25.5°SAN LUIS - Miércoles 30 de Septiembre de 2020

25.5°SAN LUIS - Miércoles 30 de Septiembre de 2020

EN VIVO

Taxis y remises se adaptan a las nuevas exigencias sanitarias de trabajo

Con la apertura de comercios y flexibilizaciones en la circulación, la actividad en el centro puntano se reactiva paulatinamente. Los choferes comienzan a trabajar más y buscan brindarle a los pasajeros confianza con las medidas de limpieza necesarias. 

Por Ángel Altavilla
| 19 de mayo de 2020
Una modalidad es el vinilo transparente en el habitáculo, con una pequeña ventanita. Foto y Video Marina Balbo

De a poco, las calles sanluiseñas volvieron a sentir la presencia del sector automotor, y con la apertura de más rubros comerciales, el movimiento generó que el público utilice más el servicio de taxis, que había bajado desde el comienzo de la cuarentena.

 

El gremio aceptó las medidas de seguridad y limpieza necesarias, ya que la nueva normalidad los llevó a adaptarse y separar el habitáculo del chofer, como medida preventiva, además de circular con barbijo, alcohol en gel, un rociador con alcohol y la limpieza a fondo tras cada recorrido.

 

En una recorrida céntrica, El Diario de la República salió a conocer las precauciones y preocupaciones de los taxistas y buscó la palabra de quienes llevan a cabo la ardua tarea de esperar a un viajero, y después de la llegada a destino, repetir la rutina de la espera inclemente.

 

 

 

“Entre la gente que va al banco y a los supermercados tenemos más movimiento”, aseguró Rodrigo, en una parada céntrica bastante popular, la esquina de la plaza Pringles, sobre Pringles y San Martin. En diagonal, otro colega también celebró la apertura de los negocios, porque “mermó muchísimo desde ese momento (que empezó la cuarentena) pero no queda otra que seguir andando, si estamos en esto”, dijo con picardía Daniel. Antes de partir, comentó con alegría que después de 20 días inactivo, se mantuvo a flote con la ayuda de su familia y “unos ahorros”, pero desde que volvió a manejar “estoy más tranquilo”.

 

En la espera, mientras salen del supermercado con bolsas y carritos llenos, Héctor contó que “la situación mejoró bastante, laburamos mucho más que al principio”, dijo el chofer, quien se desempeña en el oficio hace 31 años, y aseguró que todo esto fue “gracias a los puntanos que colaboramos con el aislamiento y nos respetamos entre todos”.

 

En la parada frente a un banco con mucho movimiento, Oscar no olvida que “los primeros 15 días estuvo cortado y trabajamos lo mínimo”. Con la misma simpatía que ofrece en cada viaje, mostró los implementos sanitarios que utiliza. Usa barbijo, tiene alcohol en gel, y después de cada viaje, rocía el interior antes de encarar otro trayecto. Y por su cuenta, le puso un biombo de vinilo transparente al habitáculo, con una pequeña ventanita por donde intercambia los billetes del recorrido por el ticket. Oscar dijo que “así continúa la charla entre el chofer y el pasajero, pero ahora con más cuidado”.

 

Los consultados coincidieron que al comenzar el aislamiento obligatorio los recorridos de los taxis fueron los más afectados, ya que muchos debieron mantenerse a resguardo. Por lo cual festejaron que los choferes volvieron a tomar el volante y seguir para adelante. O hacia donde los guíe el GPS.

 

 

Comentá vos tambien...