12.9°SAN LUIS - Lunes 10 de Mayo de 2021

12.9°SAN LUIS - Lunes 10 de Mayo de 2021

EN VIVO

Amelia Paéz, atrapada en el movimiento

Tras el estreno de su obra virtual, la bailarina de Butoh se sorprende por la convocatoria de un curso dictado por ella.

Por redacción
| 10 de septiembre de 2020
Contacto con la naturaleza. Amelia, en la filmación de uno de sus videos. Tiene su flamante espectáculo "Ma Rueca, hilos del desierto" colgado en su canal de YouTube.

Los movimientos salen de las entrañas, de lo profundo de los sentimientos o de la energía que moviliza a Amelia Páez, la bailarina de danza-teatro butoh que este viernes a las 15 dictará, por primera y única vez, su taller “Fuerzas Cósmicas” por Zoom. Los cupos ya están completos y eso la motiva el doble porque, desde que comenzó en este tipo de baile, no encontró muchos interesados en transitar el mismo camino.

 

Páez halló al butoh en el 2014. Luego de incursionar por diferentes estilos, como la danza árabe, el capoeira, la danza contemporánea o la tribal, viajó a Santiago de Chile para participar en un festival de danza-teatro y se encontró con Rhea Volij, quien hasta la actualidad es su maestra. La perfecciona, la educa y la lleva por los rincones más filosóficos del baile.

 

Amelia fue una de las ganadoras del Concurso Nacional de Actividades Performáticas en Entornos Virtuales que realizó el Instituto Nacional del Teatro (INT) a principios de la cuarentena con el proyecto “Ma Rueca, hilos del desierto”, una obra enfocada en el butoh que retrata la historia de un cuerpo en permanente metamorfosis. “Representé a una mujer marioneta movida por hilos sociales y culturales que cuenta con el poder de transformarse y a medida que danza comienza a tejer sus propios hilos, destinos, desiertos y paisajes”, expresó Páez que presentó el espectáculo vía Instagram y luego lo subió a YouTube. 

 

Para la mujer este tipo de baile, creado en Japón en la mitad del siglo XX por Tatsumi Hijikata, es pura corporalidad y expresividad. Al ser una danza fusión, mantiene las influencias de la cultura japonesa, pero también se combinan con los aportes de dramaturgos occidentales. Además, la bailarina explicó que los movimientos cambian de acuerdo a la región donde se baile.

 

 

 

10 videos tiene subidos Amelia a su canal de YouTube. Los hizo con su compañero, Moel.

 

 

“Mantiene los ideales orientales como representar al cuerpo como un receptáculo de lo que es el espíritu de las cosas y la materia. Representamos la fuerza y las memorias que se alojan dentro nuestro como la memoria animal, vegetal, ancestral o cósmica”, agregó Amelia. 

 

La bailarina de 37 años también es doctora en Psicología. Es mendocina y eligió San Luis para comenzar la carrera en su juventud y al recibirse decidió quedarse a vivir en la provincia. Desde que llegó, la UNSL es su segundo hogar y el lugar que eligió para trabajar durante mucho tiempo.

 

Ahora, abocada de lleno a la maternidad como también a la danza, decidió realizar a través de la Secretaría de Extensión el taller virtual, que está avalado por el Instituto Nacional de Teatro. “Será por única vez porque es algo novedoso para mí. Dictar clases mediante una plataforma virtual era la única opción que nos quedaba para no perder la costumbre de enseñar”, expresó Amelia.

 

La danza butoh, para Amelia, puede ser bailada por cuerpos adultos de diferentes tamaños y edades. Lo importante es respetar las limitaciones con conciencia. “No es apto para menores porque se necesita un nivel de abstracción para comprender cuestiones metafóricas, pero la condición física no es excluyente”, aseguró Páez quien recordó a uno de los primeros bailarines japoneses bailarla en silla de ruedas.

 

 

Comentá vos tambien...