia. Las patagónicas, fuertes en producción ovina, suelen ser las que se llevan la mejor tajada, aunque también tallan las del noroeste en materia caprina.

 


El gobierno de San Luis está siempre a disposición de los criadores caprinos en materia sanitaria y de entrega de genética. Ellos, con estos proyectos, pueden mejorar sus instalaciones, comprar más animales y crecer en la parte productiva.

 

Por San Luis viajarán funcionarios del Ministerio de Producción y algunos criadores invitados, para que puedan exponer la situación provincial y tratar de arrimar la mayor cantidad de dinero posible, ya que año a año crece el número de interesados en participar de este beneficio. Una vez que se conozca el monto que le corresponde a San Luis, será la UEP la encargada de evaluar en primera instancia los proyectos presentados, ayudar a pulirlos y definir cuánto le corresponderá a cada uno. Claro, todo ese armado luego se envía a Buenos Aires, donde una dependencia del Ministerio de Agricultura da el visto bueno definitivo.

Los proyectos deben contar con el asesoramiento de un profesional agrónomo o veterinario matriculado en San Luis y seguir ciertas pautas fijadas de antemano por la Unidad Ejecutora que conduce Gabriela Delgado. Muchas de esas pautas ya fueron brindadas el año pasado por funcionarios nacionales que visitaron la provincia y fueron de mucha utilidad para evitar futuros fracasos. La idea es que sean muchos los productores beneficiados, aunque los montos finales (siempre escasos) se achiquen un poco.

El Ministerio de Producción no solo participa de las reuniones en buenos Aires y luego distribuye el dinero, también hace aportes económicos y principalmente sanitarios para la conservación de productos primarios que puedan marcar la diferencia con otras provincias, conoce y estudia cada zona.

Según los últimos relevamientos, el stock de animales que tiene San Luis es de 115 mil cabezas en lo que se refiere a cabras y además hay 80 mil ovejas, en un sector que pugna por crecer y ya tiene un par de organizaciones bien aceitadas, con asesores veterinarios y muchos conocimientos. Hay preponderancia de ovinos en los departamentos Pringles, Pedernera, Dupuy y parte de Pueyrredón. Los caprinos tienen mayor presencia en Belgrano, Ayacucho, San Martín y Junín.

 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

La UEP empezó los controles y espera el reparto de los fondos

Técnicos del Ministerio de Producción inspeccionaron un campo en La Totora y otro en el paraje La Esquina para verificar el cumplimiento efectivo de los proyectos de inversión.

La actividad ovina gana volumen en San Luis en varias regiones.

Los productores ovinos y caprinos que recibieron subsidios mediante la ley nacional son controlados por el Ministerio de Producción de San Luis, para corroborar que efectivamente hayan hecho las obras comprometidas. Por eso ya comenzó la recorrida 2020 de los técnicos, que es muy importante, al igual que la devolución del dinero, ya que así la provincia se asegura seguir recibiendo fondos para nuevos proyectos.

Las inspecciones comenzaron en dos pequeños establecimientos rurales, no muy lejanos uno del otro. El primero está en el paraje La Totora, entre Saladillo y Juan Llerena. Allí se encuentra el establecimiento Los Medanitos, de María Patricia Alcorta y su hijo Gastón Comino. Hasta ese campo llegaron los funcionarios a observar la aplicación de los fondos otorgados mediante la UEP. Los más de 150 mil pesos ya fueron ejecutados en su totalidad y se compraron materiales para corrales, animales de buena genética y una esquiladora con la que además de esquilar los propios animales brinda un servicio a otros productores de la zona.

El segundo campo visitado se encuentra al pie del cerro El Morro, en cercanías del paraje La Esquina, a unos 30 km de La Punilla, en el Departamento Pedernera. Allí se encuentra el establecimiento Las Tres Marías de Mauro Dolcemascolo, quien fue beneficiario de un aporte reintegrable por 140 mil pesos que fueron aplicados en su totalidad para la compra de reproductores ovinos de genética mejorada, con el objetivo de producir corderos para consumo. “Vemos con agrado la ejecución total de los fondos en los insumos propuestos y en el tiempo proyectado” comentó Gabriela Delgado Coordinadora de la UEP.

 

La reunión de la Comisión Asesora Técnica en Buenos Aires está programada para los días 26 y 27, pero parece difícil de concretar con la pandemia de coronavirus.

 

Es importante destacar que la devolución de estos aportes es en cuotas anuales durante cinco años, y en casi todos los casos hay un plazo de dos años de gracia antes de comenzar los pagos.

 

Un viaje pendiente

Mientras planifican nuevas visitas a otros beneficiarios del año 2019, los directivos de la UEP tienen pendiente el viaje a Buenos Aires que realizan todos los años y en el que se definen los montos que les corresponderán a todas las provincias para poder ejecutar los proyectos que se formularán en 2020. La fecha prevista es entre el 26 y el 27 de este mes, pero con el coronavirus en expansión parece difícil que se concrete esos días.

La encargada de llevar adelante esta tarea es la Comisión Asesora Técnica (CAT) y se sabe que la distribución de los fondos muchas veces depende del poder de 'lobby' que tiene cada provincia. Las patagónicas, fuertes en producción ovina, suelen ser las que se llevan la mejor tajada, aunque también tallan las del noroeste en materia caprina.

 


El gobierno de San Luis está siempre a disposición de los criadores caprinos en materia sanitaria y de entrega de genética. Ellos, con estos proyectos, pueden mejorar sus instalaciones, comprar más animales y crecer en la parte productiva.

 

Por San Luis viajarán funcionarios del Ministerio de Producción y algunos criadores invitados, para que puedan exponer la situación provincial y tratar de arrimar la mayor cantidad de dinero posible, ya que año a año crece el número de interesados en participar de este beneficio. Una vez que se conozca el monto que le corresponde a San Luis, será la UEP la encargada de evaluar en primera instancia los proyectos presentados, ayudar a pulirlos y definir cuánto le corresponderá a cada uno. Claro, todo ese armado luego se envía a Buenos Aires, donde una dependencia del Ministerio de Agricultura da el visto bueno definitivo.

Los proyectos deben contar con el asesoramiento de un profesional agrónomo o veterinario matriculado en San Luis y seguir ciertas pautas fijadas de antemano por la Unidad Ejecutora que conduce Gabriela Delgado. Muchas de esas pautas ya fueron brindadas el año pasado por funcionarios nacionales que visitaron la provincia y fueron de mucha utilidad para evitar futuros fracasos. La idea es que sean muchos los productores beneficiados, aunque los montos finales (siempre escasos) se achiquen un poco.

El Ministerio de Producción no solo participa de las reuniones en buenos Aires y luego distribuye el dinero, también hace aportes económicos y principalmente sanitarios para la conservación de productos primarios que puedan marcar la diferencia con otras provincias, conoce y estudia cada zona.

Según los últimos relevamientos, el stock de animales que tiene San Luis es de 115 mil cabezas en lo que se refiere a cabras y además hay 80 mil ovejas, en un sector que pugna por crecer y ya tiene un par de organizaciones bien aceitadas, con asesores veterinarios y muchos conocimientos. Hay preponderancia de ovinos en los departamentos Pringles, Pedernera, Dupuy y parte de Pueyrredón. Los caprinos tienen mayor presencia en Belgrano, Ayacucho, San Martín y Junín.

 

Logín