Consideran muertos a la nieta y el bisnieto de Robert Kennedy

Continúa la búsqueda de Maeve Kennedy y su hijo Gideon, que desaparecieron en un accidente náutico, y acrecientan la trágica leyenda del clan político norteamericano.

Una nieta y un bisnieto del fallecido exsenador estadounidense Robert Kennedy fueron dados por muertos tras haber desaparecido cuando estaban a bordo de una canoa en la bahía de Chesapeake, en Maryland, informaron hoy fuentes familiares.

Se trata de Maeve Kennedy Townsend McKean, de 40 años, y su hijo Gideon, de ocho, dijo Kathleen Kennedy Townsend -madre de la primera y abuela del segundo- en un comunicado citado por la prensa norteamericana.

Maeve y Gideon desaparecieron en la tarde del jueves en aguas de la localidad de Shady Side, Maryland, a unos 50 kilómetros al este de Washington, según la revista People, la televisora CNN y el diario estadounidense en español Las Américas.

Kathleen lamentó en el comunicado que la búsqueda pasara de ser una misión de “rescate” a una de “recuperación” de los cuerpos y admitió que el tiempo transcurrido y las condiciones del hecho habilitan a suponer que sus parientes murieron.

 

La desaparición de Maeve y Gideon alimenta la leyenda trágica de la familia Kennedy, que se remonta a 1944

 

Según fuentes oficiales y familiares, Maeve y Gideon subieron a la canoa con la intención de recuperar una pelota con la que estaban jugando varios niños en la vivienda familiar y había caído al mar. David McKean, esposo de Maeve y padre de Gideon, dijo a The Washington Post que “se alejaron más de lo que podían controlar y no pudieron regresar”.

Una persona llamó a las autoridades avisando que dos personas en una canoa intentaban infructuosamente regresar a la costa y pese a que la Guardia Costera revisó por aire y mar un área de 6.000 kilómetros cuadrados solo pudo recuperar el bote un rato después de la desaparición.

En el momento en que los Kennedy desaparecieron soplaban vientos de hasta 50 kilómetros por hora y había olas de casi un metro, según las crónicas citadas.

La desaparición de Maeve y Gideon alimenta la leyenda trágica de la familia Kennedy, que se remonta a 1944, cuando Joseph Patrick -el hermano mayor de Robert- murió al explotar su avión en un bombardeo en el Reino Unido, durante la Segunda Guerra Mundial.

Otros dos hermanos de Robert fallecerían de manera no natural antes que él mismo: Kathleen Agnes, en un accidente aéreo en Francia, en 1948, y el presidente John Fitzgerald, asesinado a balazos en Dallas, en 1963.

El propio Robert murió en 1968 cuando era senador, un día después de haber sido baleado en Los Ángeles mientras celebraba su victoria en las primarias del Partido Demócrata para las elecciones presidenciales de ese año.

David Anthony -hijo de Robert- y su esposa Ethel fallecieron en Palm Beach por sobredosis de drogas en 1984.

Michael LeMoyne, hermano de David Anthonym, murió en Aspen tras chocar contra un árbol mientras jugaba fútbol americano en esquíes en una pendiente nevada, en 1997.

John Fitzgerald Jr. -hijo del presidente asesinado-, conocido como “John John”, su esposa Carolyn Bessette y su cuñada Lauren perdieron la vida cuando el avión que él conducía cayó al océano Atlántico, en 1999.

En 2012, Mary Richardson Kennedy, exesposa de Robert Jr. -hijo del senador- fue hallada muerta en su casa tras serios problemas por consumo de drogas y alcohol, y el informe forense dictaminó que falleció de asfixia por ahorcamiento.

En 2019, Saoirse Kennedy Hill, nieta de Robert, fue encontrada muerta por sobredosis de drogas en la casa familiar de Barnstable, Massachusetts.

 


“Bobby” y "JFK": los hermanos Robert y John Fitzgerald, los más reconocidos de un clan signado por la desgracia.

