25°SAN LUIS - Domingo 05 de Diciembre de 2021

25°SAN LUIS - Domingo 05 de Diciembre de 2021

EN VIVO

Nicolás cumplió 18 años y su familia le armó la moto adaptada de sus sueños

Con donaciones y mucha ayuda, pudieron regalarle el vehículo que le permitirá independizarse.

Por redacción
| 28 de octubre de 2021
Sorpresa y emoción. Para construir la moto sumaron sus esfuerzos la familia y voluntarios de la ciudad. Fotos: Juan Andres Galli.

Aparentemente nada puede borrarle la sonrisa del rostro a Nicolás Rivarola. Si se mantuvo alegre en los momentos más duros de su vida, más feliz está ahora que cumplió 18 años y su familia le obsequió la moto de sus sueños. El joven se mueve en una silla de ruedas, pero desde este miércoles puede trasladarse por la ciudad de forma independiente, gracias al vehículo adaptado que le armaron con esfuerzo, donaciones y la colaboración de muchas personas.

 

"Yo había visto en la calle a Oscar (NdR: Maldonado, un hombre conocido en Villa Mercedes que realiza encomiendas en su rodado) y quería algo como lo que él tiene. Después resultó que conocí a una chica que le dicen Carito y me gustó más el modelo que ella tiene. Hablamos con su tío, que fue quien la diseñó, y le pedimos si nos podía ayudar", contó el cumpleañero.

 

Es que su más grande deseo al alcanzar la mayoría de edad era poder independizarse. Está a punto de egresar del secundario en la Escuela Pública Autogestionada (EPA) N° 10 "Maestro Escultor Vicente Lucero", donde es escolta de la Bandera Argentina y en su tiempo libre oficia de DJ de eventos y fiestas particulares. "Yo quería poder llevar solo mis equipos cuando voy a poner música. Y como voy a empezar a estudiar la carrera de Anestesista en la universidad, voy a poder ir sin tener que molestar a mi familia. Es una sensación muy hermosa", reveló.

 

Desde que supieron que Nico prefería resignar un gran festejo de 18 y cualquier otro regalo para cumplir su sueño, su mamá y su papá no dudaron en ponerse manos a la obra. Pero fabricar una moto de ese tipo era costoso para dos personas que trabajan en comercios y que se declaran como "laburantes".

 

Por eso, a mediados del año pasado, empezaron a vender empanadas para reunir los fondos. De ahí en más, la solidaridad hizo el resto. "Recibimos muchas colaboraciones, tanto de negocios que nos daban los ingredientes como de gente que compraba. También los empleados de Bagley hicieron una rifa interna para juntar más dinero, y el dueño de la empresa Steel nos donó todos los caños y materiales para armar la estructura", valoró Analía Oviedo, su mamá.

 

 

Voy a empezar la universidad y podré ir sin tener que molestar a mi familia. Es una sensación hermosa.

Cuando consiguieron los materiales, hubo dos hombres que brindaron una ayuda fundamental: la mano de obra. Pablo Rivarola se encargó de hacer el chasis y la parte mecánica, mientras que Alejandro Vasques se ocupó de la parte eléctrica.

 

Tuvieron que cortar dos motos y usaron las mitades traseras para colocar a los costados, mientras que pusieron un solo tren delantero con el manubrio. "Fue todo hecho con bajos costos y de forma casera. Hicimos una rampa que se baja, para que él se agarre de unos barrales y pueda subir. Luego, con una tecla, la cierra y puede andar", describió Pablo, quien comparte el apellido con Nicolás pero no tienen ningún parentesco.

 

Y si el muchacho no podía dejar de mostrar los dientes de la felicidad con su regalo, sus padres no lograron contener las lágrimas que le brotaban de la emoción. Es que "no le ha tocado una vida fácil y ha tenido momentos muy extremos con su salud", contó Analía. "Por eso, llegar a este momento para nosotros tiene mucho más peso y nos llena de felicidad", agregó.

 

Rodrigo Rivarola, su papá, reconoció que ya llevaba varios días llorando de alegría. Es que cuando nació quien es su hijo mayor "los médicos no le daban mucha esperanza de vida", recordó. "La ha pasado muy mal, ya ha atravesado diecinueve cirugías y tiene once tornillos en la columna.  Él nos dio un ejemplo de vida, es un orgullo y nos ha dado una felicidad tras otra, muchas veces nos quejamos de tantas tonterías, pero lo vemos a él luchar y nos damos cuenta de que tenemos que valorar un montón de cosas", expresó.

 

Como mucha gente aportó lo suyo para concretar el obsequio, decidieron hacerle la entrega de forma pública. En la plaza San Martín, sus familiares, amigos y conocidos le cantaron el "Feliz cumpleaños", lo vieron recibir su moto, probarla y ensanchar aún más su sonrisa.

 

Comentá vos tambien...