11.3°SAN LUIS - Lunes 13 de Julio de 2020

11.3°SAN LUIS - Lunes 13 de Julio de 2020

EN VIVO

La NASA suspendió el lanzamiento del Canon9 por mal clima

Será la primera misión tripulada que partirá de Estados Unidos en diez años. El despegue fue reprogramado para este sábado.

Por redacción
| 27 de mayo de 2020
Foto: internet.

 

El lanzamiento al espacio del cohete Canon9, previsto para este miércoles, finalmente fue postergado por la NASA para el sábado debido a malas condiciones climáticas. De esta manera, la nueva fecha de la misión espacial denominada Demo-2 será el 30 de mayo a las 16:22 de la Argentina, desde el Centro Espacial Kennedy en Florida.

 

Después de casi 10 años se volverá a lanzar desde suelo estadounidense un cohete espacial tripulado, en este caso por Bob Behnken y Doug Hurley.

 

El mismo se realizará con la cápsula Crew Dragon, fabricada por la agencia Space X de Elon Musk.

 

Asimismo, será la primera vez en la historia que una empresa de capital privado lanza al espacio un cohete tripulado, ya que hasta el momento Space X solo había lanzado suministros.

 

Este lanzamiento es uno de los más importantes en la historia de los Estados Unidos porque si se lleva a cabo con éxito ese país dejará de depender de las cápsulas Soyuz que tienen el sello ruso.

 

El éxito de la operación confirmaría la opción de reutilizar este tipo de cohetes espaciales después de que las pruebas de despegues y aterrizajes hayan ofrecido un total optimismo.

 

Todo ello, además de suponer una importante reducción de costos, abriría la vía del turismo espacial, un avance económico para el trabajo que se está llevando a cabo en el espacio.

 

Elon Musk fundó la Space X en 2002 con el objetivo final de permitir a la gente vivir en otros planetas.

 

La NASA ha sido un socio y cliente clave en cada paso del camino para la compañía con sede en Hawthorne, California.

 

De hecho, una versión de carga de la cápsula Dragón de Space X ya hace viajes regulares a la estación espacial.

 

En 2014, la NASA concedió a Space X y a Boeing un total de 6.800 millones de dólares en contratos para impulsar la capacidad de Estados Unidos de volar al laboratorio orbital sin comprar asientos en las cápsulas rusas Soyuz.

 

NA.

 

Temas de nota:

Comentá vos tambien...