Escuchá acá la 96.3
X

En menos de seis días robaron dos veces en la escuela "Fray Luis Amigó"

El viernes asaltaron al personal de vigilancia. Esta madrugada entraron nuevamente y se llevaron varios elementos.

Rápidos para aprender, los malvivientes tomaron nota y pasaron al frente en la escuela Nº 133 "Fray Luis Amigó": entre el 20 y el 26 de marzo robaron dos veces en el edificio. Enterados del cierre del establecimiento por la cuarentena obligatoria, los delincuentes tuvieron tiempo de remover las oficinas y llevarse lo que pudieron.

Aunque en la segunda oportunidad fue solamente el robo de varios elementos, fue en la primera ocasión en la que hubo peligro real: a punta de pistola asaltaron al personal de vigilancia.

Al haber actuado con violencia en la primera escaramuza (los golpearon y después huyeron con sus pertenencias), el personal de seguridad declinó continuar con sus servicios en el establecimiento educativo.

Es que además de la cuarentena, lo que expone la vulnerabilidad de la institución es que no cuenta con cierre perimetral. La ubicación tampoco ayuda: se encuentra al final de la avenida Julio A. Roca y lindera a los barrios Tibiletti, La Vecindad y Los Vagones.

El jefe de la Comisaria 2ª, comisario inspector Javier Miranda, comentó que hubo otras denuncias desde el establecimiento educativo, pero que no encuentran datos certeros ni señas particulares de los sospechosos.

Por lo pronto, las autoridades de la escuela decidieron trasladar a un espacio seguro el poco mobiliario que les queda.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

En menos de seis días robaron dos veces en la escuela "Fray Luis Amigó"

El viernes asaltaron al personal de vigilancia. Esta madrugada entraron nuevamente y se llevaron varios elementos.

Frente de la escuela, la única en la provincia para jóvenes con sobreedad.

Rápidos para aprender, los malvivientes tomaron nota y pasaron al frente en la escuela Nº 133 "Fray Luis Amigó": entre el 20 y el 26 de marzo robaron dos veces en el edificio. Enterados del cierre del establecimiento por la cuarentena obligatoria, los delincuentes tuvieron tiempo de remover las oficinas y llevarse lo que pudieron.

Aunque en la segunda oportunidad fue solamente el robo de varios elementos, fue en la primera ocasión en la que hubo peligro real: a punta de pistola asaltaron al personal de vigilancia.

Al haber actuado con violencia en la primera escaramuza (los golpearon y después huyeron con sus pertenencias), el personal de seguridad declinó continuar con sus servicios en el establecimiento educativo.

Es que además de la cuarentena, lo que expone la vulnerabilidad de la institución es que no cuenta con cierre perimetral. La ubicación tampoco ayuda: se encuentra al final de la avenida Julio A. Roca y lindera a los barrios Tibiletti, La Vecindad y Los Vagones.

El jefe de la Comisaria 2ª, comisario inspector Javier Miranda, comentó que hubo otras denuncias desde el establecimiento educativo, pero que no encuentran datos certeros ni señas particulares de los sospechosos.

Por lo pronto, las autoridades de la escuela decidieron trasladar a un espacio seguro el poco mobiliario que les queda.

Logín