Continúa la escasez de cigarrillos en los kioscos de la ciudad

Los comerciantes de la capital puntana dicen que no reciben toda la mercadería que solicitan.

A pesar de que desde hace una semana comenzó la distribución de cigarrillos en todo el país, en la ciudad de San Luis no se regularizó el stock. En los kioscos dicen que reciben los pedidos que les mandan y no los que necesitan para abastecer adecuadamente a sus clientes. Además, señalan que no cuentan con todas las marcas, ya que la ex Nobleza Piccardo (British American Tobacco Argentina) aún no fue autorizada para abrir la planta que está ubicada en Pilar, provincia de Buenos Aires.

Agustín Segovia, quien atiende un drugstore en el San Luis Shopping Center, dijo que durante diez días no tuvo cigarrillos de ninguna clase, y que desde la semana pasada recibió dos pedidos que se vendieron rápidamente. “Nosotros no permitimos comprar en cantidad porque no tene mos reservas. Para que puedan llevar todos, restringimos las ventas. El proveedor nos trae el pedido que puede, pero rápidamente se acaba”.

“Las marcas que tenemos son Marlboro, Phillips Morris, Parliament, entre otros, que son los que comercializa Massalin Particulares. Sabemos que British American Tobacco todavía no tiene las autorizaciones del municipio de Pilar para habilitar la producción”, destacó sobre una de las razones por la que los locales no tienen stock de este producto.

El centro de la ciudad tiene una situación similar, aunque con mayores faltantes debido a la mayor afluencia de clientes. En un comercio de San Martín y Ayacucho quedaban pocos atados. En el mostrador, un cartel escrito a mano con un fibrón negro indicaba a los clientes que solo podían comprar un paquete por persona. Otro local de calle San Martín estaba en peores condiciones. Tres mujeres entraron a consultar por cigarrillos en muy poco tiempo. Javier Giménez, el dueño, tuvo que explicarles que hasta la tarde no iba a tener mercadería. “Recibo todos los días una pequeña cantidad, que vendo en una hora y media. Encontrar 'puchos' se volvió una odisea”, aseguró y confirmó que vende los paquetes de a uno.

Marta, quien siempre compra Parliament, dijo que no hay suficientes cigarrillos y que cada vez que se le terminan recorre varios negocios hasta conseguir un atado. "No me cobraron precios exorbitantes, pero sí en algunos comercios, para venderme dos etiquetas, me obligaban a comprar otros productos", afirmó.

 Si bien ahora los valores parecen moverse en un rango normal, hace dos semanas, cuando la escasez era incluso más aguda, algunos consumidores padecieron excesos. Aseguran que los atados de 20 llegaron a costar 400 pesos, con una comercialización que se dio de manera informal a través de las redes sociales y hasta en viviendas particulares.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Continúa la escasez de cigarrillos en los kioscos de la ciudad

Los comerciantes de la capital puntana dicen que no reciben toda la mercadería que solicitan.

Afortunado. No son muchos los fumadores que consiguen cigarrillos. Foto: Martín Gómez.

A pesar de que desde hace una semana comenzó la distribución de cigarrillos en todo el país, en la ciudad de San Luis no se regularizó el stock. En los kioscos dicen que reciben los pedidos que les mandan y no los que necesitan para abastecer adecuadamente a sus clientes. Además, señalan que no cuentan con todas las marcas, ya que la ex Nobleza Piccardo (British American Tobacco Argentina) aún no fue autorizada para abrir la planta que está ubicada en Pilar, provincia de Buenos Aires.

Agustín Segovia, quien atiende un drugstore en el San Luis Shopping Center, dijo que durante diez días no tuvo cigarrillos de ninguna clase, y que desde la semana pasada recibió dos pedidos que se vendieron rápidamente. “Nosotros no permitimos comprar en cantidad porque no tene mos reservas. Para que puedan llevar todos, restringimos las ventas. El proveedor nos trae el pedido que puede, pero rápidamente se acaba”.

“Las marcas que tenemos son Marlboro, Phillips Morris, Parliament, entre otros, que son los que comercializa Massalin Particulares. Sabemos que British American Tobacco todavía no tiene las autorizaciones del municipio de Pilar para habilitar la producción”, destacó sobre una de las razones por la que los locales no tienen stock de este producto.

El centro de la ciudad tiene una situación similar, aunque con mayores faltantes debido a la mayor afluencia de clientes. En un comercio de San Martín y Ayacucho quedaban pocos atados. En el mostrador, un cartel escrito a mano con un fibrón negro indicaba a los clientes que solo podían comprar un paquete por persona. Otro local de calle San Martín estaba en peores condiciones. Tres mujeres entraron a consultar por cigarrillos en muy poco tiempo. Javier Giménez, el dueño, tuvo que explicarles que hasta la tarde no iba a tener mercadería. “Recibo todos los días una pequeña cantidad, que vendo en una hora y media. Encontrar 'puchos' se volvió una odisea”, aseguró y confirmó que vende los paquetes de a uno.

Marta, quien siempre compra Parliament, dijo que no hay suficientes cigarrillos y que cada vez que se le terminan recorre varios negocios hasta conseguir un atado. "No me cobraron precios exorbitantes, pero sí en algunos comercios, para venderme dos etiquetas, me obligaban a comprar otros productos", afirmó.

 Si bien ahora los valores parecen moverse en un rango normal, hace dos semanas, cuando la escasez era incluso más aguda, algunos consumidores padecieron excesos. Aseguran que los atados de 20 llegaron a costar 400 pesos, con una comercialización que se dio de manera informal a través de las redes sociales y hasta en viviendas particulares.

Logín