¿Carne online? Falta, pero tiene buen futuro

Un 34% de los encuestados afirmó estar dispuesto a comprar por internet. La principal traba sería el precio.

Según informó el Instituto de Promoción de Carne Vacuna Argentina (IPCVA), ya un 2% de la población compra cortes vacunos bajo la metodología online y recibe los cortes en la puerta de su casa envasados al vacío.

La encuesta que realiza el departamento de promoción interna del instituto entre 1.100 consumidores de todo el país asegura que esta metodología es incipiente, pero quienes están en el negocio de la carne notan que puede crecer el interés en el corto plazo, ya que se trata de un sistema cómodo, aunque quizá no sea el más indicado para aquellos a los que les gusta elegir sus cortes en el mostrador.

De todas maneras todavía hay un largo camino por recorrer en un país que hace del consumo de la carne vacuna todo un culto.

Un 66% del universo encuestado manifestó que no le interesa comprar la carne vía online, pero al restante 34% dijo que sí le interesa, aunque con ciertas barreras o recaudos.

El precio resulta el factor que ofrece mayores resistencias y puede llegar a trabar las operatorias. En segundo lugar, surgen dudas sobre la frescura de la carne (a eso apuntábamos con lo de ir a observarla al mostrador) e incluso sobre la conservación en los días previos, haciendo referencia a la famosa e indispensable "cadena de frío" que requieren los productores perecederos.

Son todos aspectos que el IPCVA cree que se pueden acomodar en el corto plazo, según un informe elaborado por Adrián Bifaretti, jefe del departamento de promoción interna, un estudioso del consumo y los secretos del mercado.

Además, el IPCVA menciona en el informe que existe cierto patrón común dentro de los interesados por la metodología online: suelen ser aquellos de clase media y que viven dentro de la Capital Federal.

Pese a esta incipiente tendencia en medio de la cuarentena, el instituto evaluó que las carnicerías de barrio siguen siendo el canal para la mayor demanda de carne vacuna. Así lo indica el 60% de los entrevistados, mientras que el 27% dice optar por comprar el alimento en súper e hipermercados, que suelen tener precios más elevados, salvo cuando sacan ofertas.

Una curiosidad es que las mujeres prefieren el súper y los hombres optan por ir a la carnicería. También se aclara que los comercios pequeños son más populares en el GBA o en el interior del país, mientras que en la Ciudad de Buenos Aires la compra en supermercados alcanza su máximo pico, con un 39%.

Por último, el IPCVA destaca que aún estando en cuarentena, con crisis económica y con las parrillas cerradas, la carne vacuna tiene un 97% de penetración en la sociedad argentina.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

¿Carne online? Falta, pero tiene buen futuro

Un 34% de los encuestados afirmó estar dispuesto a comprar por internet. La principal traba sería el precio.

Un 66% del universo encuestado manifestó que no le interesa comprar la carne vía online. Foto ilustrativa (Internet).

Según informó el Instituto de Promoción de Carne Vacuna Argentina (IPCVA), ya un 2% de la población compra cortes vacunos bajo la metodología online y recibe los cortes en la puerta de su casa envasados al vacío.

La encuesta que realiza el departamento de promoción interna del instituto entre 1.100 consumidores de todo el país asegura que esta metodología es incipiente, pero quienes están en el negocio de la carne notan que puede crecer el interés en el corto plazo, ya que se trata de un sistema cómodo, aunque quizá no sea el más indicado para aquellos a los que les gusta elegir sus cortes en el mostrador.

De todas maneras todavía hay un largo camino por recorrer en un país que hace del consumo de la carne vacuna todo un culto.

Un 66% del universo encuestado manifestó que no le interesa comprar la carne vía online, pero al restante 34% dijo que sí le interesa, aunque con ciertas barreras o recaudos.

El precio resulta el factor que ofrece mayores resistencias y puede llegar a trabar las operatorias. En segundo lugar, surgen dudas sobre la frescura de la carne (a eso apuntábamos con lo de ir a observarla al mostrador) e incluso sobre la conservación en los días previos, haciendo referencia a la famosa e indispensable "cadena de frío" que requieren los productores perecederos.

Son todos aspectos que el IPCVA cree que se pueden acomodar en el corto plazo, según un informe elaborado por Adrián Bifaretti, jefe del departamento de promoción interna, un estudioso del consumo y los secretos del mercado.

Además, el IPCVA menciona en el informe que existe cierto patrón común dentro de los interesados por la metodología online: suelen ser aquellos de clase media y que viven dentro de la Capital Federal.

Pese a esta incipiente tendencia en medio de la cuarentena, el instituto evaluó que las carnicerías de barrio siguen siendo el canal para la mayor demanda de carne vacuna. Así lo indica el 60% de los entrevistados, mientras que el 27% dice optar por comprar el alimento en súper e hipermercados, que suelen tener precios más elevados, salvo cuando sacan ofertas.

Una curiosidad es que las mujeres prefieren el súper y los hombres optan por ir a la carnicería. También se aclara que los comercios pequeños son más populares en el GBA o en el interior del país, mientras que en la Ciudad de Buenos Aires la compra en supermercados alcanza su máximo pico, con un 39%.

Por último, el IPCVA destaca que aún estando en cuarentena, con crisis económica y con las parrillas cerradas, la carne vacuna tiene un 97% de penetración en la sociedad argentina.

Logín