11.6°SAN LUIS - Lunes 13 de Julio de 2020

11.6°SAN LUIS - Lunes 13 de Julio de 2020

EN VIVO

En un sábado distinto, Villa Mercedes volvió a los bares

A pesar del frío, los restaurantes recibieron comensales y los comercios minoristas atendieron al público.

Por redacción
| 31 de mayo de 2020
En familia. Los Olivares disfrutaron de su primer desayuno en un restobar tras la flexibilización del aislamiento. Foto: Héctor Portela.

Después de más de dos meses, el centro comercial de Villa Mercedes volvió a cobrar vida durante un sábado. La posibilidad de que los negocios minoristas abrieran sus puertas y el regreso de la atención en bares y restaurantes les dieron a las principales calles del casco histórico un movimiento que no se había visto durante los fines de semana de la cuarentena.

 

Como si el sector gastronómico no hubiese ya atravesado suficientes problemas, el otoño intentó ponerle otro obstáculo en el primer día de servicio tras la habilitación que anunció el Comité de Crisis de la Provincia. Los árboles dejaron los adoquines de Pedernera y avenida Mitre repletos de hojas y les dieron un inusual aspecto de suciedad. Pero además, cuando el reloj marcaba las 11, horario establecido para la apertura de los locales, el termómetro acusaba 7º y una sensación térmica de 4º.

 

Lejos de resignarse, los propietarios y empleados se mostraban muy emocionados. "Todo este tiempo que estuvimos cerrados fueron días de mucha angustia, pero ya no quiero pensar en eso, sino mirar para adelante. Cuando el Gobernador anunció que podíamos atender, nos dio muchísima alegría porque estábamos esperando esto: poder trabajar. Ya no pude pensar en otra cosa", confesó Fernando Salazar, el dueño del café Balcarce.

 

Es que ni bien finalizó el reporte encabezado por Alberto Rodríguez Saá, los restaurantes llenaron las redes sociales con la esperada noticia y con sus nuevos horarios (de lunes a domingo de 11 a 19). Jesica Marinelli, la encargada de Il Panino, contó que forma parte de la empresa desde hace 11 años y, por eso, para ella no solo representa un alivio laboral, sino un sentimiento personal. "Estamos con mucha felicidad. De un día para el otro tuvimos que cerrar y fue un golpe duro. Cuando nos permitieron hacer delivery, era muy triste venir y ver las luces apagadas y el salón vacío", expresó.

 

Los locales trataron de acoplarse rápidamente a las exigencias del protocolo de prevención del coronavirus. Todos habían colocado los dos trapos de piso mojados con lavandina en los ingresos, y tuvieron que quitar mesas y sillas para permitir un mayor distanciamiento entre los clientes.

 

Los villamercedinos respondieron con una buena afluencia en las primeras horas en busca del desayuno. "La gente llegó muy contenta, hay grupos que son fieles y vinieron, se reencontraron y se sacaron fotos. Apenas abrimos se llenó la capacidad que tenemos permitida", contó Iván Escobar, quien es empleado en Ferro Di Cavallo Casa de Té.

 

El joven expresó que lo que más les costó a los clientes fue adaptarse a algunas de las nuevas medidas. "Trato de frenarlos porque entran y salen por el mismo lugar, pero hay una puerta que es para entrada y otra para la salida. Son cosas a las que todavía nos tenemos que acostumbrar todos", dijo.

 

Sin embargo, no todos los comercios gastronómicos abrieron en la primera jornada. Algunos mantuvieron sus mesas y sillas apiladas por la mañana y recién atendieron para la hora del almuerzo, mientras que otros directamente se mantuvieron cerrados todo el día.

 

La cuarentena impactó muy fuerte en el sector y al menos cuatro locales bajaron sus persianas de forma definitiva en la ciudad en los últimos meses. 

 

"El daño económico está. Va a tardar entre seis meses y un año en reactivarse pero, al poder trabajar, la cabeza funciona de otra forma y tenemos todas las expectativas para salir adelante", aseguró Salazar.

 

La mayoría de las jugueterías, bazares, tiendas de ropa, zapaterías, entre otros rubros, aprovechó la nueva disposición parar abrir. Los transeúntes se multiplicaron e hicieron crujir las hojas de un otoño diferente.

 

Comentá vos tambien...