13°SAN LUIS - Domingo 20 de Septiembre de 2020

13°SAN LUIS - Domingo 20 de Septiembre de 2020

EN VIVO

César Scicchitano: "Al padre que no tuve, lo encontré en Jorge Bergoglio"

El sacerdote rockero habló sobre su amistad con "Pity" Álvarez, su relación con el Papa y las ganas de tocar en San Luis.

Por Astrid Moreno García
| 14 de septiembre de 2020

César Scicchitano cambió el pelo largo, los pantalones de cuero y las letras de amores no correspondidos por la sotana, un crucifijo y canciones sobre realidades sociales. Además, empezó a hacerse llamar padre César. Luego la gente lo bautizaría como “El cura rockero”.

 

De los escenarios de los antros de los '80, al coro eclesiástico, pasando por El Vaticano y de vuelta a las tablas con su banda, el padre César y los pecadores, el sacerdote aprendió a combinar su amor por Dios y su pasión por su otra religión: el rock nacional. Cantó con Fabiana Cantilo, Soledad Pastoruti y León Gieco.

 

—¿Cómo te iniciaste en la música?
—Me gusta de toda la vida. De chico, había reuniones familiares en las que recuerdo que agarraba una pila, como si fuera un micrófono, y cantaba. Con la llegada de la primera adolescencia mis primos traían a Los Beatles, Rolling Stones, Sui Generis y Spinetta. Ahí comencé a interesarme por conocer la movida del rock nacional y el mensaje que daba sobre la libertad. Un día estaba en casa triste por una chica que no me daba ni la hora y me fui al piano de mi madre. Ese mismo día me salió la melodía de una canción de Serú Girán, "A los jóvenes de ayer". El lunes me fui al colegio y le dije a unos compañeros que teníamos que armar una banda, uno de ellos me dijo que necesitaba conocimiento y me llevó a un conservatorio en Liniers y empecé a tomar clases.

 

—Con ellos cantaste con Mercedes Sosa
—Hicimos "La misa criolla”. Ella le ponía algo a la interpretación que era único. Después dejé ese coro y volví al rock. En la parroquia me encontré con el Carlos “Negro” García López, el guitarrista de Charly García, y charlando le comento que tenía un montón de canciones, entonces salió la idea de hacer un disco.

 

 

"Mi gran parroquia son los escenarios, los estudios de grabación, o cuando voy a la cárcel o a un barrio pobre"

 

 

—¿Cómo conociste al Papa Francisco?
—En el '95 me mandaron a una parroquia en la que el cura que estaba era un hombre bárbaro, pero me di cuenta de que no íbamos a poder construir una buena relación. En esa época cuando había algún problema nos derivaban a hablar con Bergoglio. Le comenté lo que me pasaba, que necesitaba una hoja en blanco para ponerle letra y música. Me dijo que me iba a dar un nuevo destino. Y esa es la
parroquia donde sigo estando, la de “Sacratísimo Corazón de Jesús” en Villa Luro. 

 

—¿Te pidió que compusieras una canción sobre la prostitución?
—Sí, se llama “Amor abandonado”. En esa época había venido una cónsulde un país de América preocupada porque estaban trayendo engañadas a muchas chicas a las que les decían que iban a trabajar en un supermercado y las metían en la prostitución. Además, él había acompañado a una señora que había sido prostituta. Había podido contemplar en el corazón de esa mujer una tierra inmensamente virgen, pudo captar su alma y esa canción es un lindo tributo a ella y a tantas mujeres que con un alma pura se ven sometidas a esos trabajos.

 

 

 

—Sos amigo del "Pity" Álvarez y lo vas a visitar a la cárcel
—Nos une una gran amistad, más allá de una relación artística. Cuando voy no hablamos de su causa, sino de cosas de la vida, de él, de que ha ido su madre a visitarlo, de su hija, con
quien dialoga mucho. Toca la guitarra, pero es de pensar mucho, es una cabeza creativa intensa la del "Pity". Es uno de los artistas más grandes que dio esta tierra.

 

—¿Conocés San Luis?
—Conozco la capital, Potrero de los Funes y Merlo porque fui hace muchos años. Pasé hace poco yendo a tocar a San Juan con la banda. La verdad es que estaría bueno, cuando se pueda volver a los escenarios, ir a tocar allá.

 

Comentá vos tambien...