24.2°SAN LUIS - Lunes 26 de Octubre de 2020

24.2°SAN LUIS - Lunes 26 de Octubre de 2020

EN VIVO

Elecciones en EE.UU.: qué dicen y qué no dicen las encuestas

El 9 de noviembre de 2016, un día después de las elecciones en las que Trump ganó como presidente de EE.UU., algunos medios se preguntaron: ¿qué pasó con las encuestas?

 

Hillary Clinton, la candidata del Partido Demócrata, se mantuvo líder en intención de voto, y así fue incluso hasta el día de la elección, cuando los números le otorgaban una ligera ventaja en el voto popular (2,7 puntos). De hecho, sacó 2,8 millones de sufragios más que su contrincante.

 

Sin embargo, las encuestas de intención de voto popular no son determinantes ni suficientes en un sistema electoral indirecto como el estadounidense. Y, si bien también en este campo los números le daban la victoria a Clinton en Estados clave en cantidad de electores como Carolina del Norte, Florida, Pensilvania, Wisconsin y Michigan, en ese plano las encuestadoras sí se equivocaron.

 

A menos de 100 días de un nuevo proceso electoral, los números son determinantemente favorables para el candidato demócrata, Joe Biden. Sin embargo, están lejos de ser definitivos.

 

Una innumerable cantidad factores podrá modificar esa ventaja de entre 10 y 15 puntos de Biden sobre Trump (la diferencia más alta entre dos candidatos a la Presidencia en mucho tiempo). Por empezar, y dado el panorama electoral de cualquier país en este momento preciso de la historia, los números pueden sufrir variaciones imprevistas. Eso, claro, si los números no se equivocan esta vez.

 

Suponiendo que las estadísticas no mienten, podríamos decir que sí pueden mutar. Y las mutaciones en los números tendrán que ver con cuestiones como el manejo de la pandemia y sus consecuencias (económicas y sanitarias), el avance de las manifestaciones antirracistas que no dan tregua en algunas regiones del país (y la cantidad de votantes que decidan direccionar su voto en este sentido), las históricas tendencias electorales (que por lo general dan ganador al candidato en ejercicio del poder, salvo contadas excepciones) y la recepción de la postura del candidato a la situación de ese momento. En este último aspecto podemos decir que hay un gran cambio con respecto a la elección anterior: entonces Donald Trump representaba al hombre “antisistema”; ahora Trump ES el sistema.

 

También habrá que ver la capacidad de las encuestas para captar factores imprevisibles: el voto de los indecisos, los niveles de abstención y el porcentaje de personas que decidieron no contestar a las encuestadoras pero que ya tienen su voto definido. Son cuestiones que siempre pueden hacer fallar una previsión de este tipo. Aunque a mayor diferencia de intención de voto, seguramente corresponda un menor margen de error.

 

Temas de nota:

Comentá vos tambien...