 

Télam

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Consideran muertos a la nieta y el bisnieto de Robert Kennedy

Continúa la búsqueda de Maeve Kennedy y su hijo Gideon, que desaparecieron en un accidente náutico, y acrecientan la trágica leyenda del clan político norteamericano.

Este siniestro hecho alimenta la leyenda trágica de la familia Kennedy, que se remonta a 1944. Maeve y su marido David, en tiempos felices.

Una nieta y un bisnieto del fallecido exsenador estadounidense Robert Kennedy fueron dados por muertos tras haber desaparecido cuando estaban a bordo de una canoa en la bahía de Chesapeake, en Maryland, informaron hoy fuentes familiares.

Se trata de Maeve Kennedy Townsend McKean, de 40 años, y su hijo Gideon, de ocho, dijo Kathleen Kennedy Townsend -madre de la primera y abuela del segundo- en un comunicado citado por la prensa norteamericana.

Maeve y Gideon desaparecieron en la tarde del jueves en aguas de la localidad de Shady Side, Maryland, a unos 50 kilómetros al este de Washington, según la revista People, la televisora CNN y el diario estadounidense en español Las Américas.

Kathleen lamentó en el comunicado que la búsqueda pasara de ser una misión de “rescate” a una de “recuperación” de los cuerpos y admitió que el tiempo transcurrido y las condiciones del hecho habilitan a suponer que sus parientes murieron.

 

La desaparición de Maeve y Gideon alimenta la leyenda trágica de la familia Kennedy, que se remonta a 1944

 

Según fuentes oficiales y familiares, Maeve y Gideon subieron a la canoa con la intención de recuperar una pelota con la que estaban jugando varios niños en la vivienda familiar y había caído al mar. David McKean, esposo de Maeve y padre de Gideon, dijo a The Washington Post que “se alejaron más de lo que podían controlar y no pudieron regresar”.

Una persona llamó a las autoridades avisando que dos personas en una canoa intentaban infructuosamente regresar a la costa y pese a que la Guardia Costera revisó por aire y mar un área de 6.000 kilómetros cuadrados solo pudo recuperar el bote un rato después de la desaparición.

En el momento en que los Kennedy desaparecieron soplaban vientos de hasta 50 kilómetros por hora y había olas de casi un metro, según las crónicas citadas.

La desaparición de Maeve y Gideon alimenta la leyenda trágica de la familia Kennedy, que se remonta a 1944, cuando Joseph Patrick -el hermano mayor de Robert- murió al explotar su avión en un bombardeo en el Reino Unido, durante la Segunda Guerra Mundial.

Otros dos hermanos de Robert fallecerían de manera no natural antes que él mismo: Kathleen Agnes, en un accidente aéreo en Francia, en 1948, y el presidente John Fitzgerald, asesinado a balazos en Dallas, en 1963.

El propio Robert murió en 1968 cuando era senador, un día después de haber sido baleado en Los Ángeles mientras celebraba su victoria en las primarias del Partido Demócrata para las elecciones presidenciales de ese año.

David Anthony -hijo de Robert- y su esposa Ethel fallecieron en Palm Beach por sobredosis de drogas en 1984.

Michael LeMoyne, hermano de David Anthonym, murió en Aspen tras chocar contra un árbol mientras jugaba fútbol americano en esquíes en una pendiente nevada, en 1997.

John Fitzgerald Jr. -hijo del presidente asesinado-, conocido como “John John”, su esposa Carolyn Bessette y su cuñada Lauren perdieron la vida cuando el avión que él conducía cayó al océano Atlántico, en 1999.

En 2012, Mary Richardson Kennedy, exesposa de Robert Jr. -hijo del senador- fue hallada muerta en su casa tras serios problemas por consumo de drogas y alcohol, y el informe forense dictaminó que falleció de asfixia por ahorcamiento.

En 2019, Saoirse Kennedy Hill, nieta de Robert, fue encontrada muerta por sobredosis de drogas en la casa familiar de Barnstable, Massachusetts.

 


“Bobby” y "JFK": los hermanos Robert y John Fitzgerald, los más reconocidos de un clan signado por la desgracia.

 

Télam

Logín