23.2°SAN LUIS - Lunes 03 de Agosto de 2020

23.2°SAN LUIS - Lunes 03 de Agosto de 2020

EN VIVO

Gloria Carrá: "Las madres venimos a abrir puertas"

Lleva más de cuarenta años de trayectoria. En una charla con Cooltura, la actriz habló, sin tabués ni tapujos, de tabúes y tapujos. También de la educación de sus hijas y de las desigualdades de género en el mundo artístico.

Por Florencia Espinosa
| 27 de julio de 2020

Sus primeros pasos en la televisión fueron de niña, en la década del '80. Integró "Señorita maestra", "La banda del Golden Rocket", "Poliladron" y "Verano del 98", entre otros éxitos rotundos. Gloria Carrá tiene toda una vida de trayectoria, que incluye teatro y cine; y es hoy, con 49 años, una de las actrices más consolidadas del ambiente. Además es líder de la banda "Coronados de Gloria", desde donde despunta el vicio de la música.

 

Eso no fue un impedimento para participar en "Sex", la obra que representa una propuesta totalmente diferente, donde el tema central es el sexo y el público no es un mero espectador. La apuesta se redobló cuando el espectáculo migró al ámbito virtual y tendrá su cuarta experiencia el próximo viernes. 

 

En una charla con Cooltura, Gloria contó cómo fue la adaptación al trabajo online, la respuesta del público, sus años de carrera y la relación con sus hijas, Ángela y Amelia.   

 

 

—¿Cómo te sentís haciendo un espectáculo tan particular como "Sex"?

 

—Estoy muy contenta. Significa muchas cosas porque, además de que está buenísimo lo que estamos haciendo, tener trabajo en un momento en donde nuestra profesión está bastante parada es muy importante, me hace muy feliz que José María Muscari haya encontrado la vuelta para seguir.

 

 

"Sex", la obra de Muscari.

 

 

—¿Cómo fue la respuesta del público?

 

—Muy buena, la gente vuelve a sacar la entrada. Tengo muchos mensajes que me dicen que compró una vez y después volvió a comprar para la próxima experiencia. Nos da mucha alegría porque lo que le trasmitimos a la gente es eso, confianza en ellos mismos, reconectar con el deseo, con el cuerpo, en este momento es como muy vital.

 

 

—¿Tuviste algún tipo de tabú cuando te hicieron la propuesta?

 

—No, enseguida me dieron ganas, supe después de tomar un café con José, cuando nos encontramos a charlar, que le iba a decir que sí. Él me iba comentando cómo era la experiencia, lo que había pensado y yo pensaba: “Sí, lo quiero hacer”. Me dieron muchas ganas de explorar.

 

 

—¿Te generó miedo lo virtual? ¿Cómo iba a ser la recepción a través de este nuevo formato?

 

—Confié plenamente, una vez más. Mi cabeza no abarcaba todo lo que José explicaba al principio, era un armado muy grande y necesita de mucha gente, no solo los artistas sino la producción, hay mucha gente detrás trabajando. Está muy bien armado, al comienzo él explicaba y yo no llegaba a entender. Confié en lo que me decían.

 

 

—¿Cómo están viviendo la cuarentena en Buenos Aires los trabajadores de la cultura, los artistas?

 

—No puedo generalizar, pero hay bastante incertidumbre y tristeza, no se puede hacer demasiado. Los músicos estamos con muchas ganas de tocar también, yo tuve un streaming. Con todo el protocolo y cuidando todo. Me imagino que cada artista estará con un montón de ganas. Para nosotros no hacer teatro es una tristeza como para muchos otros trabajadores de otros ámbitos. Además no solo los artistas paramos, sino toda la gente que está detrás de nosotros. Técnicos, trabajadores de los teatros, cine, televisión. Como todos. Cada uno lo vivirá diferente. Pero todos tenemos un poco de tristeza e incertidumbre. Por eso reinventarse en "Sex" es maravilloso, lo que han hecho es maravilloso. José le daba mucha vuelta a eso, porque mostrar una obra quieta, algo que dura una hora y media, eso no era "Sex", no lo podíamos mostrar así. Porque ya presencial era una propuesta diferente. La gente te seguía, iba por diferentes espacios, entraba a diferentes cuartos, se movilizaba con vos. Entonces, ¿cómo hacíamos para mostrar eso virtualmente? La verdad que fue genial lo que se logró.

 

 

—Tiene mucha interacción la obra con el público.

 

—Muchísima. Nosotros generamos material durante la semana donde no estamos haciendo "Sex" virtual. Esa semana se usa para eso y después los tres días de la experiencia estamos abocados a eso, nos tocan diferentes cosas: Zoom, vivos, sexting por telegram, hay varias plataformas.

 

 

—Tenés una carrera extensa tanto en teatro, cine y tv, ¿en qué rol te sentís más cómoda?

 

—En todos. De todo saco algo bueno y todos me gustan, los disfruto y me siento cómoda si estoy haciendo algo que me gusta. Si el personaje que hago me gusta y si la gente con la que estoy trabajando también, para mí es lo mismo estar en teatro, televisión o cine. De cada uno de ellos disfruto y cada uno tiene su gusto diferente.

 

"Tiempos compulsivos" (2012).

 

—¿En qué consideras que has crecido más desde lo profesional?

 

—Supongo que como mujer, y eso hace que se refleje en todas las áreas, desde cantar, actuar, en todo. Haber incursionado en la música, que es algo que me apasiona, es algo que me hace ver muchos frutos. Pero también como actriz. Nada es independiente de otra cosa. Es un proceso mío interno que tiene que ver con las elecciones que voy haciendo: la música, escribir mis propias canciones, armar la banda. Despojarme de prejuicios y participar en "Sex". Todo eso hace a mi persona y se ve reflejado en todo. Ser más segura también. Es un proceso y los años tienen que ver. Esta cuarentena influye. No vamos a salir todos iguales. Cada uno es un mundo, pero para mí no es liviano para nada. Es meterse para adentro y bucear ahí. A veces encontrás cosas que no te gustan y está bueno que afloren. Es una tristeza lo que está pasando afuera así que también es un regalo, hay que tomárselo de esa manera para poder observarse y crecer y ver qué cosas hay que mejorar y corregir. Tomar conciencia de para qué estamos en este mundo.

 

 

—¿Lo viviste como un proceso de introspección?

 

—Sí, lo vivo así. No hay ninguna distracción. No te podés hacer la tonta, no es que estás triste y te podés ir a tomar un vino a la casa de una amiga. Todo es más bien puertas adentro y si hablás con una amiga es para charlar sobre eso que te está pasando. Me apoyé mucho en mis amigos y amigas. Estuve mucho con las videollamadas. Cuando es necesario nos comunicamos, armamos chats juntos. Además también hay algo de cosas que no podíamos hacer antes, por ejemplo, tener ganas de ver una amiga y no poder hacerlo porque no tenés el tiempo. Todas estábamos trabajando. Ahora hay otra cosa, nos sentamos a tomar mates con videollamadas, charlas. Es una manera nueva, estoy súper conectada.

 

 

—¿Qué te genera ver a tu hija Ángela, que siguió tus pasos desde lo artístico?

 

—Lo veo con mucha felicidad, muy orgullosa de todo lo que hace. Es una artista súper completa, la admiro. Me encanta todo lo que hace. Me encanta la canción nueva que sacó. La veo muy mujer, me emociona, me gusta mucho.

 

 

—Recién hablábamos del crecimiento y seguridad que una va adquiriendo con los años. Seguramente el caso de Ángela, con una seguridad tan grande, fue diferente al tuyo en esos años. ¿Creés que los tiempos de ahora hacen que la mujer tenga otra seguridad ya desde más joven?

 

—Totalmente, por suerte todo el movimiento feminista del mundo ha hecho que a las chicas jóvenes les llegue otra información. Lo veo no solo en Ángela, también en Amelia que tiene 10, ya en su forma de hablar, de expresarse, lo que entiende, la información que yo le paso. Nuestras hijas tienen esa suerte, las madres venimos a abrirles esas puertas, no a cerrarlas, y a hablar de todo lo que haya que hablar.

 

 

—¿Te interpelan como mamá todos estos temas que se tratan y la importancia, que tiene que ver mucho con tu espectáculo, de hablar del sexo sin tabúes?

 

—Sí, me siento involucrada y hay temas que hay que sacar a la luz, como por ejemplo, infancias trans. Eso me moviliza muchísimo y me gustaría que se supiera más y que la gente abriera su cabeza.

 

 

—¿En qué situación estás ahora con el Colectivo de Actrices?

 

—Formé parte al principio y después me fui. Sigo involucrada personalmente de forma individual, con amigas. Si surgieran marchas o situaciones, me informo y voy.

 

"Abzurdah" (2015).

 

—Fue algo mundial, sobre todo en la parte artística, muchas actrices denunciaron abusos y desigualdades en el ámbito laboral, ¿te tocó vivirlo?

 

—Sí. Todas las mujeres en algún momento de nuestras vidas hemos sufrido abusos. Siete de cada diez, es muchísimo. Abusos no solo sexuales, también físicos y verbales. Todavía hay mucho trabajo por hacer, nuestras voces están ahí y están siendo escuchadas quieras o no. En Argentina sucede siempre: el protagonista varón cobra más. Me ha pasado con mi ex, que no tiene la trayectoria que yo tengo y cobraba más que yo cuando recién se empezaba a hacer conocido.

 

 

—¿Qué se puede hacer para combatir eso?

 

—En principio alzar la voz y que se sepa. Después se me ocurren diferentes formas, como estar unidas; pero lo principal es hablar y que se sepa. 

 

Temas de nota:

Comentá vos tambien...